EL LOBBY TRAS LA NOMINACIÓN DE CATALINA AL PREMIO OSCAR

EL LOBBY TRAS LA NOMINACIÓN DE CATALINA AL PREMIO OSCAR

La noche de un martes en noviembre pasado, Catalina Sandino llegó acompañada por Joshua Marston, director y guionista de María llena eres de gracia, a un pequeño teatro de la Universidad de Nueva York donde la esperaban unas 100 personas. La película había terminado de proyectarse minutos antes y en un perfecto inglés, la actriz colombiana respondió a preguntas como la forma en que consiguió el papel, su preparación para representar a una mula de la droga y las escenas que quedaron por fuera, entre otras.

30 de enero 2005 , 12:00 a.m.

La noche de un martes en noviembre pasado, Catalina Sandino llegó acompañada por Joshua Marston, director y guionista de María llena eres de gracia, a un pequeño teatro de la Universidad de Nueva York donde la esperaban unas 100 personas. La película había terminado de proyectarse minutos antes y en un perfecto inglés, la actriz colombiana respondió a preguntas como la forma en que consiguió el papel, su preparación para representar a una mula de la droga y las escenas que quedaron por fuera, entre otras.

Con Marston aún hablando, Sandino salió apresurada del teatro pues tenía que asistir a otra sesión similar al extremo opuesto de la ciudad.

María se había estrenado en Estados Unidos en Julio, el DVD aún no había salido a la venta, pero la colombiana estaba en medio de una maratónica promoción de la película como parte del plan maestro de HBO y Fine Line (productor y distribuidor de la cinta respectivamente y las dos parte del gigante del entretenimiento Time Warner) por conseguir nominaciones al Oscar.

Aunque no se puede negar que la talentosa e "invisible" actuación de Sandino cautivó los votos de los miembros de la Academia, también es cierto que el estudio y el distribuidor detrás de la película en E.U. adelantaron una hábil campaña con miras a la temporada de premios.

El primer paso fue determinar a qué categorías le iban a apostar. Según Marian Koltai-Levine, vicepresidente de mercadeo de Fine Line Features, la firma distribuidora se dio cuenta desde un principio que las mayores posibilidades estaban en la actuación de Catalina y el guión de Marston.

El paso siguiente fue enviar los screeners, copias de la película dirigidas exclusivamente a los 6.500 miembros de la academia. Aunque en julio María fue distribuida en las principales ciudades estadounidenses, la campaña para su estreno se concentró en la comunidad hispana y en los cineclubs.

Para finales de noviembre y diciembre, seguramente muchos miembros no habían visto la película, pero Fine Line se encargó de que esto cambiara.

Simultáneamente, sabiendo que la cara del santo hace milagros, el distribuidor embarcó a Sandino y Marston en una gira de sesiones de preguntas y respuestas como la de la Universidad de Nueva York, que además de la capital del mundo incluyó a Los Angeles, Aspen y Londres, lugares donde se concentran miembros clave.

Las reglas de la academia prohíben organizar proyecciones dirigidas directamente a sus afiliados, de modo que los estudios las organizan para asociaciones y sindicatos de actores y directores, donde seguramente habrá más de uno con poder de voto en la Academia.

Fine Line incluso puso a disposición de los guionistas el libreto de María, con la esperanza de aumentar las posibilidades de Marston en esa categoría.

"Estamos haciendo todo lo posible para asegurarnos de que todo el mundo tenga una oportunidad de conocer a Catalina y de escuchar a Josh", dijo en diciembre Koltai-Levine.

HBO y Fine Line también fueron generosos en la publicidad. Los tradicionales anuncios de "Para su consideración...", promocionando María dentro de la misma industria, aparecieron en publicaciones especializadas del sector del entretenimiento como Variety, Hollywood Reporter y BackStage.

Fine Line no quiso decir cuando gastó, pero estas publicaciones han dicho que sus ingresos por publicidad se incrementaron considerablemente en diciembre.

La tendencia de promocionar abiertamente una película con miras a los premios de la Academia no es nueva. Su más ardiente defensor es Miramax y su agresivo presidente ejecutivo Harvey Weinstein, que en 1989 llegó al extremo de invadir Hollywood con pies de chocolate, en un esfuerzo de publicidad a favor de Mi pie izquierdo. La cinta terminó ganando 5 premios Oscar, incluyendo mejor película y mejor actor principal para Daniel Day-Lewis.

La campaña por María no fue tan descarada, pero si incluyó otro hábil golpe: el lanzamiento del DVD en diciembre, justo cuando se empiezan a repartir las tarjetas de votación dentro de los miembros de la Academia.

La cara de Catalina Sandino era ubicua en paraderos, bancas y vallas de Nueva York y Los Angeles. Además, los periódicos y revistas repitieron sus críticas positivas sobre la cinta, esta vez elogiando la versión digital.

Las fiestas y cocteles organizados por HBO en cuanto festival y premios se le ocurriera tampoco dolieron y sirvió para que Sandino hablara directamente con actores, directores y productores.

En Los Angeles, por ejemplo, la actriz departió hace algunas semanas en el hotel Chateau Marmont con los pesos pesados, durante la fiesta pre Globos de Oro de HBO, aunque no fue nominada a ninguno.

Por último, y a pesar de la decisión de la actriz colombiana de no hablar sobre el Oscar antes del anuncio de las nominaciones, unas cuantas entrevistas clave con algunos medios cerraron la campaña con broche de oro, incluyendo la revista Time y el sitio web OscarWatch.com, dedicado exclusivamente a los premios de la Academia.

Fine Line también tenía bajo su responsabilidad la campaña de Vera Drake, por la que Imelda Staunton fue nominada a mejor actriz y la cinta española Mar adentro, nominada como mejor película extranjera.

Pero lo que la distribuidora invirtió en la promoción de María seguramente rendirá sus frutos muy pronto, pues una nominación como la de Catalina Sandino, además de cotizar a la actriz, le representa millones de dólares en ingresos adicionales, ya que puede usar el "nominada al Oscar" como gancho de marketing en ventas y alquiler de DVD, un sector que solo en E.U. mueve más de 22.000 millones de dólares al año. Eso sin contar con la venta de los derechos para televisión, que suben en precio cuando la cinta ha sido nominada en alguna categoría.

HBO dijo recientemente que con la taquilla (más de 9 millones de dólares en todo el mundo) y la venta de los derechos internacionales, María ya era rentable. La cinta solo costó 3,5 millones millones de dólares.

Más premios para nuestro cine.

El documental La Sierra, dirigido por Margarita Martínez Escallón, de Colombia, y por Scott Dalton, de E.U., recibió el viernes en la noche la mención de honor en el Festival Slamdance de Cine -conocido como el alterno al Sundance- en la categoría de mejor largometraje documental, para la que se inscribieron unos 400 filmes. La Sierra ya había sido premiado en Nueva York, en los galardones del IFP Market.

FOTO.

La imagen de Catalina Sandino en la película fue puesta en bancas y vallas de varias calles Nueva York.

Archivo particular

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.