LA MANCHA ES UN DESASTRE PARA RATO

LA MANCHA ES UN DESASTRE PARA RATO

El mayor derrame de petróleo de la historia --un desastre ecológico que sobrevivirá a la guerra-- continuó desplazándose por el Golfo Pérsico. El Pentágono dijo que había virtualmente cesado la alimentación del derrame. La masa de petróleo es de unos 11 millones de barriles --suficiente para llenar tres superpetroleros--, de acuerdo con la última estimación saudí.

29 de enero 1991 , 12:00 a.m.

Decenas de aviones de guerra iraquíes se están refugiando en el neutral Irán. El Gobierno iraní prometió mantenerlos en tierra hasta el cese de las hostilidades. Irak disparó más misiles Scud contra Israel y Arabia Saudita. No hubo heridos. Uno de los cohetes cayó en el territorio ocupado de Cisjordania.

Por su parte, el presidente estadounidense, George Bush, reiteró que no busca destruir a Irak. Tenemos respeto por el pueblo iraquí por la importancia que tiene en la región. No queremos un país tan desestabilizado que el propio Irak pueda ser objetivo de una agresión .

Ayer se anunció el aplazamiento de la cumbre URSS-Estados Unidos prevista para mediados de febrero, debido a la guerra del Golfo.

El Gobierno saudí calculó ayer que el volumen del derrame petrolero en aguas del Golfo Pérsico es de 11 millones de barriles, los que corresponden a 1.5 millones de toneladas y casi el doble de los cálculos hechos desde que se notó el derrame la semana pasada.

La cifra supera en más del doble los 4.2 millones de barriles que tuvo el derrame en el Golfo de México en 1979, el cual tenía la mayor marca. El ministro saudí de Petróleo, Hisham Nazer, hizo el anuncio.

Ali al-Shaer, ministro de Información, en declaración hecha a la Agencia Saudí de Prensa, organismo oficial, dijo que los esfuerzos se multiplicaron no solo para proteger las instalaciones petrolíferas del reino sino también sus plantas de desalinización de agua.

El petróleo emanaba de la Terminal Isla-Mar en Kuwait, distante unos 90 kilómetros al norte de la frontera kuwaití con Arabia Saudita.

Actuando con el asesoramiento de ingenieros petroleros kuwaitíes, los militares estadounidenses enviaron el sábado bombarderos F-111 a destruir bocas de descarga que alimentan la terminal emplazada a 18 kilómetros de la costa de Mina al- Ahmadi, en el ocupado Kuwait.

La acción militar aliada ha reducido drásticamente el caudal de petróleo que alimenta el gigantesco derrame en el Golfo Pérsico, pero parte del crudo aún sigue fluyendo hacia el mar, revelaron ayer fuentes de la industria.

Aviones que sobrevolaron ayer temprano la boya de descarga en la principal terminal de Kuwait informaron que la corriente de combustible no ha cesado por completo. Parece estar reduciéndose y espaciándose; el petróleo ahora corre en forma de manchas aisladas, no de un río continuo.

No podemos decir si se trata solo de crudo remanente que sigue aún saliendo del oleoducto o si nos faltó completar la tarea... No podremos realizar una evaluación final hasta después de un día o dos .

El general Norman Schwarzkopf, comandante de las fuerzas estadounidenses en el Golfo Pérsico, dijo a los periodistas en Riyad que el incendio en la terminal cedió en intensidad, indicio de que la presión descendió en ese punto, y agregó que las llamas están siendo alimentadas por crudo sólo en los últimos 18 kilómetros del oleoducto.

Oponentes de Irak sostienen que el presidente Saddam Hussein ordenó abrir válvulas de crudo deliberadamente en un acto de terrorismo ecológico , pero los iraquíes replicaron que el derrame fue resultado de bombardeos aliados contra sus buques-cisterna.

Funcionarios ambientales del Golfo indicaron que la mayor parte del derrame sigue aún en aguas kuwaitíes. Algunos expertos opinan que el vertimiento de petróleo al mar creará un desquicio en la vida marina en la vía navegable de poca profundidad durante décadas y amenaza el abastecimiento de agua potable de la región.

Un equipo formado por personal de cuatro organismos gubernamentales estadounidenses, entrenado para combatir grandes derrames de petróleo, llegó a Riyad ayer. Realmente están encarando las cosas con gran urgencia. El tiempo verdaderamente apremia , indicó un funcionario.

Otro grupo del Centro de Respuesta a Derrames de Petróleo de Southhampton, en Gran Bretaña, se halla en camino con mangas inflables de contención y colectores, indicó.

El embajador noruego ante Arabia Saudita, Hans Wilhem Longva, manifestó que su Gobierno, el cual tiene experiencia en la lucha contra derrames petroleros en el Mar del Norte, también ofreció ayuda.

Arabia Saudita ya ha instalado mangas inflables protectoras en torno a plantas costeras de desalinización y usinas eléctricas y señaló que esas instalaciones no corren ningún peligro por ahora. Bahrein y Qatar, en el sector central del Golfo Pérsico, también han adoptado medidas de prevención.

Un portavoz del grupo regional de vigilancia de la contaminación Gaocmao (Organización de ayuda mutua de empresas petroleras de la zona del Golfo) señaló que el extremo meridional del derrame llegó al yacimiento costa-afuera saudita de Safinayah, a unos 90 kilómetros de Mina al-Ahmadi.

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.