BARICHARA, UNA JOVEN DE 300 AÑOS

BARICHARA, UNA JOVEN DE 300 AÑOS

El pueblo más bonito del oriente colombiano amaneció hoy, si tal cosa es posible, más bonito que de costumbre. En sus balcones se posaban orgullosas banderas con los colores nacionales mientras las flores adornaban las calles empedradas que le valieron a Barichara (Santander) ser declarado en 1978 Monumento Nacional.

30 de enero 2005 , 12:00 a.m.

El pueblo más bonito del oriente colombiano amaneció hoy, si tal cosa es posible, más bonito que de costumbre. En sus balcones se posaban orgullosas banderas con los colores nacionales mientras las flores adornaban las calles empedradas que le valieron a Barichara (Santander) ser declarado en 1978 Monumento Nacional.

Sus cuatro capillas, que compiten en belleza con el imponente templo principal, brillan con el fulgor de nuevos sistemas de iluminación y la fuente del parque principal volvió a funcionar después de permanecer apagada por varios años. De esa manera, la población, (a 110 kilómetros de Bucaramanga y 420 de Bogotá) se engalana para celebrar los 300 años del milagro que le dio origen.

Para la fiesta, los habitantes se ataviaron con camisas blancas y pantalones negros, los hombres; y las mujeres con blusones bordados y faldas amplias.

Los patiamarillos (como son llamados coloquialmente los habitantes de este municipio) saldrán al parque principal para revivir un día de mercado al mejor estilo del siglo XVIII. Sombreros y pañuelos rojos, además de las infaltables cotizas, completan el atuendo tradicional.

"Vamos a estar vestidos con los trajes típicos, queremos revivir las ventas, los tiestos de barro, las artesanías... Ese mercado debe ser la esencia del folclor de nuestro municipio", dijo el alcalde Guillermo Bautista Silva, al inaugurar las celebraciones con una salva de cañones que rompió el silencio de la apacible mañana barichara, el pasado jueves.

La misma plaza que sirvió de escenario para películas como Técnicas de Duelo y Aguilas no cazan moscas será hoy el telón de fondo para docenas de tenderetes, en los que se ofrecerán a propios y visitantes productos tradicionales como cabro, pepitoria, dulces típicos, chicha y guarapo. Todo para celebrar una historia que comenzó en 1705, cuando a un campesino se le apareció la Virgen.

Cuenta la leyenda que la imagen surgió en una formación de cal en un sitio cercano a lo que hoy es la entrada al pueblo. Desde entonces la llamaron la Virgen de la Piedra y comenzaron las peregrinaciones de fieles que querían verla o tocarla.

Fue tal la romería que dio origen a un caserío que en 1714 se erigió en parroquia y, posteriormente, en 1887, en municipio. Por eso, desde el comienzo el destino de Barichara estuvo, literalmente, grabado en piedra.

De piedra son sus calles -las mismas que usaron los indígenas guanes en los caminos que luego restauró el alemán Geo Von Lengerke- y de piedra y barro es su templo. Incluso los recuerdos que a menudo compran los turistas son hechos en piedra por docenas de talladores o picapiedras que trabajan en sus talleres.

La patiamarilla mayor.

En la puerta de su casa, sentada en una mecedora, doña Ana Lucía Núñez de Jiménez probablemente sea de los pocos habitantes de Barichara que recuerda un día de mercado de los de antes.

A sus 96 años se confiesa emocionada de pensar en que el pueblo reviva lo que para ella alguna vez fue un domingo normal.

"Es muy bonito ver el pueblo vestido de esa forma. Me emociona ver a los jóvenes representando la historia de mi pueblo , dice con su voz frágil y entrecortada, Ana Lucía. Luego, un par de lágrimas de emoción ruedan por su rostro.

La abuela decidida a no perder detalle de las celebraciones, salió a su balcón para ver desfilar las bandas marciales e incluso, a pesar de sus dolencias, se apuntó en la excursión a Guane, corregimiento vecino a 9 kilómetros. Según recuerda, su última visita fue hace al menos 20 años.

Como ella, el pueblo entero se volcó para tomar parte de los cuatro días de fiestas en los que los baricharas dieron testimonio del enorme valor histórico y patrimonial de la localidad.

En una muestra de gratitud por sus hijos ilustres, el programa incluyó una solemne concelebración eucarística presidida por el obispo de la Diócesis de Socorro y San Gil, monseñor Ismael Rueda Sierra, acompañado por varios sacerdotes patiamarillos y algunos ex párrocos de su templo.

Por supuesto la agenda incluyó rumbas como la de la noche del sábado en la que locales y turistas bailaron y festejaron en el parque principal hasta entrada la madrugada. Los festejos, en su mayor parte, fueron un reflejo del carácter de este excepcional municipio.

Retretas diarias, desfiles con bandas populares y quemas de fuegos artificiales se alternaron con actividades culturales como danza folclórica, tradición oral y música coral en las que participaron grupos artísticos y universidades de otras partes del departamento.

Fiel a su tradición histórica, la cuna de Aquileo Parra, único presidente santandereano (1876-1878) también dedicó espacios privilegiados a actividades como la sesión conjunta que el sábado realizaron la Academia de Historia de Santander y el Centro de Historia de Barichara; el lanzamiento de un libro del maestro Jorge Valencia Jaramillo y otro de Antonio Bohórquez Orduz, magistrado del tribunal Superior de Bucaramanga.

Hoy, la programación comenzará a las 7 de la mañana frente a la Alcaldía desde donde partirá una caminata a Guane. Allí se realizará un encuentro de tradición oral.

Tanto la administración local como los habitantes de Barichara parecen coincidir en que estos cuatro días son apenas el comienzo de la fiesta, pues anuncian más actividades para los restantes once meses del año.

De hecho, desde ya confían en haber puesto la primera piedra para la construcción de sus próximos 300 años de historia.

POR ANIVERSARIO LANZA CAFE TIPO EXPORTACION.

Los tres siglos de Barichara alcanzaron suficiente resonancia como para merecer la emisión de un café tipo exportación dedicado a la ocasión.

Con la presencia del gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Gabriel Silva Luján, se lanzará hoy el Café Barichara 1705-2005.

A partir de esta semana 8.000 kilos del café conmemorativo, cultivado a la sombra de más de 500 hectáreas aledañas a Barichara, comenzarán a ser distribuidos en las tiendas Juan Valdéz de Colombia y Estados Unidos.

Para el empaque fue seleccionado el trabajo en papel fique que coordina la Fundación San Lorenzo.

Se trata de un homenaje a la calidad de la producción regional, cuna de la actividad cafetera en el país, que cuenta con representantes como el café Mesa de Los Santos, considerado por su pureza, sabor y aroma como un auténtico café gourmet y que goza de reconocimiento nacional e internacional.

FOTO/Christian Plazas Rueda.

- Con atuendos tradicionales las bandas marciales de los colegios de Barichara marcharon por el pueblo para celebrar un año más de aniversario.

- Los balcones del pueblo más bonito del oriente colombiano lucen banderas de los colores nacionales para decorar las calles empedradas de esta población santandereana.

- A sus 96 años, Ana Lucía Núñez de Jiménez es la barichara de mayor edad.

- El parque central es el escenario de la mayoría de las actividades programadas para la conmemoración de los 300 años.

- Las capillas fueron adornadas con nuevos sistemas de iluminación.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.