LANCHAS FANTASMAS EN CARTAGENA

LANCHAS FANTASMAS EN CARTAGENA

Cartagena, la ciudad más turística de Colombia, se salvó dos veces en los últimos días de haber enlutado la temporada de vacaciones con previsibles tragedias marítimas. El primer caso ocurrió el 2 de enero con la lancha Niña Carolina , que recorre el habitual circuito entre la ciudad y las islas del Rosario. La embarcación se fue a pique en plena mar y solo la pronta ayuda de otras naves evitó que perecieran algunos de los 33 pasajeros, pues no había salvavidas para todos. La buena fortuna volvió a actuar seis días después, cuando otra lancha turística, la Mundo Lindo , naufragó frente a la isla Cocoliso; sus 32 viajeros lograron sobreaguar aferrados a salvavidas o a trozos flotantes de la embarcación antes de ser socorridos por guardacostas y otras naves que circulan por la zona en época de vacaciones.

13 de enero 2005 , 12:00 a.m.

Cartagena, la ciudad más turística de Colombia, se salvó dos veces en los últimos días de haber enlutado la temporada de vacaciones con previsibles tragedias marítimas. El primer caso ocurrió el 2 de enero con la lancha Niña Carolina , que recorre el habitual circuito entre la ciudad y las islas del Rosario. La embarcación se fue a pique en plena mar y solo la pronta ayuda de otras naves evitó que perecieran algunos de los 33 pasajeros, pues no había salvavidas para todos. La buena fortuna volvió a actuar seis días después, cuando otra lancha turística, la Mundo Lindo , naufragó frente a la isla Cocoliso; sus 32 viajeros lograron sobreaguar aferrados a salvavidas o a trozos flotantes de la embarcación antes de ser socorridos por guardacostas y otras naves que circulan por la zona en época de vacaciones.

Hay que decir, con alivio, que no hubo desgracias personales que lamentar. Pero esto no oculta el peligro que entrañan muchas de las embarcaciones habilitadas a la mala para hacer un jugoso enero con los visitantes de la ciudad. El capitán Abel Villadiego, de la Capitanía del Puerto, reconoció al diario El Universal que el sábado pasado, por ejemplo, zarparon con turistas 53 lanchas, "cada una de las cuales era un potencial riesgo". Algunas, como Niña Carolina y Mundo Lindo , son más que eso y se convierten en candidatas firmes a sucumbir tan pronto como la marea apriete un poco o los timoneles no resulten particularmente duchos. En el último caso se comprobaron irregularidades adicionales, como abastecer de combustible la nave con pasajeros a bordo y cambiar de piloto en medio del recorrido.

Cada año, entre 80 mil y 100 mil turistas se aventuran en los viajes colectivos a islas del Rosario. Aquí hay una catástrofe en ciernes, a menos que las autoridades hagan más rigurosos los controles de estos buques fantasmas rehabilitados para la temporada, y de las empresas que los contratan. No siempre reina la suerte que evitó males mayores este mes de enero.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.