ULTIMÁTUM A LA ALCALDÍA DE ARATOCA PARA MEJORAR SERVICIO DE ACUEDUCTO

ULTIMÁTUM A LA ALCALDÍA DE ARATOCA PARA MEJORAR SERVICIO DE ACUEDUCTO

En una decisión sin precedentes en el oriente del país el Consejo de Estado le dio un ultimátum a la alcaldía de Aratoca (Santander), municipio situado a 71 kilómetros al sur de Bucaramanga, para que en menos de un mes demuestre que el agua suministrada a sus habitantes es óptima para el consumo humano.

28 de enero 2005 , 12:00 a.m.

En una decisión sin precedentes en el oriente del país el Consejo de Estado le dio un ultimátum a la alcaldía de Aratoca (Santander), municipio situado a 71 kilómetros al sur de Bucaramanga, para que en menos de un mes demuestre que el agua suministrada a sus habitantes es óptima para el consumo humano.

El organismo estatal, amparado en el derecho colectivo a un ambiente sano reclamado en una demanda por dos habitantes, dio en noviembre pasado a la administración local un plazo de tres meses para mejorar el servicio que abastece a 3 mil personas en el casco urbano y a 5 mil más en la zona rural del municipio.

La determinación del Consejo tiene su origen en una demanda presentada el 6 de febrero del 2003 por Linnette Andrea Gutiérrez y Luis Guillermo Rosso Bautista, quienes promovieron una acción popular contra el municipio en defensa de los derechos colectivos a la seguridad y a la salubridad pública, entre otros.

La demanda se basa en un análisis de la secretaría de Salud de Santander, que según en el oficio 3870 del 5 de diciembre de 2002, señaló que una parte del líquido suministrado a los pobladores de Aratoca no es apta para el consumo humano a pesar de que en el municipio existen dos plantas de tratamiento de agua potable.

Mediante una carta fechada el 14 de marzo de 2003, la alcaldía de Aratoca se opuso a la demanda señalando que no existe violación de derechos colectivos y que la administración municipal trabaja en la optimización de las dos plantas. El documento agrega que, en el 2003, comprometió una partida por valor de 20 millones de pesos para mantenimiento de dichas unidades.

El Tribunal Administrativo de Santander reconoció la vulneración de los derechos colectivos y le dio a Aratoca tres meses para demostrar la calidad del agua suministrada a sus habitantes, pero negó las pretensiones de los demandantes respecto del pago de un incentivo. Este aparte fue modificado por el Consejo de Estado que estableció la cifra en 10 salarios mínimos, los cuales aún no han sido pagados.

Los demandantes, apelaron la decisión explicando que aunque se asignó una partida para el tratamiento del agua potable a la fecha de presentación del recurso (3 de junio de 2004) no se habían realizado las obras anunciadas para solucionar dicha situación.

A pesar de que el tiempo establecido por el fallo finaliza en un mes, las autoridades de Aratoca se mostraron tranquilas frente a la calidad del agua suministrada a los 3 mil pobladores del casco urbano, aunque reconocieron que las dos plantas del municipio no tratan el líquido que consumen los 5 mil habitantes de las zonas rurales.

El alcalde, Efraín Pedroza Rodríguez, dijo: "Las plantas están optimizadas, les hice mantenimiento general hace más de un año y prácticamente quedaron nuevas. De acuerdo a los últimos exámenes de laboratorio, el agua es potable".

Foto:.

Mientras los demandantes del servicio de acueducto de Aratoca aseguran que el agua no es apta para los humanos, la alcaldía insiste en que está adoptando los procedimientos requeridos para suministrar un buen servicio.

Edgar Vargas

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.