A LAS PUERTAS DEL AMOR

A LAS PUERTAS DEL AMOR

La iglesia de Las Aguas, en la época de la Colonia, era el límite de la ciudad. Por ahí se salía hacia el Norte y Bogotá se acababa. Es el más sencillo de los lugares religiosos del Centro Histórico, con poco arte y retablos.

02 de enero 2005 , 12:00 a.m.

La iglesia de Las Aguas, en la época de la Colonia, era el límite de la ciudad. Por ahí se salía hacia el Norte y Bogotá se acababa. Es el más sencillo de los lugares religiosos del Centro Histórico, con poco arte y retablos.

Por eso le gusta a Alexandra Cáceres Espitia, guía turística de la Oficina de Sueños. Y ahí inicia su recorrido Historias de amor de La Candelaria, que hoy es a las 6 p.m. e incluye un paseo con cuentos románticos, algunos dolorosos, otros para admirar y unos más para soñar.

Es un plan diferente para el comienzo del año, que acaba, si se quiere, con una noche en el Hotel de la Opera. Es apto para todos, pero especialmente para las parejas que, además, tengan la intención de ver La Candelaria de un modo distinto en un festivo y de sentir a cada paso que ahí sí vive la historia.

Una antojada con los amores de por ahí.

***.

Bolivar y Manuelita.

Para evitar chismes, Manuela Sáenz salía todas las noches a ver a su amado, el Libertador Bolívar, en el Palacio de San Carlos, guardada en disfraces y pañolones.

Lo cuidó en sus enfermedades y en la Noche Septembrina su valor salvó a Bolívar: cuando este saltó por la ventana se quedó enfrentando a los traidores.

Sobre esta historia se han escrito decenas de libros. Pero nada como una de las cartas que Bolívar le envió: "... El hielo de mis años se reanima con tus bondades y tus gracias. Tú das amor a una vida que está expirando. No puedo estar sin ti, no puedo separarme voluntariamente de mi Manuela...".

***.

Los amantes que se escaparon.

La casa del Oidor español es hoy una Universidad. Pero allí, en la Colonia, Bernardino Angel de Isunza vivió los dolores de la pasión que sentía por María Teresa de Orgaz, la angustia de su ausencia y el sobresalto de la huida. Todo por amor.

El era español y ella criolla, y las leyes impedían el enlace. Los Orgaz, entonces, enviaron a la joven al Convento de Santa Clara, para que se olvidara del Oidor.

El español hizo que el artista Gregorio Vásquez de Arce y Ceballos fuera su mensajero. Su trabajo en obras del convento se lo permitían. Las cartas fueron y vinieron.

Pero como el amor no vive de mensajes, el Oidor organizó una fuga. El artista ingresó al convento con unas ropas de hombre y sacó a la joven. Los amantes dejaron la ciudad y desaparecieron.

***.

Arte y corazón.

José Asunción Silva, el poeta, era el dueño de una casa hermosa. Allí nació su afición por la poesía, que con el paso del tiempo se convirtió en un amor puro.

Hoy, el lugar es un sitio de letras y encanto. El patio central, lleno de plantas, evoca al poeta, su vida melancólica y su suicidio, el 23 de mayo de 1896, con un certero tiro en el corazón.

Sin idea de dónde estaba este órgano, le pidió a un amigo médico que le indica el lugar. No falló.

***.

Juntos al atardecer.

No hay datos sobre sus nombres, pero cuentan que en la casa donde funciona el Instituto Colombiano de Antropología e Historia (Icah), un naranjo del patio que murió hace poco recordó día tras día la historia de una pareja que se amó más allá de la muerte.

El y ella siempre veían el atardecer desde el balcón de la casa. Al morir la esposa, el marido la mandó a embalsamar y cada tarde la sacaba al balcón.

Al fallecer él, ambos fueron enterrados en el patio, justo donde nació el naranjo que, según la gente de La Candelaria, siempre dio frutos, sin importar qué época del año fuera.

Informes sobre el recorrido, teléfonos 4810235 (Oficina de Sueños) y 3361309 (Hotel de la Opera). Costo del paseo por La Candelaria, 20.000 por persona. Valor del alojamiento en el hotel, incluido desayuno y coctel, 207.500 pesos con IVA incluido.

---.

fotos Martin Garcia

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.