SÍ, ENTIENDO LO QUE ME DICEN

SÍ, ENTIENDO LO QUE ME DICEN

En una camioneta negra, escoltada por siete patrullas de la Policía y un automóvil sin insignias, Juvenal Ovidio Ricardo Palmera, Simón Trinidad , el jefe de las Farc extraditado por el Gobierno de Colombia el pasado 31 de diciembre, llegó a las 8:30 de la mañana de ayer a una corte federal del Distrito de Columbia, en Washington.

06 de enero 2005 , 12:00 a.m.

En una camioneta negra, escoltada por siete patrullas de la Policía y un automóvil sin insignias, Juvenal Ovidio Ricardo Palmera, Simón Trinidad , el jefe de las Farc extraditado por el Gobierno de Colombia el pasado 31 de diciembre, llegó a las 8:30 de la mañana de ayer a una corte federal del Distrito de Columbia, en Washington.

El vehículo que lo llevaba ingresó por un inmenso portón metálico, por la parte trasera de la corte.

Trinidad , vestido con un overol verde -uniforme utilizado por los prisioneros de cárceles estadounidenses- estaba esposado de pies y manos, mientras dos alguaciles de civil lo ayudaron a descender del carro. Lo llevaron hasta un ascensor y lo condujeron a la sala de audiencias número 8-B en el cuarto piso.

Una vez allí, le quitaron las esposas, se sentó en medio de dos abogados de oficio, mientras ingresaba el público y los medios de comunicación, sin cámaras ni grabadoras.

" Trinidad parecía ser otro. Se le veía preocupado y muy callado. Sus gestos y su actitud era muy diferente a la que mostró en el momento de su captura y cuando fue extraditado", le dijo EL TIEMPO uno de los asistentes a la audiencia.

Faltando 15 minutos para las 10 de la mañana, el juez Thomas Hogan entró al recinto. Trinidad , se puso de pie al igual que sus abogados y unos 25 asistentes.

Antes de comenzar, Trinidad recibió unos audífonos para escuchar la traducción que harían dos mujeres.

El juez le leyó los cargos en su contra por narcotráfico, terrorismo y secuestro.

A Trinidad le preguntaron si entendía lo leído. Se puso de pie y respondió en español: "Sí, entiendo perfectamente todo lo que me dicen", y agregó: "Gracias por hacerme la pregunta". Estas fueron las dos únicas frases que pronunció en casi una hora de audiencia. Trinidad estudio en un colegio bilinge, cursó estudios en Harvard y habla perfectamente inglés y francés.

El juez le negó cualquier tipo de fianza para concederle la libertad provisional, pero accedió a una asistencia médica en el sitio de reclusión del subversivo, solicitada por los abogados de la defensa.

Amenaza con un maletín.

Mientras transcurría la audiencia, en las afueras de la corte se desplegó un fuerte operativo policial por una amenaza con un maletín bomba.

Justo al frente de la corte estaba abandonado en una caneca de la basura un maletín ejecutivo negro. La zona fue acordonada con una cinta amarilla. Un aviso a las autoridades señalaba que podría tratarse de una bomba.

En pocos minutos, los expertos determinaron que el maletín estaba lleno de papeles, pero no tenía explosivos.

El juez Hogan fijó para el próximo 9 febrero la nueva fecha de comparecencia de Trinidad ante la corte.

FOTO.

El jefe guerrillero Simón Trinidad solo pronunció dos frases durante la audiencia en la corte que no alcanzó a durar una hora.

Foto Archivo /EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.