LA BIBLIA DE LA SALSA FUE REMOZADA

LA BIBLIA DE LA SALSA FUE REMOZADA

Cuando El libro de la salsa comenzó a rodar por el mundo, hace 25 años, una de las primeras críticas que recibió fue la del título: era demasiado pretencioso. Un cuarto de siglo después, el culto que desató la compilación histórica del ritmo, realizada por Cesar Miguel Rondón, reivindicó su encabezado. El trabajo se convirtió en una biblia de la salsa, escasa de encontrar, pirateada y fotocopiada hasta la saciedad. Por lo mismo, Ediciones B decidió reeditarlo.

11 de enero 2005 , 12:00 a.m.

Cuando El libro de la salsa comenzó a rodar por el mundo, hace 25 años, una de las primeras críticas que recibió fue la del título: era demasiado pretencioso. Un cuarto de siglo después, el culto que desató la compilación histórica del ritmo, realizada por Cesar Miguel Rondón, reivindicó su encabezado. El trabajo se convirtió en una biblia de la salsa, escasa de encontrar, pirateada y fotocopiada hasta la saciedad. Por lo mismo, Ediciones B decidió reeditarlo.

"La vida autónoma que ha tenido el libro en este cuarto de siglo no deja de sorprenderme -cuenta Rondón-. Es algo desmesurado para un texto que originalmente no fue más que el tributo de admiración de un joven melómano a los músicos".

De hecho, Rondón tenía 19 años cuando comenzó a buscar las historias de músicos como Tito Puente, Tito Rodríguez, Cheo Feliciano. Dos años después empezó a trabajar como periodista, publicando estas historias. Y, entre los 23 y 25, se dedicó a la redacción del libro.

Muchas editoriales habían querido hacer la reedición. Pero Ediciones B lo convenció. "Hablaban del libro como de un objeto precioso, por eso acepté que trabajáramos juntos en su actualización". Y es que esta es, apenas, la segunda edición del libro.

"Se tocó poco el texto original -dijo Rondón-, hubo trabajo en podar, peinar y acicalar un poco el texto. Pero no variarlo, porque los libros de culto no se tocan. Claro que vine a saber que era un libro de culto solo al actualizarlo. Se agregó un capítulo especial en el que hablo de lo ocurrido en estos años. Me ocupo de la salsa de Colombia, que no estaba en la investigación anterior. Cuando se publicó el libro, Juan Luis Guerra no tenía nombre ni Gilberto Santa Rosa".

También le rinde tributo a los que se fueron: Celia Cruz, entre ellos. "Me tocó el entierro de Celia, fue algo garcíamarquiano, teníamos un evento único por una guarachera. Mientras tiene usted muertes más trágicas y menos seguidas como la de Héctor Lavoe. Hago todo ese balance ahora".

Gracias al libro, Rondón cultivó amistades estrechas: Rubén Blades, Ismael Rivera, Willie Colón se cuentan entre sus amigos. De hecho, Colón lo saluda en un disco llamándolo "fantasma" y le reprocha por haberlo "quemado en el Libro de la Salsa" y Oscar De León es padrino de bautizo de uno de sus hijos.

Sobre los jóvenes salseros que coquetean, quizás en exceso, con el pop, Rondón opina: "Con esos muchachos yo siento que no hay mucho barrio que cantar y no mucha clave. Al no tener esto, que fue la base de los astros salseros, hacen mejor pasándose al otro lado".

FOTO: César Miguel Rondón tenía 19 años cuando comenzó a recoger las historias de los músicos que admiraba. Archivo particular

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.