ANTIURIBISTAS CON BUROCRACIA

ANTIURIBISTAS CON BUROCRACIA

El Presidente Uribe ha comprado buena parte de las conciencias del Congreso : Andrés Pastrana Arango.

30 de enero 2005 , 12:00 a.m.

"El Presidente Uribe ha comprado buena parte de las conciencias del Congreso": Andrés Pastrana Arango.

"El Presidente también está en campaña con los magistrados de la Corte. Así como la movió en el Congreso, ahora está moviéndola con los magistrados": Enrique Peñalosa Camargo.

No pretendo ensañarme con nadie ni quiero volverme machacón, pero debo traer las anteriores frases a colación como muestra de las muchas que tanto Pastrana como Peñalosa han soltado en relación con el presidente Uribe y el tema concreto de la reelección presidencial inmediata.

Independientemente de que ellos tengan razón -lo cual correspondería demostrarlo con hechos y pruebas, o al menos con una información más detallada-, lo que no se entiende es que, por respetables que sean tales opiniones, la representatividad política vigente suscite otros comentarios e interpretaciones.

Sí: Luis Alfonso Hoyos, Alicia Arango (la verdadera Alicia adorada ), Carolina Barco, Cecilia María Vélez, María Consuelo Araújo, Beatriz Londoño, Astrid Alvarez, Alicia Naranjo, Juan Lozano, Alfonso Gómez Palacio y Jaime Buenahora (cónsul en Nueva York) son o han sido todos funcionarios competentes y en varios casos admirados. Pero decir que varios de ellos no actuaron felizmente como subalternos de Peñalosa en la Alcaldía de Bogotá, o negar que en algún momento -a comienzos de este Gobierno- sus nombres fueron directa o indirectamente sugeridos o consultados por el interesado, sería como tapar el sol con las manos.

Igual sucede con el ex presidente Pastrana. Sus declaraciones, en su entrevista con María Alejandra Villamizar, y otras posteriores han sido tan sustanciosas como dicientes. Con toda la pena del mundo, no deja de ser curioso -por lo menos eso- que en el servicio exterior todavía figuren, en alta estima, Víctor G. Ricardo (Suráfrica), Guillermo León Escobar (la Santa Sede), su ex canciller Guillermo Fernández de Soto (Holanda y Países Bajos), Luis Alberto Moreno, Mauricio Ramírez y Juan Carlos Vélez, entre otros. Insisto: en la lujosa y envidiable nómina diplomática, o en puestos relevantes a nivel nacional.

Ello, sencillamente, no lo entiendo. Algunos dirán que pienso con una mentalidad burocrática malévola y distorsionada. Que justamente tales son las costumbres políticas que hay que erradicar. Que muchos de los nombres mencionados son irremplazables, en su condición estrictamente profesional. En fin: que estoy meando fuera del tiesto, o respirando por la herida o, peor, personalizando las circunstancias... No creo. Francamente, no lo creo. Es como si el presidente Bush, durante su primera administración, hubiera decidido invitar a los amigos de Al Gore a cogobernar ante el hecho de que este obtuvo mayores resultados electorales, así Bush hubiera logrado más delegados en el llamado Colegio Electoral.

O más elocuente aún: es como si Bush, cuando derrotó hace poco sobradamente a Kerry, hubiese pensado que era el momento de constituir un gran gobierno patriótico después del fiasco de Irak, lo que no obstante no frustró su triunfo. Al contrario! El gobernante cambió a varios miembros de su gabinete, pero para llamar a los verdaderos halcones. A los duros, comenzando por Condoleezza Rice. Y nadie que esté contra él ha cuestionado la representación política que hoy tiene, y si se quiere derrocha, a nivel de sus embajadas y secretarías (equivalentes a nuestros ministerios).

Mas aquí nos gusta ser más papistas que el Papa, y ahora resulta valedera la tesis de que quienes más disparan contra Uribe, por el manejo que él mismo le ha dado a la reelección, deben mantener intactas sus cuotas de poder, porque lo contrario sonaría entonces a persecución política. Eso, a mi juicio, no pasa de ser un sofisma de distracción.

Claro que la reelección va a generar traumas y traumatismos - ya se están viendo!-. Y que en la medida en que Uribe no ofrezca plenas garantías a sus rivales, mediante un convincente estatuto de la oposición, el ambiente tenderá a enrarecerse, en perjuicio suyo. Así de simple es la cuestión.

Pero dichas garantías no son -no pueden ser- tener burocracia y, simultáneamente, ejercer la oposición. Porque ahí, en tal actitud, no hay ningún tipo de coherencia. Y, por consiguiente, tienen razón y de sobra dirigentes políticos como Germán Vargas Lleras (o Rafael Pardo, que sobre estos temas poco se queja), cuando se sienten maltratados -o políticamente no del todo representados-, en tanto que renuncian a sus propias aspiraciones presidenciales para convertirse en jefes de debate de aquel que, por distintas causas, no les ha hecho -en justicia- suficientes reconocimientos.

De quién es la culpa? De quienes no se sienten obligados moralmente a renunciar a sus cargos, o del propio Gobierno, que no suscita una crisis ni propicia un realinderamiento de fuerzas? Si fuera líder político y no me gustara la reelección inmediata, les pediría a mis seguidores ser consecuente, para no perder credibilidad ante una opinión que no entiende por qué se puede ser antiuribista y, paralelamente, uribista.

Que me expliquen bien este rollo -o este embrollo- a no ser que me haya vuelto bobo. Lo cual también es posible.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.