TRAS LA CAPTURA DEL LÍDER HUMALA, SUS SEGUIDORES SE ENTREGAN PACÍFICAMENTE

TRAS LA CAPTURA DEL LÍDER HUMALA, SUS SEGUIDORES SE ENTREGAN PACÍFICAMENTE

Con la detención del mayor retirado Antauro Humala, la liberación de 17 rehenes y la recuperación pacífica de la comisaría por las fuerzas policiales y militares unas horas después, culminó la crisis iniciada la noche de Año Nuevo en la provincia andina de Andahuaylas, a 400 km de la capital.

05 de enero 2005 , 12:00 a.m.

Con la detención del mayor retirado Antauro Humala, la liberación de 17 rehenes y la recuperación pacífica de la comisaría por las fuerzas policiales y militares unas horas después, culminó la crisis iniciada la noche de Año Nuevo en la provincia andina de Andahuaylas, a 400 km de la capital.

Humala, que en la noche del lunes estuvo negociando por más de cinco horas con autoridades locales, policiales y de la Iglesia Católica, fue apresado hacia la 1:30 de la madrugada de ayer, y posteriormente remitido a Lima al mediodía, en un avión militar.

A esa misma hora, fuerzas combinadas de la Policía y el Ejército peruano recuperaron pacíficamente la comisaría andahuaylina, donde unos 50 seguidores de Humala (del ultranacionalista movimiento Etnocacerista), finalmente depusieron las armas en vista de la detención de su líder.

Los rebeldes no opusieron resistencia y liberaron a los 17 rehenes, entre policías y francotiradores del Ejército, tras ser persuadidos por el general de la Policía Félix Murasso.

El jefe policial confirmó que no se produjeron heridos en el momento de la retoma, y que los rehenes se encuentran en buen estado de salud. El balance de víctimas de la crisis es de cinco muertos -cuatro policías y un rebelde- y al menos 14 heridos.

Los que sí resultaron con contusiones leves fueron dos periodistas de América Televisión -reportero y camarógrafo-, atacados a piedra por pobladores que apoyaban a los etnocaceristas.

Humala arribó al aeropuerto de la capital peruana en un avión de la Fuerza Aérea junto con su principal lugarteniente, Jorge Villalba.

Esposado, sonriente y vestido con camiseta y pantalón blancos, Humala intentó alzar las manos y dirigir unas palabras a los periodistas que cubrían su llegada, pero fue impedido por los guardias, que lo condujeron rápidamente a una camioneta oficial.

De inmediato, fue trasladado a la Prefectura de Lima y puesto a disposición de la Dirección Nacional Contra el Terrorismo (Dincote), donde fue interrogado. Se espera que en las próximas horas será denunciado ante la Fiscalía peruana por los delitos de terrorismo, homicidio, secuestro y robo agravado, entre otros, por los que podría recibir hasta cadena perpetua.

Parte de victoria de Toledo.

Horas después de concluir la toma, el presidente Alejandro Toledo dijo, en un mensaje a la nación, el presidente Alejandro Toledo dijo que "en Perú se restableció el orden público y el imperio de la ley, al ser derrotada la asonada terrorista fascista de un grupo paramilitar financiado por el narcotráfico".

El mandatario lamentó la muerte de cinco personas durante los tres días de la crisis, cuatro de ellos policías, a quienes denominó "héroes de la democracia".

"Los terroristas fascistas serán duramente castigados. No nos temblará la mano. Vamos tras los pasos de los dirigentes de esta organización que aún están libres", concluyó Toledo.

FOTO.

Seguidores del líder rebelde Antauro Humala levantan sus manos en señal de paz, en el momento en que salen a rendirse, tras la toma por más de 72 horas de una comisaría

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.