PRIORIDADES

PRIORIDADES

La vida está hecha de prioridades. A conciencia o valiéndonos del instinto, vivimos eligiendo una cosa por otra. Nos equivocamos a menudo, lo que da lugar a otra definición del hombre: animal domesticable perdido en decisiones erráticas.

27 de enero 2005 , 12:00 a.m.

La vida está hecha de prioridades. A conciencia o valiéndonos del instinto, vivimos eligiendo una cosa por otra. Nos equivocamos a menudo, lo que da lugar a otra definición del hombre: animal domesticable perdido en decisiones erráticas.

Por supuesto que es preferible amar que odiar y hacer el amor a no hacerlo. El amor produce un equilibrio mental y nervioso contrario a la angustiosa pesadilla de odiar. Hacerlo libera de tensiones que pueden acabar en la neurosis, la crispación y la violencia. No hay que ser Freud ni Wilhelm Reich para saberlo. Por eso, los españoles usan la expresión "mala folla" para referirse a los malhumorados.

Mejor ser generoso que mezquino, prioridad que viene regularmente envuelta en el carácter. La generosidad tiene recompensas que la mezquindad desconoce. El avaro enferma cuidando su propia hacienda y mermando con enfermizo ingenio la del prójimo. La generosidad crea un estado de placidez que estimula el sueño. La mezquindad, en cambio, es una aliada del insomnio. "El músculo duerme, la ambición trabaja", dice el tango.

Con mucha dificultad, los colombianos vamos aprendiendo que es mejor ser honesto que corrupto, pero es tan difícil aprenderlo que todavía recompensamos con admiración pública a quienes dan muestras de honradez. Desde el fondo de nuestra insondable picardía, llamamos "pendejo" al que devuelve lo encontrado. En muchas partes, al corrupto se le reviste de aureola heroica. Si de robar se trata, lo mejor es hacerlo con los bienes públicos. El honrado, que es mayoría, vive en un admirable anonimato. La picardía es la vedette del reality colombiano.

Es preferible ser tolerante a intolerante? Díganlo ustedes, pero no olviden que la intolerancia conduce a un estado de belicosidad permanente. No sé cómo se las ingenian los intolerantes para creer que los demás están siempre en el error. Y no sólo eso: cómo hacen para volver enemigos a quienes no piensan como ellos. Cuando prueban las mieles del poder, son los primeros en preferir los argumentos de la fuerza a los argumentos de la sensatez dialogante. A los pactos de convivencia los llaman debilidad o defección.

Somos animales de prioridades aunque no siempre podamos ser fieles a lo que elegimos. Es preferible ser pacífico que violento, pero la violencia es a veces la reacción de un desengañado que llamó inútilmente a muchas puertas y llegó a la falsa convicción de que la justicia es cosa propia y los problemas se arreglan por la fuerza. Aprendieron la lección en casa y la perfeccionaron en la calle. Ser pacífico no paga, se dicen, porque el que lo es siempre pierde.

Preferible el buen al mal humor. La risa oportuna nunca sobra. Tampoco la ironía. Quien aprende a reir vuelve menos dramáticos los dramas. Quien vive con un poco de ironía, acepta que muchas cosas no son tan graves como las creíamos. Prioridades? Preferible leer a no leer; viajar a quedarse en casa. Viajando o leyendo, el horizonte de nuestra vida es más amplio. Leer es salir muy lejos de casa... sin salir.

Sinceros o hipócritas? El desprestigio del hipócrita es tan grande como la antipatía que suscita el sincero. Con una diferencia: al hipócrita sólo le cree quien siempre espera lisonjas o... no le cree nadie; al sincero le creen aquellos que pueden tolerarlo. Prioridades? Terminar de leer este artículo o abandonarlo en el primer párrafo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.