DESTINO: EL SUR

DESTINO: EL SUR

Pizarra y maletín de a, b, c son los objetos de la escuela; cauchera, trompo y coca, los del juego. Los botines servían para todo y reflejan la vida de los niños del Restrepo en la primera mitad del siglo XX.

30 de enero 2005 , 12:00 a.m.

Pizarra y maletín de a, b, c son los objetos de la escuela; cauchera, trompo y coca, los del juego. Los botines servían para todo y reflejan la vida de los niños del Restrepo en la primera mitad del siglo XX.

Las niñas tenían muñecas en porcelana con las que no se jugaba. Eran adornos de la habitación para mostrar a las visitas y poderlas pasar de generación en generación sin daños, con sus vestidos de encaje y sus sombreros.

Ollas, loza, estufa de gas y hasta una lavadora cuando este artefacto todavía era exótico en el país también fueron los juguetes de las niñas.

Y gracias a una comunidad que guardó en el cuarto de san Alejo y luego donó, el Museo de los Años 40 recoge la historia del barrio Restrepo. En una casona que data de 1936, donde también funciona el Museo del Cuero, hay tres salas que muestran iguales espacios de una casa: el cuarto, el salón de juegos y la sala, y también un antiguo lavadero en piedra.

Lo humano y el objeto.

Haciendo honor a la verdad, los objetos se mueven entre 1870 y 1960, y lo más importante, muestran la parte humana de los primeros habitantes del sector, así como de la época de la industrialización.

Por eso, el aguamanil ocupa un espacio que en su momento el progreso, representado en la llegada del acueducto (1935-1936), le quitó.

Es esmaltado y hermoso y está en el piso junto al sillón de la misa, de estilo inglés, un mueble que más parece un maletín de ejecutivo pues se doblaba y se cargaba gracias a un asa metálica.

En ese mismo cuarto se encuentra el diploma de Mercedes Chaparro, habitante del barrio, que refleja el tiempo en el que las mujeres comenzaron a estudiar y a ayudar en la manutención de las familias.

"Fue en las épocas de las guerras. Muchos hombres murieron en combate y la mujer, con más obligaciones que derechos, tuvo que empezar a mantener a los hijos. Las monjas del colegio de La Presentación, que llegaron al hospital San Juan de Dios, las prepararon en bordados, tejidos y enfermería, lo que les permitió trabajar sin salir de la casa", dice David Cristancho, arquitecto y director de Extensión del Museo.

El costurero reposa al lado de la cama, de estilo español pero con un agregado nacional de los ebanistas de la época, una margarita silvestre tallada en la baranda.

De paso a la sala, una bandeja de plata cuelga de la pared, mientras el Corazón de Jesús, arriba del sofá, recuerda que su presencia fue importante en los hogares de Colombia, sin importar el estatus. Y en el otro extremo, la foto ampliada de alguien de una familia, tal vez una abuela importante cuyo recuerdo, se perdió.

Pero volvamos a la bandeja de plata, marcada. Fue un regalo hecho en 1968 a Francisco Antonio Lopera y a su esposa Magdalena, y conmemora los 25 años de la celebración del campeonato de fútbol del Olaya. El señor Lopera había hecho todos los esfuerzos para sacar adelante el certamen. No importa que se trata de un objeto de un barrio vecino, hace historia.

"Esta es una zona obrera e industrial ligada a sus vecinos, a Santander (sitio de las curtiembres) y Olaya (el deportivo), a San Cristóbal y al Centenario. Además, los nombres de los barrios corresponden a las épocas de los gobiernos. Restrepo (por Carlos E. Restrepo) y Olaya (por Enrique Olaya Herrera, embajador de Colombia en Estados Unidos durante la separación de Panamá) eran liberales y en las magistraturas de este partido se bautizaban no solo barrios sino bibliotecas y teatros con nombres de sus representantes. Por el contrario, en los gobiernos conservadores por lo general se les ponía nombres de santos. Así, uno puede conocer qué corriente gobernaba en cada época", cuenta Cristancho.

Patines tentadores.

La alfombra de la sala, tejida y de producción nacional, sale con los asientos de forros rojos, otra muestra del color político, y está prohibido pisarla, por obvias razones de conservación. Lo mismo sucede con unos patines de la década del 50, que son tentadores porque cualquiera quiere rodar con ellos.

A la salida, la bulla normal de un lugar donde el comercio de zapatos les da de vivir a muchas personas, pero también el olor a pan recién salido del horno y los saludos de los vecinos con afecto, de un andén a otro, mandando un abrazo espiritual, signos inequívocos de que todavía se está en el barrio.

OTROS ATRACTIVOS.

- El Museo del Cuero, ubicado en la misma edificación donde funciona el Museo de los Años 40, recoge la tradición de los zapatos en esa zona, el primer centro de confección y exportación del país en esta área, donde cada casa es un negocio que tiene que ver con el sector.

Entre los objetos más importantes de este museo figuran un par de zapatos de la época republicana, una placa a la mejor talabartería del país que estaba ubicada en el Restrepo y herramientas del oficio.

- En el hospital San Juan de Dios se pueden ver edificaciones en distintas arquitecturas, así como la iglesia con cuadros originales.

- En la iglesia de San Antonio se pueden apreciar vitrales originales y la tradición religiosa del sector.

* Museo de los Años 40, carrera 24B No 20-64 sur. Teléfono 3661085. Abierto de lunes a sábado y los últimos domingos de cada mes, de 10 a.m. a 4 p.m. Visita guiada.

FOTO/Rafael Espinosa EL TIEMPO.

- Las muñecas no eran para jugar sino para adornar y mostrar las visitas.

- En la sala, un árbol de Navidad de finales de los años 60, con dos bolas de adorno originale.

- Los juguetes de los niños y los útiles escolares, nostalgia de los abuelos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.