NUEVO PLAZO AL CONGRESO PARA RECORTAR DÉFICIT PRESUPUESTO DE EE.UU. A CUIDADOS INTENSIVOS

NUEVO PLAZO AL CONGRESO PARA RECORTAR DÉFICIT PRESUPUESTO DE EE.UU. A CUIDADOS INTENSIVOS

El presidente George Bush convirtió ayer en ley con su firma un proyecto de emergencia sobre gastos, y el gobierno estadounidense reanudó sus actividades después de una suspensión de tres días de muchos servicios debido a una polémica presupuestaria entre la Casa Blanca y el Congreso. En una declaración en la que anunció su aceptación de la medida interina, Bush dijo que corresponde ahora al Congreso completar la labor sobre reducciones específicas de erogaciones e incrementos de impuestos necesarios para reducir el déficit del presupuesto federal en 500.000 millones de dólares en cinco años.

10 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

La medida temporaria sobre gastos, una así llamada resolución remanente , da a las autoridades del Congreso plazo hasta el 19 de octubre para completar la labor sobre el plan para reducir el déficit federal.

Si se concreta, este será el mayor programa de reducción del déficit en la historia , manifestó Bush. La firma fue anunciada ayer temprano, a fin de que miles de empleados gubernamentales pudieran presentarse a tiempo a sus ocupaciones.

Dentro de diez días podría plantearse otra encrucijada. Se prevén tensas negociaciones sobre aumentos específicos de gravámenes y reducciones de gastos, en las que gestores de intereses determinados clamarán ante el Congreso en demanda de trato preferencial para sus respectivos sectores.

Bush advirtió que el proceso presupuestario podría retrotraerse a cero nuevamente si el Congreso no presenta un paquete de reducción del déficit. El Presidente dijo a los legisladores: Sin humo, sin espejos , haciendo referencia a anteriores reducciones de gastos que se basaron en maniobras contables para hacer aparecer un déficit de menor cuantía.

Si, para el 19 de octubre, el Congreso no ha logrado aprobar un proyecto de conciliación del presupuesto que cumpla los parámetros que he esbozado, volveré a negarme a firmar cualquier resolución remanente , dijo Bush en un comunicado.

Dado que la mayor parte de los organismos gubernamentales no funcionó durante el fin de semana largo correspondiente a la festividad de Cristóbal Colón, la suspensión de operaciones oficiales después del sábado por la mañana fue advertida principalmente por turistas que encontraron parques federales, monumentos e instalaciones de recreación cerrados por falta de fondos operativos.

La disputa en torno al presupuesto ha costado a Bush y al Congreso popularidad entre el público, cuando falta solo un mes para que se realicen elecciones para renovar el Capitolio. Los republicanos no prevén poder arrebatar a los demócratas el control de la Cámara de Representantes o el Senado.

Los legisladores acordaron ayer temprano aceptar el plan para la reducción en 500.000 millones de dólares del déficit, de los cuales 40.000 millones de dólares deben concretarse en el año fiscal 1991 que comenzó el primero de octubre.

El nuevo acuerdo fue similar al anterior, rechazado por Bush la semana pasada, pero disminuyó controvertidas reducciones en el seguro de salud Medicare para los ancianos y dio amplio margen a los comités impositivos para proyectar nuevos gravámenes.

En su mensaje al Congreso, Bush dijo que los impuestos y reducciones de gastos específicos deben incluir incentivos para el crecimiento económico, pero no volvió a insistir en su idea de una reducción del impuesto a las ganancias de capital.

Sinembargo, el presidente del comité presupuestario del Senado, Jim Sasser, demócrata por Tennessee, dijo que no le sorprendería que el Congreso dé a Bush su proyectada reducción en la tasa de impuesto a las ganancias de capital sobre ingresos por inversiones a cambio de mayores tasas del impuesto a los réditos para los más acaudalados.

Sasser indicó en una entrevista difundida en el programa Today de la cadena de televisión National Broadcast Corporation (NBC) que el proyecto impositivo podría hacer subir el impuesto a la gasolina y limitar las deducciones del impuesto a los réditos para los sectores de mayores ingresos.

Existe una opinión popular cada vez más extendida de que los ricos de este país se han beneficiado ya lo suficiente de las exenciones y bonificaciones fiscales de la llamada era Reagan, por lo que ahora no se puede exigir a la clase media que cargue con el peso de la crisis.

Este ha sido un proceso largo y arduo , dijo el líder republicano del Senado Robert Dole, de Kansas, pocos minutos antes que la cámara alta aprobara el plan sobre el déficit por 66 a 33 votos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.