PRENSA Y CONFLICTO: RÉPLICAS A PLINIO MENDOZA

PRENSA Y CONFLICTO: RÉPLICAS A PLINIO MENDOZA

Prensa responsable y patriota? Ganar la guerra contra las Farc, doblegar sus intenciones, vencer a los subversivos o terroristas no depende de la libertad de información que el Estado le conceda a la prensa ni del férreo respaldo de los medios a los planes del Gobierno. Creer, como el embajador Plinio Apuleyo Mendoza que los periodistasestamos obligados moral y jurídicamente a favorecer a una de esas dos partes: la que representa la ley y el orden institucional y a combatir la otra, la que mediante acciones terroristas salpica de sangre y de horror al países una pretensión que daría al traste con la esencia y razón de ser de la prensa en un régimen democrático. (VER TAMBIEN: INFORMADORES O INFORMANGES, ENTRE GUERRA Y PROPAGANDA)

29 de enero 2005 , 12:00 a.m.

Prensa responsable y patriota?.

Ganar la guerra contra las Farc, doblegar sus intenciones, vencer a los subversivos o terroristas no depende de la libertad de información que el Estado le conceda a la prensa ni del férreo respaldo de los medios a los planes del Gobierno. Creer, como el embajador Plinio Apuleyo Mendoza que los periodistasestamos obligados moral y jurídicamente a favorecer a una de esas dos partes: la que representa la ley y el orden institucional y a combatir la otra, la que mediante acciones terroristas salpica de sangre y de horror al países una pretensión que daría al traste con la esencia y razón de ser de la prensa en un régimen democrático.

(VER TAMBIEN: INFORMADORES O INFORMANGES, ENTRE GUERRA Y PROPAGANDA).

Es claro que el Gobierno elegido por las mayorías y sus Fuerzas Armadas no son equivalentes a los grupos subversivos, autodefensas o paramilitares, pero esto no puede ser principio para favorecer, porque sí, al Gobierno ni razón para que las informaciones predominantes de la guerra sean las que entregue el Ministerio de Defensa o la Casa de Nariño, o lo que es peor, que los periodistas se conviertan en informantes de los organismos de seguridad y terminen cobrando recompensas o vestidos con los camuflados del Ejército para cumplir con la obligación moral y jurídica que propone el periodista Plinio Apuleyo.

La obligación moral y profesional de la prensa es con la búsqueda de la verdad, con el ejercicio responsable de la profesión cara al bien común, no simplemente con la parte que representa la ley y el orden institucional. la prensa tiene la obligación de investigar, informar y denunciar lo que no va bien y este es uno de sus principales aportes a la sociedad. acaso el patriotismo de la prensa depende del respaldo que le brinde al gobierno en su lucha contra la subversión y el terrorismo? su patriotismo dependeré más de la condena a la violencia irracional.

Los errores que algunos periodistas y medios han cometido en el cubrimiento del conflicto, incluyendo el reportaje light de Cromos, titulado Al otro lado de la guerra , no pueden ser utilizados para proponer que la prensa entre en formación, en fila recta y a discreción de los intereses del Gobierno. Esto no le haría bien a la opinión pública ni a la democracia. La reciente alineación de algunos medios de Estados Unidos a favor de los ataques de Bush a Irak le restaron credibilidad y profesionalismo al periodismo de ese país.

El Embajador también se pregunta por la manera como acceden los periodistas a los guerrilleros o terroristas, inquietud que el común de la gente también se hace cuando cuestiona por qué un periodista puede llegar con sus cámaras y grabadoras a sus campamentos y las autoridades no. Hasta esos lugares no se llega por inspiración divina, tampoco es un misterio. Las Farc, por ejemplo, también utilizan los medios como trincheras y por eso conceden entrevistas a quienes les venga en gana. En estos casos, cuenta mucho el grado de independencia y procedimiento que el medio y el periodista utilizan para lograr una entrevista, esta circunstancia siempre es definitiva a la hora de juzgar la conveniencia o no de darle pantalla o micrófono a una persona que utiliza métodos violentos para vencer. Sobre esto los directores de los medios tienen la última palabra. Hasta dónde entregar la independencia de la información?.

En la mayoría de los casos, buscar y cumplir una cita periodística con los guerrilleros no es perder la independencia profesional, tampoco supone ser neutral o apátrida. Ir a confrontar una de las fuentes del conflicto, sea subversivo, guerrillero o terrorista, es un deber del buen periodista. Conocer lo que pretenden, piensan y hacen los protagonistas y antagonistas de la barbarie colombiana es necesario para orientar a la opinión que necesita tener la versión de todos los actores y partes para interpretar y analizar con acierto.

Además, en España, Alemania, Italia o Inglaterra, países en los que el periodista puede terminar en la cárcel por hablar con guerrilleros o terroristas, los gobiernos y la prensa han definido pactos y consensos, tácitos o explícitos, para no decir nada o decirlo distinto. En Colombia la situación es diferente, el Gobierno habla con ellos, un día los define como terroristas, otro los reconoce como interlocutores, les propone ideas y hasta lleva a los periodistas a cubrir sus procesos de negociación. El embajador parece confundir las realidades de Dinamarca con las de Cundinamarca.

La relativa independencia crítica de los periodistas en Colombia no es ausencia de principios o compromiso social y aquí radica buena parte del principio de no neutralidad de la prensa frente a la barbarie. Se equivoca el Embajador en la sustentación de la no neutralidad al pretender alinear a la prensa con la defensa del orden institucional. Visto así, es un planteamiento incompleto. Los periodistas no deben ser neutrales, es verdad. No podemos ser neutrales frente a la destrucción social. El periodista debe defender las instituciones democráticas, los valores propios del ser humano, sin importar las ideologías, los grupos políticos, los intereses económicos o creencias. El periodista debe defender la vida humana, la racionalidad, lo justo, la libertad y esto también abarca la denuncia de arbitrariedades, corrupción e irregularidades del Estado (...).

Decano de la Facultad de Comunicación y Periodismo de la Universidad de La Sabana, Presidente del CPB.

Excomunión?.

Ante la idea de Plinio A. Mendoza de darles cárcel a los periodistas que entrevisten a subversivos, esto sería como si al Papa le diera por excomulgar a los sacerdotes que no revelen secretos de confesión de pecados contra la Iglesia.

Jorge Gómez P.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.