TÓMELE EL PULSO AL AMOR

TÓMELE EL PULSO AL AMOR

Una relación de pareja, además de ser amorosa, excitante, apasionante y feliz, es importante que sea saludable. Y para conseguirlo los expertos recomiendan que se consideren dos aspectos: el físico y el psicológico.

12 de enero 2005 , 12:00 a.m.

Una relación de pareja, además de ser amorosa, excitante, apasionante y feliz, es importante que sea saludable. Y para conseguirlo los expertos recomiendan que se consideren dos aspectos: el físico y el psicológico.

Si alguno de las dos falla, dicen, pueden presentarse problemas no solo en la cama, también cuando se hace una visita a los amigos, se va de paseo o se está cenando en un restaurante... que pueden afectar el desempeño del matrimonio o hagan fisuras en una relación.

Cómo lograrlo?.

Físicamente...

Si su poco interés sexual es por dificultades físicas, puede deberse al consumo de drogas, fármacos o alcohol. Aunque los problemas pueden tener relación con insuficiencias orgánicas o con anomalías hormonales, las causas más frecuentes son de tipo psicológico o psicosociales. Episodios traumáticos como una violación, un desengaño, baja autoestima y depresiones ahuyentan el placer.

Hay enfermedades que pueden imposibilitar los ejercicios sexuales. Entre ellas se encuentra la diabetes, males relacionados con el colesterol y los triglicéridos, las adicciones al cigarrillo y al licor y los deterioros críticos de salud.

Aún así, una autoestima saludable, en la que cada uno tenga seguridad y se sienta hábil en el galanteo, potencia el deseo.

Hay otros estados que llevan a la disminución del deseo sexual, como la ansiedad y la depresión, o la hipertensión. Al tratarlos, el problema mejora. La única forma real de aumentar la líbido es alimentarse bien, hacer ejercicio, mantenerse en forma y evitar el cansancio, principal causa del distanciamiento físico entre parejas.

Si el coito es doloroso o la mujer siente ardor, puede deberse a una escasa lubricación vaginal derivada de una insuficiencia hormonal o provocada por el uso de desodorantes íntimos. Se considera que enfermedades como la diabetes, las infecciones vaginales, las malformaciones y las cicatrices de partos también pueden causarla.

Igualmente, una mujer estresada o un pene grande pueden conducir a una relación sexual poco placentera.

La causa de la no lubricación puede deberse a la menopausia o el vaginismo. Otra razón es el síndrome de Sjogren, un mal en el que no hay lubricación en todo cuerpo. Las otras causas son psicológicas. Sin embargo, mientras se tenga un buen compañero, todo estímulo es posible.

La mayoría de casos de impotencia en hombres tiene que ver con la mente, más allá de las enfermedades ya citadas, o con el alcohol, que bloquea la respuesta sexual. Se tiene el mito de que si se bebe es mejor y eso no es cierto. En un primer encuentro sexual incrementa la ansiedad, pero si se vuelve una situación de dependencia y se aumentan las cantidades, habrá problemas.

Tenga en cuenta que, según el Instituto de Estudios del Sexo de Estados Unidos, un 94 por ciento de las mujeres necesita estimulación en el clítoris o en otras partes. En el caso de los hombres, su punto básico de estímulo, en el 90 por ciento de los casos, es el periné y el área genital.

Sicológicamente.

Por la salud psicológica de la pareja es recomendable evitar la monotonía.

-Dialogue. Entienda que son tiempos de cambio de papeles en los que surgen problemas cuando no se conversa frescamente, sin prevenciones, sin esperar a que el otro adivine lo que uno quiere, o cuando no se evitan las discusiones y no se frena la agresión. No deje que ocurra.

-Introduzca la fantasía y la creatividad. Eso renueva el placer y ayuda a recuperar la pasión.

-Crea en usted. La líbido tiende a disminuir en una sociedad tan competitiva como la actual, que da importancia a la estética. Deshágase de los preconceptos y disfrute sin pensar en más.

-Confíe. Si en la relación ninguno hiere y se tienen confianza, se sentirán más seguros y la relación será mejor.

-Adiós a terceros. Es vital desalojar a los familiares que cohabitan en la cama de la pareja. Aunque es una afirmación figurada, no hay persona que no llegue al lecho con tabúes, formación errada y temores aprendidos en casa o con amigos. Libérese de la información de otros y aprenda a vivir por su propia cuenta.

-Cambie algo, pero cambie. Las técnicas que se oponen al sentido común son siempre efectivas. Si, por ejemplo, las peleas ocurren en un mismo lugar de la casa o en situaciones típicas, procure resolver los problemas en otras partes y en otro momento. Eso mejora la relación.

Fuentes: Fernando Bohórquez, director de la Clínica Colombiana de Sexualidad, Familia y Pareja; José Posada Villa, psiquiatra; Diego Cabrales de la Pava, ginecólogo; María Elena López, psicóloga de familia; Alicia Gallotti, Kama-sutra para la mujer; Rachel Copeland, Cómo mejorar su vida sexual; Michele Weiner Davis, Su matrimonio puede ser mejor; Kevin Leman, Música entre las sábanas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.