LOS ROMANCES DE ANGELA

LOS ROMANCES DE ANGELA

Lo contrario del amor no es el odio, es el miedo. El que tiene miedo no es capaz de amar o quiere poseer de tal manera que ahoga al otro . Angela Becerra deja juguetear sus largos rizos rubios con el viento bogotano y sus ojos se vuelven de un verde amarilloso más intenso cuando se concentra en la manera de expresar sus ideas.

28 de abril 2005 , 12:00 a.m.

"Lo contrario del amor no es el odio, es el miedo. El que tiene miedo no es capaz de amar o quiere poseer de tal manera que ahoga al otro". Angela Becerra deja juguetear sus largos rizos rubios con el viento bogotano y sus ojos se vuelven de un verde amarilloso más intenso cuando se concentra en la manera de expresar sus ideas.

Vino a Colombia, como parte de ese ritual anual que la obliga a desandar los pasos de las ciudades a las que les debe parte de lo que es (Cali y Bogotá); y sobre todo para presentar su más reciente novela, El penúltimo sueño.

Ganadora del premio Azorín de Novela 2005, dotado con 67 mil euros, la claridad y sencillez de sus palabras son un remate contundente para su belleza. Una belleza física de la que es sabedora, pero que en algunos momentos también ha sido un lastre.

"Cuando trabajaba en publicidad, algún cliente me llegó a decir que aprobaría una campaña si era más simpática . Otra vez, en una agencia me dijeron que me contrataban si iba a trabajar todos los días con minifalda".

La escritora 90-60-90 , así tituló una revista colombiana que le hizo una entrevista y que mostró fotos de 1972, cuando tenía 14 años y fue escogida Modelo del Año. "Fue por azar. Acompañé a mi hermana a una sesión, el fotógrafo me hizo retratos y los envió con los datos de mi hermana a la revista". Angela venció entre 657 candidatas, recibiendo un contrato de 50 mil pesos, 10 mil pesos en efectivo, una moto y un viaje a Miami. Ese fue su inicio y su final en el mundo del modelaje: "Era muy mala modelo, pero eso me permitió saber que quería estar del otro lado, dirigiendo y no posando ni siendo maquillada".

Vencer el miedo.

Estudió comunicación visual y diseño publicitario, hizo carrera y hace 18 años se radicó en España. Allá vive con su segundo esposo.

A los 40, cuando dice que venció sus miedos, cuando se miró al espejo con total consciencia del camino recorrido, comenzó a escribir. Lo primero fue un poemario, Alma abierta, y luego vino la novela De los amores negados, con la que ganó el Latino Literary Award 2004 de Chicago.

Colombia y España no solo están en el corazón de Becerra sino también en sus escritos. "Bogotá es la ciudad donde siempre me hubiera gustado vivir", dice, y habla de Soledad Urdaneta, uno de los personajes de El penúltimo sueño, "una bogotana de pura cepa que vivió en una mansión azul de Chapinero".

Hablar con la escritora es sumergirse en su universo de imágenes, ese mundo visual heredado de la publicidad y que, según afirma, hace que sus textos tengan cortes muy cinematográficos.

Olores, sabores, colores... Angela Becerra vive en constante evocación. Como cuando se remonta a sus primeros 7 años, los de la infancia feliz en Cali. "Tengo en mi memoria una Colombia bella. Me fui con el recuerdo de mi niñez, una época silvestre, de gallos, pájaros, guayabas, mangos, río, juegos y viento".

Y en esa vida lejana se refugia y a ella vuelve cuando las noticias duras del país la atacan: "Soy optimista. Colombia es algo extraordinario y vivo. Y aunque tenga sombras creo que va a ganar lo bueno".

Escritora romántica.

De 9 de la mañana a 3 de la tarde, llueva, truene o relampaguee, Angela Becerra cumple con el ritual de la escritura. Tener rigor con esa ceremonia de la creación hace que las cosas avancen. Eso también le quedó de la publicidad. "Sé que cada día debo sacar dos páginas. Igual que en publicidad, no hay que esperar que la inspiración llegue. Claro que lo importante es saber sobre qué escribir".

Y para eso siempre lleva una libretica de apuntes. Allí anota las imágenes que la estremecen. Así nació El penúltimo sueño, de la imagen potente de un par de ancianos que deciden realizar un ritual de matrimonio, vestidos de novios, de blanco impecable y abriendo las válvulas del gas para por fin estar juntos en la eternidad, ya que en vida no lo habían logrado.

Y las ideas, después de su aparición, se le convierten en obsesiones. Ahora, tal vez para su próxima novela, tiene entre ceja y ceja a esa mujer a la que durante tres días seguidos vio en un bar de Florencia (Italia), a la misma hora, vestida siempre igual, con un sombrero grande y tomando campari. Quién es?, cuál es su historia? En la libreta de Angela reposan los primeros diseños de ese personaje.

Todavía no sabe cómo se llamará ni qué dramas y delirios la guiarán, lo que sí está claro es que padecerá y gozará con sus sentimientos.

EL PENULTIMO SUEÑO.

VILLEGAS EDIT.

$39.000.

FOTO/Gerardo Chaves EL TIEMPO.

Angela Becerra lleva 18 años viviendo en España y solo comenzó a escribir hace 7 años, después de los 40.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.