FILÓSOFO HACE VIDEO SOBRE JESUCRISTO

FILÓSOFO HACE VIDEO SOBRE JESUCRISTO

Durante ocho meses, al licenciado en filosofía Carlos Díez le dieron las tres de la mañana con los ojos clavados en una pequeña mesa de dibujo con vidrio, mientras pintaba a Jesucristo en infinidad de posiciones.

04 de enero 2005 , 12:00 a.m.

Durante ocho meses, al licenciado en filosofía Carlos Díez le dieron las tres de la mañana con los ojos clavados en una pequeña mesa de dibujo con vidrio, mientras pintaba a Jesucristo en infinidad de posiciones.

Durmiendo cinco horas al día pintó y fotografió más de 7.000 dibujos de la pasión de Cristo, que conforman un video en dibujos animados de 11 minutos que llamó Crucifixión. Una versión personal y con humor cáustico en la que el Hijo del Hombre vive su calvario.

En el video, Jesucristo es llevado por un soldado romano a una venta de cruces (como si fuera un almacén de ropa). Allí le toman medida para encontrar la talla de la cruz apropiada y es obligado a arrastrarla hasta el monte de su crucifixión.

"Pensé 12 maneras posibles para que cargara la cruz y las dibujé", cuenta este profesor de filosofía del arte de la Universidad de Antioquia.

Así lo diga con tanta tranquilidad, que hace creer que fue un trabajo fácil, en realidad fue un asunto tan dispendioso que solo pudo llevarlo a cabo cuando perdió su puesto en la Contraloría de Medellín, hace dos años.

"Primero hice varios ensayos, busqué programas de computador, leí muchísimo. Todo se tenía que mover porque un dibujo animado debe tener, por lo menos, 18 cuadros por segundo", dice.

Cuando se sintió listo inició el dibujo de bocetos en papel reciclado que le regalaban amigos de distintas oficinas. Los delineó con tinta china y los pintó con la técnica de aguada. Luego siguió el proceso de tomarles una foto digital y limpiarlos en su computador, que como su mesa, fue armado por él mismo.

Todo en un pequeño cuarto junto a la sala de su casa, en donde los papeles están por todas partes "En un día de trabajo hacía como 5 segundos", dice.

Un poco de humor.

Con la música contundente de la Pasión según San Mateo, de Bach, Jesucristo deja de ser Dios para convertirse, más que en un hombre decidido a afrontar su destino, en un ser agobiado por la incomodidad de la cruz.

Luego de tomarle las medidas en el almacén de cruces intenta arrastrar el madero. Lo jala, lo carga en la espalda, lo empuja con los pies, lo lleva al hombro, trata de asirlo desde su parte más baja, pero nunca se acomoda. Se despeña por una pendiente y hasta hace venias con sarcasmo a la gente que lo ve.

"Los que lo ven quieren reír, pero muchos se abstienen porque es como reírse de Dios. Pero en realidad es algo bastante gracioso", comenta Díez.

Aunque tiene muy buena calidad, a Crucifixión solo lo han visto algunos amigos, colegas y alumnos de la universidad. Tal vez porque para él es mejor imbuirse en el dibujo. "Narrar con imágenes es apasionante e inquietante. Uno pierde vida social, se enclaustra, y a veces lo tienen que sacar los amigos a ventilarse, pero todo trabajo tiene su renuncia. Las cosas no se hacen solas, hay que hacerlas", concluye.

FOTO: Carlos Díez, obsesionado por el dibujo animado, aprovechó que lo despidieron de su trabajo para hacer un video de once minutos con su versión de la crucifixión.

Julio César Herrera / EL TIEM PO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.