ASÍ CAMBIÓ URIBE DE TONO

ASÍ CAMBIÓ URIBE DE TONO

El lunes de esta semana tal vez no ha sido de los mejores para la Casa de Nariño en la era del presidente Alvaro Uribe. Pero, en criterio de algunos, podría pasar a la historia porque llevó al mandatario a ponerse el overol de candidato antes de lo previsto.

22 de mayo 2005 , 12:00 a.m.

El lunes de esta semana tal vez no ha sido de los mejores para la Casa de Nariño en la era del presidente Alvaro Uribe. Pero, en criterio de algunos, podría pasar a la historia porque llevó al mandatario a ponerse el overol de candidato antes de lo previsto.

Desde temprano, quienes llegaron al habitual consejo de ministros notaron un ambiente de tensión. La encuesta de Invamer Gallup publicada el sábado por EL TIEMPO y el domingo como portada de la revista Semana tenía mortificados a algunos de los asistentes.

No era para menos. Por primera vez en los dos últimos años se registraba un cambio en el estado de ánimo de los colombianos: eran más los pesimistas sobre el futuro del país que los optimistas. En solo cuatro meses (de diciembre a abril) el optimismo cayó 16 puntos (a 36 de cada 100 encuestados) y el pesimismo creció 14 (a 40). Como si fuera poco, caía 10 puntos la calificación a la lucha anticorrupción y otro tanto en aspectos de seguridad.

Según el ex presidente Alfonso López, los malos resultados en las encuestas suelen enviar al Presidente "a la cama".

Ese lunes, por iniciativa de Uribe, el gabinete se arriesgó a buscar respuestas a lo ocurrido. "Hicimos un análisis de la encuesta y criticamos mucho las interpretaciones que se le dieron. Cómo se atreven a destacar la cifra de corrupción, si ese indicador, con caída y todo, seguía siendo uno de los mejor calificados por la gente?", dijo uno de los miembros del gabinete a EL TIEMPO.

En medio del debate, algunos comenzaron a alzar la voz y el clímax llegó cuando alguien se atrevió a cuestionar un nombramiento que podría haber incidido en los sondeos. Su comentario no tuvo acogida y por el contrario la polémica se radicalizó de tal manera que el Presidente llamó al orden.

Después del mediodía, cuando concluyó el Consejo de Ministros, se empezaron a poner en práctica tareas acordadas para contrarrestar los resultados del sondeo.

Al día siguiente, por ejemplo, el vicepresidente Francisco Santos dio a conocer al país un positivo informe del Banco Mundial sobre Colombia, que refutaba la encuesta y había pasado sin pena ni gloria la semana inmediatamente anterior cuando lo difundió el organismo internacional.

Podría parecer simple coincidencia, pero el nombramiento de Fabio Valencia Cossio, como alto consejero de asuntos internacionales en la Casa de Nariño, anunciado para esta semana finalmente no se dio.

Eso, para contrarrestar, la encuesta en general. Pero, por otro flanco, comenzaron a surgir, en muy pocos días, temas gordos que -según fuentes de Palacio- serán claves en la plataforma política del candidato.

Si bien, cada uno de estos temas han sido mencionados por Uribe o sus asesores, esta semana irrumpieron con fuerza.

Uno de ellos: borrar de la Constitución el delito político. Es decir, el Estado desconocería la existencia de la rebelión, la sedición y la asonada. Un cambio, sin duda, histórico. Se podría convertir en arma mortal contra la insurgencia.

El segundo pilar de la plataforma, sería el de abocar el debate de qué es izquierda y qué es derecha. Con el cual, quitándole el sustento ideológico, Uribe evitaría ser encasillado en uno de los extremos, lo cual puede no ser bueno a la hora de recoger votos, y de paso evitaría también cierto aroma de isla en medio de una región con aires de izquierda.

Hubo otros dos hechos que ayudaron a caldear los ánimos del Presidente y que dejarían al descubierto un tercer pilar de su campaña.

Los episodios de CNN.

El miércoles en la mañana, en un foro de CNN en español, Horacio Serpa y Enrique Peñalosa acometieron contra el Gobierno por el lado que más le duele a Uribe: su política de Seguridad Democrática. Serpa dijo que el país está paramilitarizado y Peñalosa, que falta más seguridad ciudadana.

Unas horas después, Uribe concedió una entrevista a la moderadora del foro, la periodista Angela Patricia Janiot.

Las cosas iban bien hasta que -según fuentes cercanas a Casa de Nariño- percibió en las preguntas la intención de señalar a su Gobierno como aliado de paramilitares. Uribe reaccionó: "Este país tiene todas las libertades y se han profundizado en este Gobierno. Este Gobierno es respetuoso hasta de la libertad de calumnia".

Para personas que lo conocen, ese fue el detonante definitivo. El jueves en la mañana, frente a policías y soldados heridos en combate que lo visitaron en Palacio, Uribe se despachó. Su discurso emotivo ya no tenía el encanto de los diminutivos, sino un aire encendido, acompañado de bruscos movimientos de su rostro adusto.

Desafió a sus contendores, sin citar nombres. Puso sus logros sobre la mesa, como queriendo decir que nadie lo iguala para merecer la confianza de los colombianos.

Las reacciones de sus eventuales adversarios no se hicieron esperar (ver recuadro).

SIN REGLAS SE INICIO LA CAMPAÑA.

La percepción es generalizada, la campaña presidencial se precipitó sin reglas del juego claras. La oposición se retirará de la discusión del proyecto sobre garantías electorales esta semana. Y unque la iniciativaconsagra que la campaña se iniciará cuatro meses antes de las elecciones, Horacio Serpa, Antonio Navarro, Antanas Mockus, Rodrigo Rivera, Enrique Peñalosa y el mismo Alvaro Uribe ya actúan como candidatos. Estas son las percepciones en voces de los protagonistas:.

- César Gaviria.

"No entiendo cómo uno sale a decir que todo lo que se hizo en el pasado está mal y que todo lo que dicen los candidatos está mal. No entiendo que el Presidente ponga en ese tono la campaña cuando estamos a más de un año de las elecciones".

- Antonio Navarro.

"La campaña comenzó con la votación de la reelección. Lo nuevo es que se conoció el tono que va a tener".

- Rodrigo Rivera,.

Acaso el Presidente respondería como lo hizo esta semana, si no se hubiera aprobado la reelección?.

- Rafael Pardo,.

" Uribe empezó campaña un año antes. Esto hace mucho daño".

- Enrique Peñalosa.

"En mi administración bajó la criminalidad y mejoró el nivel de vida gracias a una autoridad firme, pero serena".

- Germán Vargas.

La campaña se precipitó por la reelección y la reforma política. Una campaña larga es muy malo.

FOTO/Jhon W. Vizcaíno EL TIEMPO.

En la mesa central, Juan Manuel Santos (izq.), Enrique Peñalosa, Sabas Pretelt, Angela Patricia Janiot, Juan C. Echeverry, Salomón Kalmanovitz, José Fernando Isaza y Horacio Serpa (der.).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.