LOS URREA ARBELÁEZ SON LOS DUEÑOS ÚNICOS DE LEONISA

LOS URREA ARBELÁEZ SON LOS DUEÑOS ÚNICOS DE LEONISA

Bajo un acuerdo de confidencialidad se mantienen los detalles de la forma como se realizó la subasta que puso fin al conflicto entre las dos familias socias y propietarias de Confecciones Leonisa. (VER GRAFICO: CONFECIONES LEONISA S.A. EN CIFRAS)

15 de marzo 2005 , 12:00 a.m.

Bajo un acuerdo de confidencialidad se mantienen los detalles de la forma como se realizó la subasta que puso fin al conflicto entre las dos familias socias y propietarias de Confecciones Leonisa.

(VER GRAFICO: CONFECIONES LEONISA S.A. EN CIFRAS).

Joaquín Urrea y sus once hijos Urrea Arbeláez son ahora los dueños únicos de la empresa fundada en Medellín el 20 de noviembre de 1956 y que nació como una Sociedad Comercial Colectiva, denominada Jiménez Aristizábal & Cía. Confecciones Leonisa.

Se sabe que el pasado viernes, se realizó en Panamá la subasta acordada por las familias el año pasado como fórmula para dirimir el conflicto que venía de tiempo atrás y que se hizo evidente durante la asamblea de accionistas de 2004.

La manzana de la discordia se originó fundamentalmente por la decisión sobre el destino de las utilidades de la empresa pues mientras los Urrea Arbeláez defendían la distribución de éstas para diversificar los negocios, las tres hermanas Urrea Jiménez, hijas de Julio Ernesto Urrea, fallecido en el 2003, defendían el criterio de que las ganancias se reinvirtieran en la empresa.

El 11 de noviembre pasado y con la labor facilitadora de la Superintendencia de Sociedades, las dos familias, que tenían cada una el 50 por ciento de la sociedad, acordaron que solo una asumiría el control y que la venta de las acciones de una a la otra se haría a través de un mecanismo de subasta privada.

Tal como quedó planteado entonces en el acta, bajo estrictos acuerdos de confidencialidad sobre la forma como se realizó la subasta, se desató el vínculo societario . Se sabe que las dos familias harían una oferta a la contraparte y que depositarían los títulos en una fiducia antes de que se realizara la subasta.

Todo salió tal como lo acordaron las partes pues al final del trámite, hubo besos, abrazos entre las dos familias y mucha nostalgia entre los miembros de la familia Urrea Jiménez que terminó vendiendo su parte a los Urrea Arbeláez.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.