Secciones
Síguenos en:
GUERRA DE NARCOS POR LA QUICA

GUERRA DE NARCOS POR LA QUICA

El asesinato de Jairo de Jesús Mejía Ramírez, J.M. , un importante narcotraficante del Cartel de Medellín, cuando lideraba una cabalgata el pasado 12 de octubre en Cartagena, dejó al descubierto un enfrentamiento entre miembros de esa organización por la captura de Dandenys Muñoz Mosquera, La Quica , en Nueva York. Así lo estableció el servicio de inteligencia de la Policía en Bolívar, tras una investigación que permitió descubrir que J.M. , el tercer hombre en importancia en la nueva estructura del Cartel de Medellín, prestó en septiembre pasado a Muñoz las cabañas San Sebastián, cerca de Medellín, como último refugio para salir del país.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
23 de octubre 1991 , 12:00 a. m.

Las indagaciones adelantadas en Bolívar señalan que La Quica y un número indeterminado de sicarios permanecieron en ese lugar mientras se ultimaban los detalles de su desplazamiento hacia Estados Unidos.

El servicio de inteligencia aseguró que la muerte del traficante, asesinado por pistoleros a sueldo a las 6 de la tarde del 12 de octubre en el sector de Bocagrande, generó también una crisis financiera en el Cartel debido a que Mejía controlaba los embarques de cocaína para los traficantes de la capital de Antioquia.

La información secreta indica que los bandos enfrentados por la captura de La Quica están liderados por Carlos Arcila, Pepe o Francisco , y Kiko Moncada, miembros del Cartel de Medellín; y Samuel Alarcón y David Iglesias, que controlan los enlaces de la organización en la Costa Atlántica.

La misma fuente indica que Arcila es el hombre que tiene el manejo de dinero para el pago de pilotos, avionetas y pistas que controla Alarcón en Atlántico, Bolívar y Magdalena.

Estos dos hombres, según los investigadores, dirigen un grupo de traficantes conocidos como César Echeverry, Pacho Mejía, Carlos Vega, Diego Hoyos y un hombre identificado como Mickey .

Sobre Alarcón, enlace del Cartel en la Costa Atlántica, el servicio de inteligencia ha establecido que trabaja para la organización desde 1980 en los embarques de cocaína a través de la ruta Colombia-Panamá-Estados Unidos.

Hasta hace un mes, Alarcón y un grupo de hombres, integrado por David Iglesias, Abraham Chalela y dos hombres conocidos como Nano y Chin Chin tenían el control para el Cartel de una ruta de droga por vía aérea que partía de La Guajira.

Una información confidencial, obtenida a través del sistema de inteligencia técnica, indica que hasta hace dos semanas su protección era pagada por el jefe del Cartel de Medellín, Pablo Escobar Gaviria.

Las investigaciones indican que a raíz de la captura de La Quica en Nueva York, el capo ordenó de inmediato el retiro del grupo de sicarios que integraban su cuerpo de seguridad.

Los expertos en la lucha contra los carteles de las drogas indican que ahora Alarcón está en la mira de la organización de Medellín y se encuentra refugiado en Barranquilla.

El crimen de Mejía, propietario de la cadena hotelera Real de Colombia, con sedes en Pereira, San Andrés, Medellín, Tolú y La Pintada, indica que el Cartel está tras los hombres que habrían participado en la delación que condujo a la captura del jefe terrorista del Cartel.

El servicio de inteligencia estableció que Mejía era el tercer hombre de confianza del Cartel de Medellín, después de Arcila y Moncada y era propietario de las joyerías Angel.

Una fuente indicó que su seguridad estaba a cargo de un mayor retirado de la Armada Nacional, conocido con el apellido Ariza, que controlaba un grupo de 15 guardaespaldas.

Las autoridades indican que Mejía era el propietario de Inversiones Mejía, situada en la Avenida El Poblado No. 3-98 de Medellín, tres extensas fincas en los municipios de Turbaco (Bolívar), La Estrella (Antioquia) y San Jerónimo (Antioquia).

Su flotilla de transporte la componían dos Mercedes Benz blindados, tres camionetas Toyota, cinco automóviles deportivos, cinco camperos, un yate y dos avionetas para su desplazamiento personal.

El traficante también era el propietario de una distribuidora de camperos Mitsubishi, una compraventa de vehículos y varios apartamentos en Bocagrande y Castillo Grande, en el sector exclusivo de Cartagena.

Otros apartamentos, desde donde ejercía el control de los embarques de cocaína, están localizados en el sector de El Poblado, en la capital de Antioquia.

Sobre la muerte de Mejía las autoridades informaron que celebraba con una cabalgata el Día de la Raza, cuando un grupo indeterminado de hombres bajó de dos camionetas Toyota y abrió fuego indiscriminado contra la comitiva.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.