ECONOMISTAS ESPERAN QUE EE.UU. TENDRÁ EN 2005 LA DOSIS DE CRECIMIENTO QUE NECESITA

ECONOMISTAS ESPERAN QUE EE.UU. TENDRÁ EN 2005 LA DOSIS DE CRECIMIENTO QUE NECESITA

Este año la economía estadounidense no estará ni demasiado fría ni demasiado caliente, sino que podría alcanzar la temperatura perfecta.

03 de enero 2005 , 12:00 a.m.

Este año la economía estadounidense no estará ni demasiado fría ni demasiado caliente, sino que podría alcanzar la temperatura perfecta.

Esa visión optimista ilustra el consenso de 56 economistas encuestados por The Wall Street Journal. En su conjunto, los economistas esperan que el Producto Interno Bruto estadounidense se expanda a una tasa anualizada en torno al 3,6% en 2005.

La cifra es ligeramente inferior al crecimiento de 2004, que en los primeros nueve meses ascendió a un 3,9%. Pero otro año con una expansión levemente por debajo del 4% puede ser lo que la economía estadounidense necesita, según los expertos.

crecimiento ligeramente por encima de la tendencia es lo adecuado. Eliminará paulatinamente la capacidad ociosa en los mercados laboral y de productos sin desatar un alza indeseada de la inflaciónseñaló Macroeconomic Advisers LLC, una empresa de proyecciones económicas en un reciente informe a sus clientes.

Pero esto no significa que la economía estadounidense no enfrente desafíos en este año que recién empieza.

A muchos economistas les preocupa la baja tasa de ahorro de los hogares y los grandes déficit fiscal y comercial de Estados Unidos. Aunque algunos creen que podrían generar problemas en 2005, la mayoría los considera retos de largo plazo que no descarrilarán la actual expansión en un futuro cercano.

hay mucho más a lo cual se pueda apuntar como un gran problema en la economíadice David Greenlaw, economista de Morgan Stanley. En general, los economistas estiman que existe un 11% de probabilidades de que EE.UU. entre en recesión en 2005, cifra que aumenta a un 22% hacia fines de 2006.

Una economía saludable en EE.UU. impulsará el crecimiento global. Pero debido al considerable debilitamiento del dólar y al hecho de que algunos economistas predicen que el déficit comercial se empezará a reducir en 2005, EE.UU. podría dejar de ser el motor de las exportaciones globales que ha sido en años recientes. Esto significaría que las economías de Europa, Asia y América Latina necesitarán apoyarse más en su gasto e inversión doméstica para alimentar su crecimiento.

Un escenario de crecimiento moderado pero saludable este año se basa en una serie de importantes supuestos. El más notable es que los economistas esperan una estabilización o incluso un declive de los precios del petróleo, que en 2004 llegaron a alcanzar US$55 el barril.

Eso, en opinión de los encuestados, debería contribuir a frenar la inflación y reforzar el poder adquisitivo de los hogares que perdió vigor a consecuencia del alza de los precios de la gasolina y el combustible para calefacción durante 2004.

Con la inflación bajo control, los economistas creen que la Reserva Federal actuará con cautela en su campaña para subir las tasas de interés.

La mayoría de los encuestados anticipa que la tasa de fondos federales ascenderá al 3% en junio y al 3,5% en diciembre, desde su actual nivel de 2,25%. Las tasas de largo plazo, a su vez, deberían elevarse junto con las de corto plazo. Los economistas aguardan que el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años termine el año en un 5%, frente a su actual 4,2%.

El segundo supuesto clave para 2005 es que la depreciación del dólar en 2004 ha mejorado la posición competitiva de las empresas estadounidenses, lo que ayudará a aliviar el déficit comercial, que en los primeros 10 meses de 2004 se disparó a US$500.000 millones.

El año pasado el dólar cayó un 7% frente al euro y un 5% contra el yen.

A medida que mejoran las condiciones de negocios, la mayoría de los economistas predice que las empresas reemplazarán a los consumidores como el principal motor de la economía estadounidense.

Muchas de las preocupaciones que marcaron los tres primeros años de la recuperación económica, como la escasez de nuevas contrataciones, temores a atentados terroristas y el alza de los precios de las energías parecen haberse aliviado.

Sólo dos encuestados mencionaron el terrorismo como uno de los grandes temores de 2005. Las nuevas inquietudes giran en torno a la deuda del gobierno, la baja tasa de ahorro y la débil posición comercial de EE.UU.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.