COLOMBIA, LLENA ERES DE GRACIA

COLOMBIA, LLENA ERES DE GRACIA

Cada minuto, ayer, en Pereira, parecía predestinado para una noche de gloria. Tanto, que nadie sabe con certeza en qué instante se inauguró la fiesta, si en la gambeta milimétrica de Hugo Rodallega que dejó tirado en el suelo al arquero Renan y le dio el gol de la victoria a Colombia sobre Brasil 1-0, si en su breve baile para celebrar una marca histórica de anotaciones en un Suramericano Sub-20 o, quizás, en el momento en el que, primero con timidez y luego con firmeza, más de 30.000 personas empezaron a gritar campeón, Colombia, campeón desde las tribunas.

31 de enero 2005 , 12:00 a.m.

Cada minuto, ayer, en Pereira, parecía predestinado para una noche de gloria. Tanto, que nadie sabe con certeza en qué instante se inauguró la fiesta, si en la gambeta milimétrica de Hugo Rodallega que dejó tirado en el suelo al arquero Renan y le dio el gol de la victoria a Colombia sobre Brasil 1-0, si en su breve baile para celebrar una marca histórica de anotaciones en un Suramericano Sub-20 o, quizás, en el momento en el que, primero con timidez y luego con firmeza, más de 30.000 personas empezaron a gritar "campeón, Colombia, campeón" desde las tribunas.

En realidad, pudo ser mucho antes. Tal vez cuando, en el juego de apertura, Argentina y Uruguay terminaron empatados sin goles, con lo cual a Colombia un empate nada más le bastaba para asegurar su clasificación al Mundial juvenil de Holanda.

Parecía el anuncio de la victoria, pero la algarabía tuvo que esperar. En los 45 minutos del arranque fueron los brasileños quienes más se acercaron, gracias a que una y otra vez Filipe se apoderaba del costado izquierdo para llevar el balón y a que los remates de media distancia de Fernandinho se volvieron una amenaza constante.

Pero, incluso ahí, cuando Colombia extrañaba un creador, nada contrarió la celebración. Los tres defensas centrales y el arquero Libis Arenas, fueron impasables.

Hasta que llegó el minuto dos, esta vez del segundo tiempo, en el que Rentería, con un toque corto, habilitó a Rodallega y detuvo el pulso del estadio durante unas centésimas de segundo. Las necesarias para tomar aire y gritar el gol.

La fiesta había empezado, aunque todavía faltaban la mano providencial de Arenas para salvar a Colombia en el minuto 13 o el gesto de los fanáticos, que aplaudieron y entonaron el nombre de Wason Rentería luego de la increíble tarjeta roja que le sacó el árbitro uruguayo Martín Vásquez -en un pésimo día- después de ser agredido por Diego -también expulsado-.

Es que ayer, cuando Colombia incluso se dio lujos en el remate con Brasil y sumó nueve puntos al frente del hexagonal final, todo era el inicio de una noche de gloria.

PALMAS PARA...

Con el triunfo 1-0 sobre Brasil, Colombia sumó nueve puntos en el Suramericano Sub-20 y aseguró su participación en el Mundial juvenil de Holanda, a disputarse en junio de este año. Ahora la lucha será por el título del torneo.

FOTO/AP.

Hugo Rodallega celebra con sus compañeros el gol que le dio la clasificación a Colombia al Mundial de Holanda.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.