HOSPITAL VOLANTE

Durante nueve años un grupo de especialistas en oftalmología ha visitado 60 países combatiendo la ceguera por medio de programas de entrenamiento a personal médico. La particularidad del Proyecto Orbis es que su principal centro de trabajo se encuentra en un avión DC-8, donado por la United Airlines. Está dotado con equipos de avanzada tecnología y cuenta con el respaldo de un completo programa en tierra.

30 de enero 1991 , 12:00 a. m.

El Orbis aterrizó en Barranquilla el 12 de enero y permanecerá en el aeropuerto internacional Ernesto Cortissoz hasta el 3 de febrero, invitado por el Ministerio de Salud y la Asociación de Oftalmólogos del Atlántico.

Es la cuarta vez que viene a Colombia. Antes estuvo en Cartagena, Cali y Bogotá.

El equipo está formado por 26 personas, de distintas nacionalidades, entre administradores, relacionistas públicos, médicos, enfermeras, ingenieros en equipos de comunicaciones y quirúrgicos, pilotos y tripulantes.

El presidente y director ejecutivo del Proyecto Orbis, el británico Oliver Foot, definió el programa como algo más que un hospital. Es una universidad voladora a la que le interesa más enseñar a un médico que curar a mil pacientes. Su interés es entrenar a los especialistas para que atiendan a la población afectada por la ceguera.

No tiene ningún objetivo que nosotros lleguemos y operemos a algunas personas y luego nos vayamos y dejemos a otras afectadas. El propósito es especializar a los médicos de las ciudades que visitamos para que ellos enfrenten el problema .

Durante sus recorridos por el mundo, el equipo de Orbis estableció que el problema de visión más frecuente es el de las cataratas, por lo cual todos sus esfuerzos están enfocados más hacia la prevención que hacia la curación.

Los programas de aprendizaje se realizan fuera y dentro del avión. Los primeros se dictan en hospitales y universidades a grandes grupos de estudiantes y profesionales. En los segundos, el número está limitado a 60 personas.

Además de los oftalmólogos, el Proyecto también beneficia a enfermeras, anestesiólogos, instrumentadores, ingenieros y técnicos en equipos de cirugía.

Si el país que visitamos no cuenta con una tecnología como la que poseemos, nuestro equipo médico se ajusta a las condiciones planteadas para así poder enseñar, porque de nada vale hacer operaciones con máquinas con las que posteriormente no se podrá contar , dijo Geoffrey Holland, director de relaciones públicas.

El costo anual del Proyecto, en lo que se refiere a intervenciones quirúrgicas, asciende a seis millones de dólares.

Aunque su estadía en las ciudades que visitan no es auspiciada directamente por entidades, reciben donaciones y la colaboración de hoteles, grupos sociales y asociaciones.

Orbis impulsa, además, la creación de bancos de ojos, que son más escasos en las naciones subdesarrolladas. Su misión en este aspecto es la de educar e instruir técnicamente sobre la importancia de mejorar los bancos de ojos. Equipo multinacional El Proyecto Orbis es una organización sin ánimo de lucro, sin otra ideología que la de mejorar la visión de los pueblos.

Dentro de algunos meses viajará a Ecuador y posteriormente a Cuba, donde permanecerá dos semanas.

El personal de Orbis está integrado por seis ingleses, 11 estadounidenses, y representantes de Túnez, Tailandia, Colombia, Irlanda, Alemania, Polonia, Canadá y Filipinas.

Por cuestiones de seguridad, hasta que no se defina la crisis del Golfo Pérsico no pueden viajar a Europa, Asia ni Africa.

Luis Scaff, presidente de la Asociación de Oftalmólogos del Atlántico, dijo que Orbis encierra tres filosofías: capacitar al personal que interviene en el proceso de prevención y curación de la ceguera, enseñar a las autoridades a implementar el campo de la salud y promover los bancos de donación de ojos en donde no existen.

Oliver Foot aseguró que estarán sobrevolando todo el mundo hasta que las enfermedades de la visión no afecten a la humanidad. Una colombiana en el Orbis La cuota colombiana en el Proyecto Orbis está a cargo de la oftalmóloga Martha Cecilia Arango.

Para esta paisa de 29 años, graduada en el Instituto de Ciencias de la Salud de Medellín (CES) y especializada en el Instituto de Ciencias de la Visión, Hospital Rodolfo Robles (Guatemala), pertenecer a esta organización es el paso más importante de su carrera médica.

Hasta ahora cumple tres semanas con Orbis, en donde se encarga de orientar los videos y participar en cirugías de la visión.

Pero, Martha no es la única colombiana en el Proyecto. También participa la bogotana Ana María Torres de Cadena, vicepresidente del Banco de Ojos de la Asociación Panamericana de Bancos de Ojos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.