NO FUE PLAGIO

NO FUE PLAGIO

Señor Director: En la sección Correo de EL TIEMPO de la edición del 13 de julio aparece una misiva acusándome de robo intelectual por haber usado un motivo precolombino que se encuentra en el libro Animales Mitológicos de Antonio Grass. En ningún momento he pretendido ser autor de tal motivo. En la sustentación del diseño, la cual se incluye, cito la fuente del motivo precolombino Quimbaya que aparece en un huso el cual he aplicado al diseño de la moneda de doscientos pesos.

15 de julio 1994 , 12:00 a.m.

En mi práctica profesional he estudiado cuidadosamente las magníficas expresiones estéticas de los primitivos pobladores de Colombia, y muchas veces las he aplicado textualmente en diferentes trabajos de diseño gráfico, determinando siempre el origen de tales expresiones, sin que esto signifique robo intelectual . Pienso que todo este acervo pertenece a la cultura mundial y, cada vez que se utilice, será un homenaje a lacapacidad de diseño que tenían nuestros ante pasados.

Consciente de que el motivo en cuestión aparecía en una investigación hecha por Antonio Grass, me permití solicitarle su consentimiento para su uso en la moneda de doscientos pesos y él muy amablemente me autorizó para ello en carta que también adjunto. Dicken Castro

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.