UN TOQUE DE QUEDA SIN SIRENAS Y CON MISILES

UN TOQUE DE QUEDA SIN SIRENAS Y CON MISILES

Papá, ya terminó la guerra? , preguntó mi hijo de 5 años cuando la radio anunció, luego del primer ataque con misiles contra Israel, que la población podía dejar sus habitaciones selladas. Le explicamos por qué no podía salir mientras los Scud estaban volando sobre Israel. Walid pareció entenderlo.

29 de enero 1991 , 12:00 a.m.

Pero ni él ni mis otros hijos parecen comprender por qué permanecen enclaustrados en su domicilio desde hace casi dos semanas. Ni por qué no podemos visitar a amigos y parientes, o la razón del cierre del almacén de Bahbah.

Quiero ir de paseo en el automóvil, quiero comprarle caramelos a Bahbah , insistía Jawad, de 3 años.

Soportar a los niños y el aburrimiento son dos de los principales dolores de cabeza provocados por el arresto domiciliario que Israel impuso a los 1.750 millones de palestinos de los territorios ocupados de Cisjordania y la Franja de Gaza desde que estalló la guerra en el Golfo Pérsico.

El toque de queda, el más prolongado y estrictamente cumplido desde que hace tres años comenzó el levantamiento palestino, busca prevenir manifestaciones favorables a Irak o disturbios.

Si uno saca siquiera un pie a la calle, corre el riesgo de ser arrestado, golpeado o recibir disparos. Las tropas tiran al aire para que el mensaje no caiga en oídos sordos.

Si bien los soldados patrullan menos ostensiblemente las calles de Ramallah, mi ciudad natal, el clima es tenso. Cuando una madre fue alcanzada por una bala del Ejército, en el balcón de su casa de Nablus, la noticia se supo.

Al estallar las hostilidades, lo primero que oímos fue: Vecinos de Ramallah, está prohibido vagar por las calles hasta nuevo aviso. Cualquiera que viole este toque de queda pondrá en peligro su vida .

Un soldado comunicaba desde un altoparlante en árabe el bando militar. Inicialmente no le dimos demasiada importancia. No era el primer toque de queda que conocíamos. Además, casi todos los palestinos no teníamos máscaras, mientras que los israelíes las habían recibido.

Cortados del mundo exterior, las pequeñas desgracias domésticas adquirían proporciones dramáticas. Hasta atrapar un resfrío es riesgoso, porque si bien en teoría podemos llamar a voces a un soldado para que nos acompañe a comprar medicamentos, de hecho hay tanta desconfianza entre ocupantes y ocupados que pocos lo harían.

Los habitantes de Ramallah, que como muchos palestinos depositaron sus esperanzas en la resistencia de Saddam Hussein ante Estados Unidos, se vieron sorprendidos por la posible destrucción de Irak a manos de los aliados en los primeros días de guerra.

La desilusión solo cedía cuando activistas palestinos saludaban bullosamente los anuncios de la caída de misiles en Israel.

El domingo, Jawad logró obtener sus caramelos cuando el Ejército levantó su restricción durante tres horas. La gente se lanzó a las calles, abalánzandose sobre los escasos tomates, berenjenas y alimentos disponibles.

Parte de las frutas y vegetales habían comenzado a pudrirse. La ciudad no posee sirenas de alarma antiaérea, por lo que los pobladores silban cuando la llegada de los misiles es inminente. La gente sintoniza Radio Israel y se desespera cuando ésta indica que se coloquen las máscaras antigases.

La Corte Suprema ordenó distribuir máscaras a los palestinos. Solo las recibieron los empleados de hospitales y de servicios de emergencia.

Solo después del segundo ataque del sábado empezaron a distribuir las máscaras a los adultos de Ramallah y otras localidades vecinas al territorio israelí, pero hay protectores para los niños menores de 15 años.

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.