DE LA CALLE, DESIGNADO POR INMENSA MAYORÍA

DE LA CALLE, DESIGNADO POR INMENSA MAYORÍA

Luego de ser propuesto en una inusual carta de presentación enviada por el presidente César Gaviria, el Congreso en pleno eligió ayer al ministro de Gobierno, Humberto de la Calle Lombana, como Designado a la Presidencia para el período 1992-1994. Gaviria hizo el tradicional guiño a una nutrida delegación de senadores y representantes que se trasladó desde el Capitolio hasta la Casa de Nariño.

05 de agosto 1992 , 12:00 a.m.

El ministro de Gobierno tiene sin lugar a dudas todas las cualidades que se requieren para esta distinción, para este difícil honor que requiere para su ejercicio de una ausencia temporal o definitiva del Primer Mandatario , dijo Gaviria en la carta que dirigió a los liberales miembros del Congreso.

De la Calle Lombana fue elegido por 201 votos a favor, de los 262 posibles. Hubo 21 votos en blanco, uno por Carlos Julio Gaitán, uno por Hernando Agudelo Villa, dos por Otto Morales Benítez y uno por Hernando Durán Dussán. Sin embargo, el único que había sido postulado era De la Calle.

Recibo esta distinción con una paradójica contradicción. Me satisface que haya sido elegido, pero ojalá nunca tenga que ejercer el cargo , dijo De la Calle.

En calidad de Designado tendrá que suplir las faltas absolutas o temporales del Presidente de la República, de acuerdo con la Constitución. El equivalente a Designado será a partir del 94 el vicepresidente de la República, que será elegido por el pueblo simultáneamente con el Presidente.

De la Calle reemplaza a Luis Fernando Jaramillo Correa, cuyo período vence el próximo 7 de agosto.

La votación en la plenaria conjunta de Senado y Cámara se produjo de manera ordenada, luego de la nominación que uno por uno hicieron todos los grupos con representación en el Congreso.

Sin embargo, durante la junta de liberales en la que se acogió la seña presidencial, hubo un prolongado debate sobre la conveniencia de que el partido continúe acatando sin polémica alguna las indicaciones del Jefe del Estado. Para muchos, la independencia de la colectividad frente al Presidente está seriamente cuestionada.

De todas maneras, De La Calle obtuvo en la junta liberal un total de 94 votos a favor de los 150 posibles, y 19 en contra. Junta tormentosa La junta de congresistas liberales se inició hacia las once de la mañana con la intervención del senador José Renán Trujillo, quien presentó una proposición para que la junta, de inmediato, declarase un receso y una comisión se dirigiera a la Casa de Nariño a conocer la opinión del Presidente.

Tomó la palabra el senador Salomón Nader para advertir que, según el reglamento, los nombres de las personas que elija el Congreso deben ser conocidos por lo menos con ocho días de anticipación. En este sentido lo acompañó el representante Julio César Guerra Tulena.

Varios congresistas dijeron que el Designado no es un cargo convencional que provee el Congreso, sino una investidura de carácter distinto que no se ajusta a lo previsto en el reglamento.

En favor de elegir de inmediato se pronunciaron, entre otros, José Renán Trujillo, Juan Carlos Vives, Marco Tulio Gutiérrez, Amílkar Acosta y Rodrigo Rivera.

En ese momento, en que se había presentado un contraataque de los partidarios de elegir tal como estaba previsto al Designado y conocer de antemano la posición del Presidente, tomó la palabra el senador Luis Guillermo Sorzano. Dijo que no era el reglamento, sino la propia Constitución, la que impedía elegir Designado antes de que terminara el período del actual, el 7 de agosto próximo.

Sorpresivamente fue sometida a votación la proposición inicial presentada por Trujillo García, y respaldada por unanimidad. Carta y guiño Los congresistas, unos cuarenta, se trasladaron a la Casa de Nariño donde el Presidente los recibió en la sala de los consejos de ministros. Allí escuchó la posición que el Partido había adoptado en la junta de parlamentarios en el sentido de acatar la seña presidencial, y entonces sacó de su bolsillo la carta de tres hojas en la que explica por qué optó finalmente por el nombre de Humberto de la Calle.

He estudiado a fondo todas y cada una de las hojas de vida que, para este efecto, han sido puestas a consideración del Jefe del estado y de la opinión pública. No hay duda que todos ellos cumplen con las condiciones que requiere un candidato a la Designatura y sé que tanto Hernando Durán Dussán como Juan Manuel Santos, Otto Morales Benítez y Edmundo López Gómez son todos colombianos en quienes la Patria despositaría con confianza su destino. Pero he optado por el nombre del ministro de Gobierno, Humberto de la Calle Lombana , dijo el Presidente.

Los parlamentarios regresaron al Capitolio y fue el presidente de la Cámara, César Pérez García, quien leyó la carta.

Cuando se esperaba que de inmediato el nombre fuera aclamado, el representante Julio César Guerra pidió la palabra y dijo que el Presidente estaba interviniendo en asuntos del fuero del Legislativo. Pidió votación secreta y postuló al ministro de Hacienda, Rudolf Hommes.

El senador Ricaurte Losada dijo que sería bueno que estas juntas no se reduzcan a recibir órdenes .

De inmediato Pérez y Amílkar Acosta recordaron que en la mañana había sido aprobada una proposición que comprometía al liberalismo a acatar la decisión presidencial, y no se podían cambiar las reglas de juego ahora.

Los senadores José Name y Salomón Nader anunciaron su voto en blanco, mientras el representante Arlén Uribe postuló a Orlando Vásquez, David Turbay y Carlos Julio Gaitán.

El presidente de la sesión, José Blackburn, sometió sin más dilaciones el nombre de De la Calle, quien ganó por amplia mayoría. No hubo votaciones por otros candidatos.

Quienes votaron en contra dijeron que no lo hacían por vetar el nombre de De la Calle, sino porque habían considerado una imposición la manera como se sometió a la votación. En este sentido se pronunciaron Tiberio Villarreal, Jorge Ariel Infante, José Ramón Navarro, Julio Bahamón, Aurelio Iragorri, Rafael Amador, Jaime Henríquez Gallo, Alvaro Araújo y Darío Martínez.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.