Secciones
Síguenos en:
EN QUÉ VA EL MALECÓN

EN QUÉ VA EL MALECÓN

Incluso en los afiches de campaña, el ahora gobernador Edilberto Castro Rincón, mostraba con orgullo lo que en ese momento se había convertido en uno de los proyectos más importantes que ejecutaría durante su administración: La construcción de un malecón a lo largo de 10 kilómetros de las zonas que más representan amenaza en el río Guatiquía.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
06 de mayo 2005 , 12:00 a. m.

Incluso en los afiches de campaña, el ahora gobernador Edilberto Castro Rincón, mostraba con orgullo lo que en ese momento se había convertido en uno de los proyectos más importantes que ejecutaría durante su administración: La construcción de un malecón a lo largo de 10 kilómetros de las zonas que más representan amenaza en el río Guatiquía.

Hoy, después de 17 meses de gobierno, dicho megaproyecto aún no despega del todo y ya incluso algunos funcionarios de la administración admiten que es muy difícil que sea terminada durante el actual período.

No obstante, según el director de Cormacarena, Joaquín Patarroyo, ya hay disponibles 950 millones de pesos para empezar a realizar los estudios, que arrojarían como resultado los datos exactos de obra y, en fin, si es viable continuar con este plan que sería la solución a los problemas de por lo menos 10.500 personas que habitan las zonas ribereñas de este afluente.

De acuerdo con lo explicado por el directivo de la corporación ambiental, la amenaza del valle del Guatiquía está dada por las inundaciones y la sedimentación, por lo que las soluciones tienen que ir enfocadas en estos dos problemas.

"Hoy hay un dique de cuatro kilómetros pero se diseñarían otros dos que sumarían seis kilómetros que irían hasta el barrio Parcelas del Progreso, en ambas márgenes del río y con diferentes especificaciones", explicó el director de Cormacarena.

Lo anterior solucionaría el problema de inundaciones, pero la sedimentación necesita una canalización para hacer un declive natural que permita al afluente tener mayor posibilidad de arrastre de material. Esto no sería suficiente pues se debe hacer un proceso paralelo de manejo en cuencas altas como Quebrada La Honda y La Argentina.

Pero si se hacen únicamente las obras y no hay un complemento de desmarginalización a través del mejoramiento de calidad de vida de los habitantes ribereños, se estaría abriendo playas para que sean invadidas.

"Queremos hacer un gran parque lineal a lado y lado del río por lo que concientizar a los habitantes es vital, así como integrarlos al proyecto", dijo Pararrayo.

Juan Guillermo Zuluaga, secretario de Participación Social de la Gobernación, dijo que para ello se necesita la legalización de 32 barrios en ese sector y sí existe la voluntad política de la administración departamental.

"El hecho de que lo haga Cormacarena garantiza que el proyecto trascienda más allá de quien sea el gobernador. Queremos dejarlo lo más avanzado posible y a nosotros nos corresponde la parte social", indicó el funcionario.

En general, los diques perimetrales pueden valer entre 36 y 40 mil millones de pesos; los 400 metros de canalización valdrían 28 mil millones y el malecón turístico 35 mil millones aproximadamente, dijo Patarroyo.

FOTO.

Joaquín Patarroyo, director Cormacarena.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.