SEMBRARON EDUCACIÓN, CULTURA Y LOS PRIMEROS VIÑEDOS UN SIGLO DE BUENOS FRUTOS

SEMBRARON EDUCACIÓN, CULTURA Y LOS PRIMEROS VIÑEDOS UN SIGLO DE BUENOS FRUTOS

Los salesianos están festejando cien años de su llegada a Colombia, gracias a la buena prensa que María Ortega Pardo le hizo a San Juan Bosco, quien coincidencialmente la bendijo cuando viajó a Europa en busca de alivio a una grave enfermedad que la tenía al borde de la muerte. La prestante dama santafereña mejoró pero quedó tan impresionada con el santo que empezó a hacerle propaganda en su tierra.

08 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

Tanto insitió que el gobierno se interesó en el personaje y en su obra. El general Joaquín Francisco Vélez, representante oficial del país en Europa, se comunicó con don Bosco para que enviara un grupo de salesianos que abriera en Colombia sus famosas escuelas de arte y oficio.

Pero no tenían suficiente personal. Juan Bosco había fundado su comunidad salesiana en Turín a mediados del siglo XIX, con los llamados oratorios, y su obra aún se estaba consolidando. En 1854 se reunieron los primeros salesianos, pero hasta 1874 el Papa Pío IX les dió su aprobación oficial.

El 31 de enero de 1888 Juan Bosco murió sin haber realizado la petición del gobierno nacional. Lo sucedió don Rua, quien gracias a una intervención directa del Papa León XIII, envió la primera expedición salesiana a Colombia.

El 3 de enero de 1890, ocho hermanos salieron de Turín, rumbo a Cartagena, en el vapor La France. Dirigidos por el padre Miguel Unia pisaron tierras americanas y se les unió el padre Evasio Rabagliati, quien estaba en Chile instalando allí otra comunidad salesiana.

El 11 de febrero llegaron a Bogotá. Fueron recibidos por los jesuítas, quienes los hospedaron en el colegio San Bartolomé. La ayuda de sus colegas ignacianos fue clave porque no solo les proporcionaron asilo sino que los conectaron con el gobierno.

Carlos Holguín, presidente interino mientras el titular Rafael Núñez, estaba en Cartagena, les cedió un convento carmelitano que había sido en 1603 el centro espiritual de Santa Fe. Luego, Tomás Cipriano Mosquera desalojó a las monjas Carmelitas y lo convirtió en el Hospital Militar.

Así, el primero de septiembre de 1890 inauguraron el colegio salesiano León XIII con cincuenta alumnos, de los cuales cuarenta eran becados.

Pero como los nueve hermanos que habían llegado al país no eran suficientes para cubrir la demanda de alumnos, Rabagliati, el primer director del centro, viajó a Italia por una segunda remesa de salesianos.

Poco a poco, sus enseñanzas fueron tomando fuerza entre los bogotanos y se convirtieron en los pioneros de muchas innovaciones educativas.

Sus talleres se hicieron famosos porque formaban técnicos en sastrería, ebanistería, carpintería y otros oficios que hasta entonces no tenían educación especializada. Inauguraron una escuela de tipografía, que se convirtió en sede de escritores, literatos y políticos.

Además, como Rabagliati tenía dotes musicales, organizó coros y el antiguo convento carmelitano se convirtió en centro cultural de la ciudad, donde se desarrollaron el teatro, la música y las labores técnicas.

Por sus aulas pasaron ilustres personajes como Rafael Uribe Uribe, Carlos Cortés, Eduardo Santos y Rafael Carrasquilla, entre otros. Agua de Dios fue la segunda hazaña lograda por los salesianos para ayudar a los leprosos, en homenaje a San Juan Bosco y a su inspirador San Francisdo de Sales, célebre por su bondad.

Actualmente los salesianos tienen provincias en Medellín, en Bogotá y centros educativos en todo el país. Su máxima preocupación es la educación tecnológica, sobretodo en lo relacionado con la agricultura. En su hoja de vida consta que fueron los iniciadores de la apicultura en el país y quienes trajeron las primeras matas de vid.

Hoy --dice el padre salesiano Jaime Rodrígue-- los grandes viñedos nacionales ni siquiera recuerdan que fue un salesiano, Antonio Aime, quien cultivó por primera vez una uva en Colombia. .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.