AOL LATINA DECLARÓ LA QUIEBRA AL NO PODER CONQUISTAR A LOS CLIENTES

AOL LATINA DECLARÓ LA QUIEBRA AL NO PODER CONQUISTAR A LOS CLIENTES

Hace sólo seis años, AOL parecía tener el viento en popa cuando se aventuró en el mercado latinoamericano, uno de los de mayor crecimiento.

01 de agosto 2005 , 12:00 a.m.

Hace sólo seis años, AOL parecía tener el viento en popa cuando se aventuró en el mercado latinoamericano, uno de los de mayor crecimiento.

Contaba con el peso de una sólida marca estadounidense, mucho capital y una alianza con una empresa regional de medios de comunicación.

Ahora, America Online Latin America Inc. acaba de declararse en bancarrota y acudió a los tribunales para solicitar el amparo contra los acreedores tras perder 1.000 millones de dólares. De los 1,4 millones de suscriptores de pago que tenía en el 2002 (en su mayor parte de Argentina, Brasil, México y Puerto Rico) AOL América Latina sólo contaba en marzo con unos 400.000, según las últimas cifras disponibles.

Varios analistas opinan que ese fracaso se debe a su tardanza en incorporarse al mercado de Internet en la región, a que subestimó a la competencia y a que insistió en mantener estrategias más acordes con el mercado estadounidense que el latinoamericano.

"Básicamente trasladó su modelo mercantil intacto a la América Latina", dijo el analista de Gartner Juan Fernández.

AOL y el Grupo venezolano Cisneros, anunciaron su aventura latinoamericana en diciembre de 1998. Empero, el servicio entró en funcionamiento recién en noviembre de 1999 en Brasil, el mayor mercado regional de Internet.

Para entonces, rivales como Universo Online Inc. tenían ya el pie en ese mercado. El mayor proveedor de acceso a la Internet de Brasil contaba con su propio portal desde hacía tres años y medio.

Además, el portal de UOL utilizaba un contenido conocido por los brasileños. Entre sus propietarios figuraban la empresa matriz del mayor diario de Brasil, Folha de Sao Paulo, y la Editorial Abril, que publica revistas.

Muchos brasileños consideraron además arrogante la actitud de AOL, con su consigna "el mejor porque somos el más grande", pese a que acababan de comenzar en su país. AP.

-La empresa está en venta:.

La empresa "en conjunto nunca fue y nunca ha sido considerada rentable", indicó la declaración presentada en el tribunal de quiebras de Delaware (E.U.).

La declaración de bancarrota indicó que AOL América Latina ha sido puesta a la venta, y en caso de no aparecer comprador alguno, será disuelta.

Los analistas sostienen que es improbable que la empresa pueda utilizar la bancarrota para reagruparse y reaparecer como entidad vigorosa en América latina.

"El mercado se ha consolidado en torno a un par de empresas fuertes", opinó Fernández.

-Trasladar desde E.U. su modelo fue el pero error:.

AOL Brasil recurrió a la misma estrategia que catapultó a AOL al estrellato en Estados Unidos (una distribución masiva de discos compactos con el software necesario para navegar en Internet).

Era necesaria una tarjeta de crédito para abrir una cuenta que utilizara esos CD, pero en América latina no es tan difundido el uso de esas tarjetas, lo que dificultó desde un principio esa técnica de mercadeo.

Un ex ejecutivo de AOL América Latina, que habló a condición de guardar el anonimato, reconoció que el uso en ese mercado de la estrategia utilizada en Estados Unidos no funcionó. El ejecutivo destacó que los costos de enviar por correos el CD con el software fueron de un 30 a un 40 por ciento mayores en América Latina, y las respuestas fueron la mitad de las obtenidas en Estados Unidos.

Existieron además otros obstáculos: Brasil prohíbe a las empresas ofrecer el servicio y el acceso a Internet al mismo tiempo. Ello significa que AOL Latin America tuvo que negociar acuerdos con las empresas telefónicas y de cables para que proporcionaran acceso a la Red.

Ya que muchas de esas firmas eran competidoras, dichos acuerdos fueron difíciles de forjar, dijo Marc Einstein, analista de América Latina de la firma Pyramid Research.

La empresa tuvo además problemas con las empresas que brindaban acceso libre a Internet en Brasil como iG. Aunque estas empresas tenían dificultades para obtener beneficios, lograron atraerse clientes a costa de las otras. Además, AOL cobraba más que las demás, explicó Fernández.

AOL encaró problemas similares cuando entró a mediados del 2000 en los mercados de Argentina y México.

En muchos países de América Latina, las empresas telefónicas locales cobran sus tarifas por minuto en lugar de una tarifa fija por llamada, dijo Einstein. Ello contribuye al costo del uso de la Red, y llevó a que los usuarios no se inclinaran por AOL.

Parte de ese fracaso ocurrió al mismo tiempo que el mercado de banda ancha se expandió rápidamente por América latina, un problema que costó igualmente a AOL millones de suscriptores en Estados Unidos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.