SNACKS , AHORA CON SABOR SANTANDEREANO

SNACKS , AHORA CON SABOR SANTANDEREANO

Hay un nuevo competidor en el vecindario de los pasabocas de maíz soplado, los populares chitos, que por años fue dominio exclusivo de multinacionales como Frito-Lay, Cheetos y el grupo Gilinski.

11 de enero 2005 , 12:00 a.m.

Hay un nuevo competidor en el vecindario de los pasabocas de maíz soplado, los populares chitos, que por años fue dominio exclusivo de multinacionales como Frito-Lay, Cheetos y el grupo Gilinski.

Se trata de una fábrica santandereana que decidió apostarle a la ampliación de su mercado y entrar a competir en las grandes ligas como el primer fabricante regional de ese pasabocas.

Después de 35 años de tradición como empresa familiar, Productos Alimenticios La Victoria ha ganado amplio reconocimiento en el plano regional por la constante ampliación de su oferta.

La empresa que en 1970 fabricaba papas fritas en el patio de una casa de un popular barrio de Bucaramanga hoy distribuye casi 50 referencias a municipios de Santander, Norte de Santander, el Magdalena medio, el oriente de Arauca y el norte de Boyacá, entre las que se destacan los mixtos , que son considerados como su producto bandera.

Con todo, faltaban los chitos, que en La Victoria son llamados extrucitos (porque la máquina que los infla se llama extrusora) y que en términos técnicos son pasabocas de maíz soplado, cuya preparación requiere un preciso proceso industrial, para el que hubo que comprar máquinas especiales capaces de inflar el grano y dejarla en el punto exacto en el que queda crujiente.

Julio César Ruiz, gerente de La Victoria, asegura que la adición a su portafolio es el reflejo de una apuesta de expansión y de confianza en la industria regional que tomó cinco años para concretarse.

"Al principio nos desilusionamos, porque son equipos que no se consiguen en el país y son muy costosos. Pero la banca nos apoyó y nos permitió hacer la inversión, que fue muy grande", comenta el industrial.

Las cinco máquinas que hacen posible la fabricación de los chitos, que fueron importadas desde los Estados Unidos, abren para la empresa la posibilidad de producir otros pasabocas a partir del maíz.

Ruiz, heredero del fundador de la compañía, dice que para su operación fue necesario elevar el número de empleados en un 20 por ciento.

Con los ojos puestos en la exportación, hace siete meses la empresa inició el proceso para acogerse a la norma ISO 9001, versión 2000.

Sobre el tapete están contactos para fabricar, bajo marcas extranjeras, pasabocas para el mercado de Panamá y otros países de Centroamérica. Incluso la cadena Carrefour seleccionó a La Victoria para encargarse de producir su marca de snacks .

Al respecto, Ruiz declara: "No podemos quedarnos atrás, la competencia es muy dura. Es como tener una fábrica de gaseosas y competir con Postobón y Coca-Cola. Pero la idea es seguir adelante y demostrar que la industria santandereana sí puede".

Foto:.

Un centenar de trabajadores, cubre el mercado del oriente del país. Para este 2005 la meta es exportar.

Foto: Christian Plazas Rueda

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.