TRES OREJAS Y UNA GRAN FAENA

TRES OREJAS Y UNA GRAN FAENA

Ayer en la Santamaría se dio la corrida de rejones. Exitosa, con momentos inolvidables y bellos. Y con casi lleno. La gente gozó y se fue feliz. Ni se diga el ganadero. Y los empresarios. Tanto que anunciaron, para el 6 de marzo, una corrida extraordinaria con los mismos rejoneadores hispanos y un colombiano.

31 de enero 2005 , 12:00 a.m.

Ayer en la Santamaría se dio la corrida de rejones. Exitosa, con momentos inolvidables y bellos. Y con casi lleno. La gente gozó y se fue feliz. Ni se diga el ganadero. Y los empresarios. Tanto que anunciaron, para el 6 de marzo, una corrida extraordinaria con los mismos rejoneadores hispanos y un colombiano.

Andy Cartagena, Diego Ventura y Juan Rafael Restrepo, salieron al ruedo en tres bellos corceles de distinto color. Uno blanco, uno tordo rodado y un castañito. Si el encierro de Orbes hubiera sido lidiado por toreros de a pie, tal vez habrían indultado un par. Cuatro toros fueron buenos, pero sobre todo dos excelentes, que perseguían con raza, incansables, que remataron en los burladeros y en los capotes iban abajo.

Andy Cartagena paró al primer toro con los rejones de castigo, que son unas descomunales hojas que seguramente desbordan todos los reglamentos. Así las están usando. Después, en un tordo rodado y torero, llevó emoción cuando el caballito hacía el famoso terra-terra, como un tamborilero en la arena, citando al toro de largo, jugando, recreándose el caballo y yéndose de frente para que su jinete colocara los pares en todo lo alto. Puso otros al violín desde uno blanco, con el que mató de una espada desprendida, para cortar las dos orejas.

Después lidió un toro bizco y rajadito, que se entableró y que dio ocasión para que el tordo volviera a deleitar a la afición que lo acompañaban con las palmas. De pronto surgió un par de banderillas al violín, que demoró en colocar como si fuera una inyección de aceite, pasando por un estrecho saguán contra las tablas. Cuando entraba a matar, el caballo resbaló y ambos se fueron al piso. El toro no hallaba a quién herir. Por suerte no acertó en ninguno. Cortó una oreja, larga. De burro, dijeron por ahí.

A PUNTO DE TRIUNFAR.

Juan Rafael Restrepo, en Belmonte , un tordo mosqueado y encintado con los colores de la bandera de Colombia, colocó los rejones de castigo. Después, logró el temple cuando ponía banderillas, para llevarse al bravo toro en la penca de su caballo, como jugando a la rueda-rueda de tiempos del colegio. Puso una linda rosa, como un beso robado. Todo iba bordado, pero el toro no cayó de dos rejones y el sobresaliente, Orlando Sánchez, tuvo que entrar a matar y casi no acaba con el bravo, aplaudido en el arrastre. En el otro, brindado a Marcel Herdoiza, ganadero ecuatoriano, no tuvo el mismo temple y la decisión que en el anterior. Otro de indulto. Pero estuvo bien, cumplió, puso buenos pares. Y ha podido cortar oreja, pero falló con el rejón de muerte.

Diego Ventura no cortó orejas, pero quedó en el recuerdo de la afición. Comenzó en un alazán cuatralbo, alto, como para saludar a la novia en un segundo piso. Luego colocó banderillas de gran exposición. Pero de pronto el toro también se sintió con bríos y saltó al callejón. Todo el mundo volaba a la arena como pollos a las 6 de la mañana. Pero no pasó del susto y de las risas. El toro fue manso y Ventura no pudo cortar oreja.

En el último vino lo mejor de la tarde. Rejones de castigo precisos. Y después, en el tordo más torero que vimos, puso tres espectaculares pares de banderillas al quiebro, de poder a poder, que pusieron la plaza de pie. Dejaba los palos y después de la espectacular cabriola salía vibrante. Y el caballo airoso, con la orejas palante. Hubo pares a dos manos, cortas y rosas bellas. Todo limpio. Inolvidable. Lástima que pinchó y comenzó a descabellar, como picotazo de paloma. Y así no hemos visto morir a un toro bravo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.