YO PUEDO

YO PUEDO

Fue en seco. Mi cabeza golpeó contra las piedras del fondo del río. Oscuridad total. Un corrientazo en todo el cuerpo precedió la perdida de mis movimientos desde el cuello. Sentí angustia y el agua turbia me arrastraba sin control.

30 de enero 2005 , 12:00 a.m.

Fue en seco. Mi cabeza golpeó contra las piedras del fondo del río. Oscuridad total. Un corrientazo en todo el cuerpo precedió la perdida de mis movimientos desde el cuello. Sentí angustia y el agua turbia me arrastraba sin control.

"Es muy grave", pensé, y por primera vez en diecinueve años tuve que tomar una decisión de trascendencia: dejarme morir o hacer lo posible por continuar con vida. Opté por lo segundo. Al rato me sacaron y personalmente orienté mi traslado al hospital.

Allí los médicos fueron tajantes: mi lesión en las vértebras del cuello impedía la posibilidad de respirar por mi cuenta y la probabilidad de muerte era alta. A los pocos días supe que nunca más volvería a moverme. Mi vida cambió, el deseo de ser médico se esfumó y con él todos los sueños de juventud.

La rehabilitación intensiva, las terapias y los hospitales fueron mi rutina durante tres años. Antes de empezar el cuarto año del accidente, ingresé a la Universidad Nacional. Decidí ser psicólogo, era una necesidad, de alguna manera debía ayudarle a la gente. Mi cercanía al dolor y al sufrimiento me proporcionaron experiencias que podía compartir. Estudié como todos y me gradué como todos.

Hoy tengo un proyecto de vida que está en construcción permanente, cimentada en el apoyo y el afecto de mi familia, de mis amigos, de mis compañeros y sobre todo de mi esposa, con quien me casé hace 11años.

Trabajo en el servicio de rehabilitación de la Clínica San Pedro Claver, en Bogotá, desde hace 10 años y en ocasiones se me olvida que me desplazo en una silla de ruedas hace veintidós años, desde que simplemente dije: "Yo puedo".

Erick Octavio Acosta Molina.

FOTO/Mauricio Moreno EL TIEMPO.

Erick es un hombre feliz. A veces olvido que me desplazo en una silla de ruedas desde hace 22 años , dice.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.