FRAY TORMENTA, EL SUPERMAN CRIOLLO

FRAY TORMENTA, EL SUPERMAN CRIOLLO

Sobre su vida, se estrena una película en Francia en la cual se muestra cómo en una modesta vivienda de San Juan Teotihuacán, a pocos kilómetros de las pirámides precolombinas, en las altas mesetas del norte de México, los niños viven amontonados en pequeños locales. Hasta allí llegó la ternura de un sacerdote. Es mediodía y los niños entran a la escuela municipal. Lorenzo de 10 años, abandonado por sus padres, se arroja en brazos del sacerdote. Otros irrumpen en la pieza y lo saludan afectuosamente.

30 de enero 1991 , 12:00 a. m.

Es bueno, nos quiere y nos da regalos , explica Jesús, de 7 años. Como él, hay decenas de menores amparados por Fray Tormenta , nombre de batalla con el cual el sacerdote sube al ring.

Es un héroe en todo México, un personaje maravilloso que lucha vestido de rojo y dorado, con botines y máscara marcados por un relámpago rojo. Es el Superman criollo, que los libra de la miseria y del abandono.

La mayoría sueña con ser luchadores. Fray Tormenta les enseña algunos golpes. Asistir a uno de sus combates es la recompensa suprema después de estudiar bien u ordenar su lugar en el dormitorio.

El sacerdote, hijo de un albañil, nació hace 45 años en las montañas de la Sierra Madre Oriental. Pertenece a una familia modesta de 17 hijos. Quizás el haber conocido tan de cerca la miseria lo llevó a consagrar su vida a los niños abandonados.

A pesar de su edad, el sacerdote, de un metro 65 de estatura y 85 kilos, dice sacando de una maleta su traje y varias máscaras doradas: Bendito sea Dios, ojalá que esto dure .

Admite que sus fuerzas disminuyen y que ya no es tan ágil como antes. Muestra una cicatriz en la espalda, testigo de dos costillas rotas en un combate en Los Angeles, hace dos años.

Si un adversario me vence, los espectadores lo linchan , dice bromeando Fray Tormenta. Sinembargo, eso estuvo a punto de suceder una noche en Querétaro, cuando una mujer enfurecida hirió de un botellazo al vencedor del sacerdote.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.