EL GOBIERNO FIRMÓ 25 LEYES EN MENOS DE DOS MESES

EL GOBIERNO FIRMÓ 25 LEYES EN MENOS DE DOS MESES

Entrada gratis a los museos, defensa gratis a los más pobres, libreta militar a mayores de 28 años y hasta el reglamento taurino forman parte de las nuevas normas colombianas. (VER GRAFICO: SUPERADO RECORD DE DECRETOS)

31 de enero 2005 , 12:00 a.m.

Entrada gratis a los museos, defensa gratis a los más pobres, libreta militar a mayores de 28 años y hasta el reglamento taurino forman parte de las nuevas normas colombianas.

(VER GRAFICO: SUPERADO RECORD DE DECRETOS).

Una revisión a los textos de las nuevas leyes que entraron en vigencia durante diciembre y enero permite concluir que, aunque el período del Congreso no fue muy productivo por la aprobación de la reelección presidencial, es mejor estar alerta: puede haber más de un embuchado en las nuevas normas.

Y es que mientras el país estaba en las fiestas de Navidad y Año Nuevo, el Gobierno firmó un total de 25 leyes. Hay de todo: desde una minireforma tributaria hasta la reglamentación de las corridas de toros; desde la autorización para ingresar gratis a los museos hasta el desmonte de los privilegios pensionales de los músicos del Ejército, desde la orden de construir tres monumentos en Urabá hasta una condecoración al rector de la Universidad Libre.

Por ejemplo, la minireforma tributaria es la ley 939. Con ella quedaron de nuevo en pie las exenciones tributarias a los cultivos de tardío rendimiento. La Corte las había tumbado por vicios de procedimiento. Se trata del cacao, caucho, palma de aceite, cítricos y frutales.

La ley, sin embargo, no sólo corrigió los yerros que había encontrado la Corte sino que aprovechó la oportunidad para declarar nuevas exenciones: esta vez a la producción y comercialización de biocombustibles de origen vegetal o animal para uso en motores diesel. No tendrán IVA.

Las exenciones para los cultivos tendrán vigencia de diez años. Eso sí, el Gobierno se curó en salud y dejó los efectos retroactivos: También se beneficiarán quienes hayan sembrado acogiéndose a la ley que tumbó la Corte.

Y como no hay reforma tributaria que quede bien hecha, de una vez fueron gravados con IVA, a la tarifa del 7 por ciento, el trigo y el morcajo.

Otra ley que entró en vigencia en las pasadas vacaciones es la relacionada con el Sistema Nacional de Defensoría Pública. Forma parte de la reforma integral a la justicia penal. Se trata nada menos que de darles defensa gratuita a los cientos de miles de personas que son acusadas. Sobra decir que en Colombia el mayor volumen de delitos los cometen gentes de menores recursos que, si a duras penas consiguen para comer, poco o nada les queda para una defensa judicial.

El único problema es que los recursos para pagarles a los abogados que antes llamaban "de oficio", sólo serán equivalentes a lo que la Fiscalía recorte en gastos.

Y como esta es la época de las reformas a la justicia, también entró en vigencia una nueva ley que cambia de pies a cabeza la estructura de la Fiscalía General de la Nación. No puede haber justicia oral sin una Fiscalía con menos jerarquías y más flexible. Quienes se opusieron a esta reforma en el Congreso ya lo advirtieron: quedó hecha para que el Fiscal tenga poderes omnímodos en la planta de personal. Y con campaña a la vista, el ponqué de la Fiscalía se vuelve suculento.

El Presidente firmó también la Ley que establece nuevos requisitos para el desempeño de cargos en la justicia penal militar. Las leyes relacionadas con los militares en Colombia pasan sin dificultad alguna por el Congreso. Eso sí, tienen que ser originadas en el propio Ministerio de Defensa o en algún parlamentario afecto a la Fuerza Pública.

La nueva ley obliga a establecer unos rangos específicos para ocupar los cargos en tribunales y juzgados penales militares. Como quien dice, un teniente-juez no debe juzgar a un general.

Más sobre justicia: el Presidente firmó la ley 937 que en pocas líneas hará que salgan despachados al olvido miles de expedientes por prescripción. Para hacerlo estarán autorizados los jueces penales del circuito y los penales municipales.

En el mosaico de leyes que entraron en vigencia mientras las playas de Cartagena estaban atiborradas, no podía faltar una para declarar patrimonio histórico y cultural algún municipio del país. Esta vez le correspondió a Pore, Casanare. Para no perder detalle, la ley que lleva la rúbrica del Jefe del Estado dice: "declárese como bien de interés cultural de carácter nacional el complejo arquitectónico conformado por la antigua Iglesia de Pore, la edificación conocida como "la cárcel" y el túnel que comunica a estas dos construcciones".

Qué importancia puede tener una ley como ésta, máxime si se tiene en cuenta que este y todos los gobiernos se la pasan devolviendo, sin firma, estos proyectos porque no hay plata para financiarlos? Simple: como dicen los voceros de la oposición: forman parte del paquete de favores con que el Gobierno paga a sus parlamentarios amigos los favores recibidos.

Para la muestra otro botón: la ley 935, firmada por el presidente Uribe con fecha diciembre 30. En ella se "rinde homenaje a la provincia antioqueña de Urabá en sus 100 años de pertenecer al departamento de Antioquia". Allí se autoriza al Gobierno a construir tres monumentos: uno en homenaje al "choque e integración de las etnias y culturas de la región de Urabá", otro que "represente al trabajador bananero" y otro a los pescadores.

Cabe recordar que con el dólar por el suelo, la economía bananera de Urabá enfrenta una aguda crisis. Sin embargo, el Congreso se interesó más por la construcción de monumentos.

-Por Ley, imponen condecoraciones en el Congreso:.

A estas decisiones se agrega una, la ley 933, que ordena la condecoración en el Salón Elíptico del Capitolio al rector de la Universidad Libre, "ante la presencia de sus directivos, cuerpo docente, personal administrativo y comunidad universitaria en general".

La pregunta es: De cuándo acá las condecoraciones se ordenan mediante Ley? Para eso basta una resolución de la mesa directiva del Senado, de esas que suelen expedir en volúmenes kilométricos cuando está finalizando un período.

Y mientras se abrían las fiestas taurinas en todo el país y los enfurecidos defensores de los animales gritaban a diestra y siniestra en contra de las corridas de toros, el Gobierno expidió el nuevo reglamento taurino, una verdadera biblia para quien quiera descrestar con el tema. Se trata de la Ley 916 que contiene, de entrada, un diccionario con el significado de palabras como afeitado, albardada, alguacilillos, alternativa, apartado, areneros, arpón, astas, banderillero, barrenar, barrera, burladero, cabestro, callejón...

Eso sí, hay algunas leyes que tienen un alcance social incuestionable. La número 924, también expedida en la Navidad, otorga un año más a los mayores de 28 años para obtener su libreta militar.

Y hay una que tiene el mismo efecto legal que un villancico. Se trata de la Ley 918, sobre el ejercicio del periodismo. Si algún estudiante de derecho quiere hacer una tesis sobre los efectos del ping pong en el trabajo legislativo, podría tomar como ejemplo esta Ley. El Congreso la aprobó, el Presidente la devolvió sin firmar, entonces la estudió la Corte, la rebotó al Congreso que a su vez la devolvió al Gobierno. Y éste por fin la firmó con la aclaración de que se trata de una ley "con meros propósitos declarativos". Como quien dice, comuníquese y cúmplase... o no cúmplase. Daría lo mismo. En ella se autoriza a reconocer formalmente los títulos universitarios en periodismo y comunicación y a incentivar la profesión.

Otra Ley firmada en estos últimos días sin duda va a ayudar a que la gente vuelva a los museos. Se trata de la número 929 en que obliga a las autoridades a decretar el ingreso gratuito el último domingo de cada mes y los días 20 de julio y 7 de agosto.

Otras leyes expedidas en este período ya fueron ampliamente comentadas: la que prohíbe la discriminación laboral en razón de la edad, por ejemplo. Contiene algunas perlas dignas de un comediante: si una empresa necesita, por ejemplo, un operario en taladrar pavimento, no puede decir que debe ser de sexo masculino y menor de, por ejemplo, 60 años. Podría ser sancionado.

Hay también una Ley que exime del impuesto de timbre las donaciones hechas a los museos. Se originó en la polémica que causó el hecho de que las donaciones del maestro Fernando Botero por poco no se legalizan: resultaba más caro el impuesto que la obra, o el collar que el perro.

Un total de 25 leyes firmadas en menos de dos meses es un verdadero récord de este Gobierno, que ofreció simplicidad en las normas. Y no es de extrañar: en 2004 el Presidente expidió cerca de 4.500 decretos, es decir, batió todas las marcas porque hasta la fecha el mayor número de decretos expedidos era de 3.500.

-Sin privilegios:.

En cambio, a los músicos del Ejército no les fue nada bien en las pasadas festividades. El Gobierno firmó la Ley 928 que les desmonta una serie de privilegios. Tocar un instrumento musical en el Ejército tenía las mismas ventajas, de cara a la pensión, que echar plomo en el monte. Así que puede haber músicos pensionados a los cuarenta años de edad.

Y por qué tenían tantas ventajas? Porque la Ley que las autorizaba fue expedida en 1912, apenas unos años después de la guerra de los Mil Días y de las mil guerras del siglo XIX. Los músicos, para animar a la tropa, iban adelante tocando sus instrumentos, y podían ser los primeros en caer bajo fuego enemigo. Como ya no hay músicos persiguiendo a "Tirofijo", el Congreso decidió acabarles esas prerrogativas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.