NO SE QUEDE ATRÁS, SEA COMPETITIVO

NO SE QUEDE ATRÁS, SEA COMPETITIVO

La llegada del nuevo milenio y las exigencias del mundo globalizado han puesto en jaque a los profesionales del país que sienten la necesidad de actualizar sus conocimientos para reafirmar su competitividad y hacer parte activa de un país que sufre un acelerado desarrollo. (VER: TALLERES CORTOS CON CALIDAD)

28 de enero 2005 , 12:00 a.m.

La llegada del nuevo milenio y las exigencias del mundo globalizado han puesto en jaque a los profesionales del país que sienten la necesidad de actualizar sus conocimientos para reafirmar su competitividad y hacer parte activa de un país que sufre un acelerado desarrollo.

(VER: TALLERES CORTOS CON CALIDAD).

Tanto empleados como trabajadores independientes sienten la obligación de aprender algo nuevo cada día que los ayude a crecer en su ámbito empresarial y les proporcione un mejor nivel de vida.

Para ello, la educación no formal es una de las herramientas que está más a la mano de aquellos que quizás por tiempo o por dinero no pueden acceder a un posgrado o una especialización.

"Este tipo de educación tiene muchas ventajas, entre ellas se encuentran la actualización, el intercambio de experiencias y la calidad de los expositores", dijo María del Pilar Castro, Directora de Educación Continuada de la Universidad de la Sabana.

"Hoy en día es una alternativa para cultivar conocimientos en cualquier área del saber, a veces, por gusto personal o hobbie", agregó.

Por otro lado, el administrador de empresas Juan Manuel Moreno opina que la educación continuada es la mejor alternativa que tienen los profesionales para estar en permanente preparación, además es una forma para enriquecer la hoja de vida.

Un abanico de posibilidades.

La oferta para este tipo de educación cada vez se hace más llamativa. Existen, desde cursos de gastronomía, técnicas de audio y grabación, hasta diplomados de gerencia financiera. Lo importante es que cada persona se tome el tiempo para analizar el de su conveniencia, sepa escoger el que se acomode a sus expectativas y lo ayude a ampliar su horizonte laboral.

Para ello es importante tener claro qué quiere aprender, en qué quiere mejorar sus competencias, pues alternativas hay miles, pero son pocas las que realmente le pueden servir.

No sólo se debe buscar en las universidades, también existen empresas especializadas, cajas de compensación, ONG y cámaras de comercio que dictan seminarios y diplomados en diferentes áreas.

A su vez existe otra modalidad en la que los profesionales pueden ingresar a este tipo de cursos. Se trata de un convenio que hacen las empresas con las instituciones educativas para ofrecerles a sus empleados un seminario sobre un tema específico.

Así, la compañía se asegura que tanto los docentes como el pénsum respondan a los estándares de calidad que ellas exigen.

Los convenios entre las empresas y las universidades funcionan de dos formas: o la empresa envía a sus empleados a las aulas universitarias, o la universidad identifica una problemática específica y trata de resolverla dentro de la empresa.

Además, si la compañía lo requiere, en muchas ocasiones la universidad puede traer expositores de instituciones extranjeras para hacer aún más enriquecedor el programa.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.