HOY OPERAN A MONTOYA

HOY OPERAN A MONTOYA

Con su propia huella digital, Luis Fernando Montoya selló la petición oficial de recibir hoy un trasplante experimental de células madre, en busca de recuperar su capacidad para respirar de forma autónoma, luego de haber sido víctima de dos disparos, el pasado 22 de diciembre, que le destrozaron la médula espinal y le causaron cuadriplejia y la dependencia de un respirador artificial. (VER INFOGRAFIA: TRANSPLANTE EXPERIMENTAL)

08 de enero 2005 , 12:00 a.m.

Con su propia huella digital, Luis Fernando Montoya selló la petición oficial de recibir hoy un trasplante experimental de células madre, en busca de recuperar su capacidad para respirar de forma autónoma, luego de haber sido víctima de dos disparos, el pasado 22 de diciembre, que le destrozaron la médula espinal y le causaron cuadriplejia y la dependencia de un respirador artificial.

(VER INFOGRAFIA: TRANSPLANTE EXPERIMENTAL).

Se trata de un extenso documento en el que el ex técnico del Once Caldas da luz verde al cuerpo médico de la Clínica Las Américas de Medellín para realizar el procedimiento. En él Montoya exime de responsabilidad a los médicos que aplicarán la técnica de células madre.

"Luis Fernando está consciente del carácter experimental de la opción. Es lo único que nos queda para que pueda respirar y garantizarle una mejor calidad de vida", dijo José Félix Montoya, hermano del estratega paisa.

En Medellín se han registrado avances en el trabajo con células madre, especialmente en la Universidad de Antioquia y en las clínicas San Vicente de Paúl y Pablo Tobón Uribe. Sin embargo, esta técnica solamente se ha aplicado en pacientes con problemas cardiacos, y nunca en casos de lesiones de médula espinal, como la que padece Montoya.

"No queremos generar falsas expectativas para los pacientes que han sufrido lesiones como la de Luis Fernando. Pero queremos explorar esta opción, que es prácticamente la única que nos queda desde el punto de vista humano", sostuvo el hermano del técnico.

En la tarde del pasado jueves, un día antes de hacer la solicitud formal del trasplante de células madre, Montoya había recibido una emotiva visita. Su hijo, José Fernando, de 3 años, llegó a la institución médica con la esperanza de abrazar al ex técnico del equipo campeón de la Copa Libertadores de América luego de 17 días de ausencia.

"Apenas vio que su padre no se podía mover, José Fernando se frenó, pero luego reaccionó y se le fue encima para darle muchos besos", contó Imre Kocsis, entrenador húngaro y amigo de Montoya.

El niño le entregó al entrenador dos dibujos hechos en papel. En uno el pequeño pintó a su padre, su madre y a él caminando por un campo verde y en el otro plasmó una especie de estadio de fútbol. La esperanza en la familia Montoya se mantiene viva.

ES UNA MEDIDA DESESPERADA.

El procedimiento al que será sometido Luis Fernando Montoya es, según los especialistas, una medida desesperada para una persona a la cual la ciencia, por ahora, no puede ofrecerle más. Esta técnica, según el neurocirujano Ignacio González, ha mostrado resultados satisfactorios en animales de laboratorio y nunca se ha hecho en Colombia.

Consiste en extraer médula ósea de las crestas ilíacas del técnico. De ella, en laboratorio, se extraerán células madre que luego serán inyectadas en la médula espinal lesionada. El médico afirma que, aunque es muy probable que el experimento no funcione, debe hacerse.

La lesión, una pérdida de tejido superior a un centímetro que es prácticamente imposible de reconstruir, lo tiene cuadraplégico y sin capacidad para respirar.

Se espera que las células implantadas disminuyan la lesión para que Montoya pueda, al menos, respirar por sí mismo. Las complicaciones son mínimas y no existe riesgo de rechazo porque las células que serán implantadas son del propio paciente. Los resultados no son inmediatos y solo en varias semanas se sabrá si funcionó.

El equipo que llevará a cabo el experimento -que empieza a las 7:00 a.m. en la Clínica de las Américas de Medellín- lo conforman el neurocirujano Ignacio González, el grupo de trasplantes del hospital Pablo Tobón Uribe (dirigido por el hematólogo Juan Guillermo Duque) y el grupo de células y tejidos de la Universidad de Antioquia, encabezado por Luz Marina Restrepo.

FOTO/Darío Augusto Cardona.

Los cerca de 500 aficionados que el pasado domingo marcharon en Manizales para manifestarle su apoyo a Luis Fernando Montoya hacen fuerza apara que el técnico se recupere pronto.

FOTO/Julio César Herrera EL TIEMPO.

Estos dos dibujos fueron el regalo del hijo de Luis Fernando Montoya, José Fernando, a su padre.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.