Secciones
Síguenos en:
MONTOYA ESPERÓ EL GOL HASTA LO ÚLTIMO

MONTOYA ESPERÓ EL GOL HASTA LO ÚLTIMO

No perdió ni un detalle. Luis Fernando Montoya observó bien atento el televisor frente a su cama en la Unidad de Cuidados Especiales de la clínica Las Américas en Medellín. Allí permanece desde hace 66 días cuando por un disparo en un atraco quedó cuadripléjico.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
26 de febrero 2005 , 12:00 a. m.

No perdió ni un detalle. Luis Fernando Montoya observó bien atento el televisor frente a su cama en la Unidad de Cuidados Especiales de la clínica Las Américas en Medellín. Allí permanece desde hace 66 días cuando por un disparo en un atraco quedó cuadripléjico.

Era el debut del Once Caldas en la Copa Libertadores como campeón del torneo, el título que hace apenas ocho meses consiguió Montoya como entrenador. Junto a algunos familiares y amigos, el técnico siguió con tranquilidad, el jueves pasado, el duelo con el San Lorenzo argentino.

"Cuando comentábamos el partido -contó Santiago Martínez, concejal de Medellín y amigo de Montoya- él lo hacía con su dificultad, pero con emoción". Montoya dijo, a través de la cánula conectada a su traquea, de lo "bien que jugó Samuel Vanegas", del "excelente esquema táctico" que montó su sucesor, Víctor Luna y elogió al volante rival Pedro Barrientos.

"Estuvo muy tranquilo todo el tiempo -aseguró Marta Lucía Montoya, una de sus hermanas- y esperó el gol del Once hasta el último minuto".

Ni siquiera unas enfermeras que llegaron en mitad del primer tiempo a chequear el estado del técnico, pudieron desconcentrarlo. Con señas, él p les pidió que lo dejaran ver el partido. Incluso, en ocasiones recordaba momentos de su trabajo frente al Once y de jugadores como Luis Núñez, quien hizo su debut con el equipo. "Recordó que a ese jugador lo llevó al Once", dijo Martínez.

Al final quienes vieron el partido con el estratega paisa aseguraron que Montoya, a quien se le evalúa la posibilidad de ponerle un by pass diafragmático que le permita respirar por sí mismo, quedó tranquilo con el juego del Once, que pidió esperar a Luna con su nuevo esquema "pues es un proceso que necesita tiempo".

PILAZO Y AMENAZA.

El árbitro uruguayo Jorge Larrionda, que juzó el duelo entre Once Caldas y San Lorenzo, terminó descalabrado. Al parecer, un hincha le lanzó una pila desde la tribuna. El veedor del juego, el venezolano Alberto Castillo, fue duro: "Hubo un acto muy grave: el mal comportamiento del público al finalizar el partido y eso afectará al Once Caldas. El árbitro fue agredido, herido en la cabeza". El juez no señaló un supuesto penal a favor del local por una mano de Walter García por considerarla involuntaria, y se produjo la reacción de un sector de los hinchas.

Caldas se expone a una sanción de su estadio, lo que obligaría a que jugase algún (os) partidos en otra sede. Como el duelo ya había terminado, no perdería el punto que obtuvo. El más reciente antecedente fue con el Cobreloa (Chile), en la Libertadores-2002, que fue declarado perdedor por marcador de 2-0 (el juego contra Olimpia no había acabado) y su estadio clausurado por seis meses para torneos de la Confederación.

FOTO.

Luis Fernando Montoya, ex técnico del Once Caldas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.