CIUDAD SALITRE: MODELO URBANO DE DESARROLLO

CIUDAD SALITRE: MODELO URBANO DE DESARROLLO

Según el testamento del hacendado José Joaquín Vargas, los gamines de Bogotá son multimillonarios. Ellos son los herederos de los terrenos más valiosos que le quedan a la capital: Ciudad Salitre. La última voluntad del terrateniente, al morir en 1936 sin dejar herederos, fue que sus extensas propiedades en la sabana se destinaran a la protección de los niños abandonados.

10 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Bajo este legado, fueron entregadas a la Beneficencia de Cundinamarca cerca de 1.500 hectáreas de tierras ubicadas al occidente de la ciudad, entre lo que hoy son el canal del río San Francisco y la calle 68 y las avenidas 30 y Boyacá.

Durante varios decenios, estos terrenos permanecieron a la deriva, sin ningún destino o uso. Entonces la ciudad comenzó a crecer a su alrededor, cercando la otrora floreciente hacienda El Salitre.

Dado que la Beneficencia de Cundinamarca no se inmutaba con tanta riqueza entre sus manos, los gobiernos Nacional, Departamental y Distrital hecharon mano de pedazos de terreno, cuando necesitaron realizar alguna obra.

Así nacieron, entre otros, el barrio Pablo VI, los parques El Salitre y Simón Bolívar, la avenida 68 con Templete Eucarístico incluido, el Centro Administrativo Nacional (CAN), más barrios, más instituciones, empresas privadas y la Terminal de Transportes.

Al final de ese crecimiento espontáneo y anárquico, la superficie original de la hacienda quedó reducida a 240 hectáreas, comprendidas entre el canal del río San Francisco y la Avenida Eldorado y la Avenida Boyacá y la carrera 50, donde hoy se levanta el único desarrollo urbanístico planeado en toda la historia del país: Ciudad Salitre.

Los esfuerzos por desarrollar estos terrenos comenzaron en 1967, durante la alcaldía de Virgilio Barco Vargas, pero solo llegaron a materializarse veinte años después, en 1987, cuando Barco llegó a la presidencia y determinó que la construcción de Ciudad Salitre sería un programa bandera en su administración.

Durante este periodo los diversos estudios y propuestas realizados siempre mantuvieron el postulado de concebir una ciudad dentro de la ciudad, con un plan de integración social, económica y urbana.

Con Ciudad Salitre se pretende crear un modelo de reordenamiento urbano que combine eficiente y racionalmente todos los mecanismo necesarios para ofrecer a sus habitantes los servicios propios de una ciudad autosuficiente. El proyecto contempla todos los tipos de uso: residencial, múltiple e institucional.

Con la congruencia de voluntades entre la Nación, el Departamento de Cundinamarca, el Distrito Capital, la Beneficencia de Cundinamarca y el Banco Central Hipotecario (BCH), se creó la Junta Coordinadora del Proyecto, para vigilar y garantizar el cumplimiento de los compromisos y establecer las políticas generales para mantener lo pactado.

Para dar cumplimiento a lo previsto en el convenio interinstitucional, el 5 de junio de 1987 se celebró un contrato de fiducia mercantil entre la Beneficencia de Cundinamarca, propietaria de los terrenos, y el Banco Central Hipotecario, para que este último se encargara de la ejecución, promoción y venta de los terrenos.

Se cumplen seis años de este contrato y los resultados están a la vista. Luego de un empujón inicial del BCH, que construyó el conjunto residencial Sauzalito, los constructores privados miraron hacia el corazón de Bogotá, y hoy Ciudad Salitre es el polo de desarrollo urbanístico más importante del país.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.