REBELDE PROMETIÓ ENTREGARSE

REBELDE PROMETIÓ ENTREGARSE

El levantamiento de un ex militar insurgente en un poblado de la sierra peruana la madrugada del primer día del 2005 sorprendió al presidente Alejandro Toledo vacacionando en un balneario al norte del país.

03 de enero 2005 , 12:00 a.m.

El levantamiento de un ex militar insurgente en un poblado de la sierra peruana la madrugada del primer día del 2005 sorprendió al presidente Alejandro Toledo vacacionando en un balneario al norte del país.

Allí había llegado para despedir un año en el que su popularidad llegó a los niveles más bajos, acosado por una serie de cuestionamientos de corrupción y malos manejos en su gobierno.

La mayoría de los peruanos superó la resaca de año nuevo al conocer la noticia de la toma de la comisaría de Andahuaylas, en el departamento de Apurímac -a 897 kilómetros al sureste de Lima-, a manos de Antauro Humala Tasso, líder del denominado Movimiento Etnocacerista , grupo integrado por reservistas del Ejército del país andino.

La acción armada inicialmente dejó cinco policías heridos, al igual que dos de los más de 150 etnocaceristas que participaron en el ataque. Sin embargo, la situación se agravó la madrugada de ayer, cuando un patrullero sufrió una emboscada por parte de los insurgentes, que culminó con la muerte de cuatro efectivos policiales.

La comisaría continúa tomada por Humala, quien mantiene retenidos en el interior a 13 policías. El rebelde exigió la renuncia del presidente Alejandro Toledo y calificó la medida como protesta ante el supuesto "maltrato a las Fuerzas Armadas y policiales" luego del pase al retiro de varios oficiales, entre ellos su hermano Ollanta.

El teniente coronel del Ejército Ollanta Humala, quien hasta antes de su pase al retiro, la última semana del 2004, se desempeñaba como agregado militar del Perú en Corea del Sur. Ollanta es el mismo que en el 2000 lideró una rebelión contra el gobierno de Alberto Fujimori y la red de corrupción dirigida por Vladimiro Montesinos, desde un cuartel militar en la ciudad de Tacna.

La respuesta del Gobierno de Toledo -quien culminó el 2004 con un preocupante 9 por ciento de aprobación de su gestión-, ha sido enérgica.

Acompañado de varios de sus ministros, el mandatario peruano, en conferencia de prensa el sábado, declaró el Estado de Emergencia en Andahuaylas y dio un ultimátum a Humala y los etnocaceristas al exhortarlos a que "abandonen su propósito o sufrirán las consecuencias de la ley".

Y ayer, Toledo declaró ante la prensa que su Gobierno actuará con mano dura y sin contemplaciones ante la toma de una comisaría. "Democracia sí, pero mano dura, fuerte y sin contemplaciones para aquellos que toman dependencias públicas, que han matado y que tienen rehenes; eso mi gobierno no lo va a permitir", dijo el Presidente.

Llamado desde Seúl.

Humala anunció anoche que entregará las armas al mediodía de hoy "en presencia del pueblo".

"Nos comprometemos a no disparar (hasta el lunes al mediodía) pero que la otra parte (Gobierno) tampoco nos hostigue ni dispare. La entrega será en horario diurno, delante de la población y con respeto a la dignidad de mis tropas", añadió el mayor retirado del Ejército.

Humala reclamó también que sea restablecida la línea telefónica de la estación policial tomada porque los reservistas del Ejército "quieren despedirse de sus familias antes de ser detenidos".

La postura de entregar las armas se produjo luego que el primer ministro Carlos Ferrero le hizo esa exigencia al grupo y le pidió liberar a los rehenes, garantizándoles el pleno respeto a sus vidas.

Poco antes, desde Seúl, Ollanta Humala instó a su hermano mayor a deponer las armas y aseguró que Antauro está dispuesto a hacerlo si el Gobierno no actúa de manera violenta y establece canales de comunicación. Dijo también que Antauro está dispuesto a negociar con el Gobierno a través de la Iglesia o la Defensoría del Pueblo. Emulo de chávez Analistas como Nelson Manrique y Alberto Adrianzén coinciden en que la aventura `etnocacerista persigue intereses personalistas y pretende repetir el "éxito político" que obtuvo Hugo Chávez después de su fracasado intento de golpe de Estado en Venezuela. Para el sociólogo y analista político Nelson Manrique el `Movimiento Etnocacerista toma el nombre de Andrés Avelino Cáceres, figura heroica del Ejército Peruano que luchó en la guerra con Chile. Manrique asegura que "es evidente la relación de Humala con la figura de Hugo Chávez y su intención de repetir el ascenso político del presidente venezolano luego de su frustrado golpe de Estado". La misma opinión es compartida por el analista político Alberto Adrianzén, quien manifiesta que "se trata de un intento de golpe de Estado de carácter subversivo, que mezcla el zapatismo y el chavismo". Adrianzén explica que "el etnocacerismo en un fenómeno familiar que ha logrado captar a miles de reservistas del Ejército".

FOTO: ANTAURO HUMALA (centro), acompañado de varios reservistas del Ejército, se comprometió a no disparar pero exigió al Gobierno hacer lo mismo. AP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.