CUBA: FUSILARÍAN SOLO UN INFILTRADO

CUBA: FUSILARÍAN SOLO UN INFILTRADO

El Consejo de Estado de Cuba cambió una sentencia a un exiliado cubano, ratificó otra por terrorsimo, y acusó a Estados Unidos de espectacular incompetencia por no procesar a grupos de exiliados cubanos armados que operan en su territorio. Eduardo Díaz Betancourt, de 38 años, quien junto con dos cómplices fue capturado el 29 de diciembre transportando armas y explosivos en la isla, enfrenta ahora la ejecución por un pelotón de fusilamiento.

20 de enero 1992 , 12:00 a.m.

El Consejo de Estado conmutó a 30 años de prisión la pena de muerte contra uno de los cómplices de Díaz Betancourt, Daniel Santovenia Fernández. Cuba: conmutan otra sentencia El Consejo de Estado de Cuba conmutó ayer a treinta años de prisión la pena capital impuesta a Daniel Santovenia Fernández, de 36 años, y ratificó la pena de muerte por fusilamiento dictada contra Eduardo Díaz Betancourt, de 38, acusado de encabezar un comando terrorista que se infiltró en ese país desde Estados Unidos, según informó la agencia cubana Prensa Latina.

El Consejo de Estado, encabezado por el presidente cubano, Fidel Castro, se reunió el 17 de enero y dio a conocer su fallo, el cual fue divulgado ayer por el semanario dominical Juventud Rebelde, según informó la agencia.

El otro reo, Pedro de la Caridad Alvarez Pedroso, de 26 años, había sido condenado a la pena capital, sentencia que el Tribunal Supremo le conmutó por la de treinta años de cárcel.

Los tres individuos se infiltraron en Cuba desde la ciudad de Miami el 29 de diciembre pasado y fueron capturados ese día con armas, municiones y explosivos en el municipio de Cárdenas de la provincia de Matanzas, unos 130 kilómetros al este de la Habana.

En el transcurso del proceso judicial, Díaz Betancourt, Santovenia y Alvarez revelaron que se proponían colocar petardos en cines, salas bailables y otros centros de recreo, crear pánico en la población y más adelante dinamitar instalaciones económicas de importancia, dijo Prensa Latina.

El Consejo de Estado ratificó la sentencia de fusilamiento dictada contra Díaz Betancourt tras evaluar su peligrosidad y responsabilidad , según informó la agencia.

Díaz Betancourt, que de acuerdo con los informes tiene un alto nivel cultural, abandonó Cuba de forma ilegal hace nueve meses y, una vez en Miami, estableció contactos con grupos contrarrevolucionarios, con los que participó en operaciones de entrenamiento militar y a los cuales les suministró información para fines de infiltración, según Prensa Latina, que además sugirió que por esos motivos le fue denegada la clemencia.

La agencia agregó que Díaz Betancourt tiene muchos antecedentes antisociales y de delincuencia común y es reincidente en la comisión de diversos delitos, por los cuales fue sancionado sucesivamente por la justicia cubana en 1984, 1986 y dos veces en 1987. Familiares contentos La noticia de que a Santovenia Fernández le habían comuntado la pena de muerte por la de treinta años de cárcel le causó alivio a su familia en Miami. Los familiares habían protestado en las calles de la pequeña Habana de esa ciudad en contra la pena de muerte y fueron incluso a Washington para pedir ayuda al Departamento de Estado.

Estamos muy contentos dijo su hermana Teresina Rodríguez. En una cárcel habrá sufrimiento, tendrá que pasar por mucho, pero por lo menos ahora tendremos la oportunidad de verlo .

Y agregó que la familia sigue esperando que Castro le conmute la pena de muerte al presunto líder del grupo, Díaz Betancourt, al que algunos exiliados de Miami acusaron de organizar la acción como un complot de propaganda del Gobierno cubano para provocar un incidente.

Nadie sabe lo que sucedió realmente , expresó. Ella opina que la confesión de su hermano ante un tribunal cubano debe haber sido forzada, porque él nunca trataría de matar a nadie . Varios dirigentes mundiales pidieron clemencia en el caso. El premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez, amigo de Castro, añadió su voz, el viernes, a la de aquellos que pidieron clemencia. Pero Gabo aclaró ayer que sus declaraciones contra la pena de muerte en Cuba no constituían una petición formal a Fidel Castro.

Según audiencias judiciales del caso que fueron televisadas la semana pasada, Díaz Betancourt confesó que su plan de sabotaje contemplaba también establecer contactos con grupos de disidentes cubanos, los cuales, según ha insistido el Gobierno, son instrumentos de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos y de grupos de exiliados cubanos.

De otro lado, el escritor alemán Gunter Grass hizo un llamado a favor de Cuba. Dijo ser un adversario del sistema político cubano, pero cuando veo cómo Estados Unidos humilla a Cuba, sin ofrecer otra alternativa que otro (dictador Fulgencio) Batista, aunque en otra forma, yo defiendo a Cuba .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.