Secciones
Síguenos en:
PRUEBAS CONTRA CIEN MIEMBROS DEL CARTEL

PRUEBAS CONTRA CIEN MIEMBROS DEL CARTEL

El Fiscal General de la Nación, Gustavo De Greiff, revela que se investiga una eventual continuación del tráfico de drogas hacia el exterior, coordinado desde la cárcel de Máxima Seguridad de Itagí, y sostiene que existen indicios de protección de la Fuerza Pública a narcotraficantes. En entrevista exclusiva con EL TIEMPO, De Greiff habla sobre la Policía, el Ejército, la mafia, el Congreso y el conflicto entre instituciones.

Sostiene que Escobar podría hoy ser condenado a 60 años de prisión, y afirma que las sentencias judiciales pueden ser objeto de discusión en las academias, pero a los funcionarios públicos sólo compete acatarlas y respetarlas. Frente al debate sobre legalización o no de las drogas, observa que es necesario explorar nuevas vías y estudiar la legalización, pero fundamentalmente el control del consumo. Finalmente, el Fiscal reclama un compás de espera en el proceso de entrega de los narcos del Valle y advierte que debe calcularse el efecto de las operaciones indiscriminadas.

Aún nos hace falta ganar la guerra En 17 días, Gustavo De Greiff, Fiscal General de la Nación, habrá cumplido un año al frente de 11 mil funcionarios lanzados a la lucha contra el crimen.

Qué ha logrado? Cuál es su percepción del narcotráfico, el Congreso, la Policía y el futuro de la Fiscalía? A estos y otros interrogantes responde De Greiff en esta entrevista exclusiva con EL TIEMPO. Cuál es el resultado más tangible de la Fiscalía en su primer año? Los expedientes que recibió la Fiscalía en contra de Pablo Escobar y sus hombres en La Catedral estaban huérfanos de evidencias. No hubiese sido posible, con lo que existía, llevar a esos hombres a juicio. No se conocía siquiera la real estructura de la organización.

La Fiscalía ha individualizado a un centenar de esos delincuentes, y empieza a definir la situación jurídica de los implicados en esos procesos. Es el caso del expediente Galán y otros por narcotráfico. Actualmente, con base en las evidencias existentes, creo que Escobar podría ser sentenciado a sesenta años de prisión, auque esa es una decisión que corresponde a los jueces. La Fiscalía, a la vez, devolvió crédito y confianza a la justicia. Cómo se explica entonces que Pablo Escobar no esté detenido? Es un problema de ineficiencia, de corrupción...? No quiero revivir viejas polémicas. Por salir adelante con la tesis de la ineficiencia, de la corrupción o del miedo, no quisiera ver que no se agarrara al señor Escobar. Mi interés no es polemizar. Deseo que todos seamos eficientes. Escobar, en esencia, es un asunto de perseverar. No sé si tendremos éxito contra el narcotráfico. Aún nos hace falta ganar la guerra. Diría, sin embargo, que la Fiscalía triunfará en las batallas en que se involucre. Quizá fue prematuro insinuar casos de corrupción en la Policía y el Ejército? Es algo que no se necesitaba que lo dijese el Fiscal General. Son multitud los casos que registramos a diario como aquel en que dos agentes asesinaron a un ciudadano japonés para robarle un carro. También hay casos comprobados de la Policía y la Fuerza Pública dándole protección a los narcotraficantes. Hay múltiples procesos en etapa instructiva, y no puedo entrar ahora a particularizar. Sin embargo, esto es algo que todos conocemos.

Los altos mandos lo han reconocido y lo han combatido. Ellos mismos no discuten que el problema de la corrupción ha crecido a pasos agigantados. Y en el Congreso? No puede existir democracia sin Congreso, y ello debiera conducir a la opinión y a la prensa a no generalizar. La Fiscalía investigaba a algunos parlamentarios por hechos que antecedían a la obtención de la investidura. Hoy, sin embargo, esos procesos están en poder de la Corte Suprema de Justicia. Es todo? En algunos casos existían pruebas contra un número pequeño de congresistas. El que haya congresista corruptos, repito, no indica que todos lo sean. El porcentaje no sube del 15 por ciento, y ello no puede considerarse como significativo... Qué ocurre en Itagí? Realmente no es otra Catedral? Tengo noticias de inteligencia en el sentido de que algunos internos estarían instruyendo a sus enlaces fuera de la cárcel para continuar enviando sus embarques de droga al exterior. Ellos debieran saber que la sociedad no es boba y que estamos investigando, atentos a que ello no suceda o a reprimirlo si es que está ocurriendo como lo indican los informes de inteligencia. Se reactiva el debate sobre legalización de la droga. Cuál es su opinión? Creo que ese es un debate que Colombia no puede dar aisladamente. Lo que sí pienso, sin embargo, es que deben estudiarse alternativas diferentes a las actuales, no porque crea que las actuales han fracasado sino porque creo que no han sido suficientes. Qué alternativas, por ejemplo? Una de ellas la legalización. Pero, fundamentalmente, la del control del consumo. Mientras persista el apetito aparentemente incontrolable de las sociedades industrializadas por la droga nunca podrán cesar los grandes males que el narcotráfico ha causado. Resurge el enfrentamiento entre instituciones: Consejo de Estado vs Ejecutivo, Cortes etc. Comparte la discusión? Veo con preocupación los enfrentamientos entre ramas, y creo que todos debiéramos hacer un esfuerzo para cumplir con la obligación constitucional de cooperar armónicamente para alcanzar los fines sociales del Estado. La decisiones judiciales pueden y deben ser discutidas en la academia, pero tienen que ser acatadas y respetadas por los funcionarios públicos. Señor Fiscal ha obtenido la Fiscalía un avance sustancial en el recaudo de evidencias contra el cartel de Cali? Usted habla del cartel de Cali y yo le diría que no hay un cartel de Cali como tal. No en el sentido de una organización centralizada que domine y controle el narcotráfico en el Valle. Eso no existe. Conviven multitud de organizaciones: 60 o 100 que son las abastecedoras del narcoconsumo porque el problema del narcotráfico es un problema del consumo..

Ahora bien, infortunadamente, en el Valle del Cauca, han dejado menos rastros de su actividad delictiva. Hay otro factor: en Medellín, la ciudadanía cooperó y tenemos resultados. En Cali no hemos encontrado la misma colaboración... Cree en la oferta masiva de entrega? En qué condiciones? Los abogados de esos grupos continúan manifestando la intención de sus representados de entregarse y, más que de entregarse, de cesar sus actividades delictivas. Ellos han colaborado con la Fuerza Pública y le han entregado permanentemente información para desvertebrar el cartel de Medellín.

Sin embargo, eso no es suficiente. Cuando una persona ha delinquido, no basta con que diga que quiere dejar de hacerlo. Dentro de la actual situación jurídica colombiana, no es posible decirles: Bueno.. Magnífico que dejen de delinquir! Váyanse tranquilos a sus casas que no los vamos a molestar! .

La Fiscalía no hace las leyes. Las aplica, y bajo las leyes actuales es necesario, si realmente desean dejar de delinquir, que limpien su pasado, que se acojan a la justicia y, que si tienen posibilidad de hacerlo, se acojan a las rebajas por confesión y delación. Hacia dónde va entonces ese proceso? Personalmente y en calidad de Fiscal soy partidario de que los narcotraficantes del Valle se entreguen. Si fuera cierto, como dicen ellos, y puede que sí, que eso daría lugar a que cesara el 60 por ciento del tráfico de drogas que sale de Colombia sería excelente. Más aún, si no fuera sino el 30 por ciento, también sería excelente. Se necesitaría ser un idiota para decir que ello no es conveniente o bueno. Lo que ocurre, sin embargo, es que también ha de respetarse la ley. Cómo debe interpretarse una vasta operación policial en el Valle precisamente cuando los narcotraficantes inician gestiones para su entrega? Quizá es el deseo del Estado y, concretamente de la Rama Ejecutiva, de no ser acusada de estar protegiendo o tratando con mayor benevolencia a unos delincuentes que a otros. Yo pienso, no obstante, que ante la perspectiva de lograr que grandes bandas de delincuentes se entreguen, se debería abrir un compás de espera. No se trata de cruzarse de brazos a ver cuándo ocurre. Ello sería absurdo. Pero sí debiera abrirse un compás de espera.

La labor investigativa debe continuar, pero realizar operaciones a gran escala, en forma indiscriminada, no se justifica. Hay que presionar, pero también hay que hacerlo con sumo cuidado, midiendo las consecuencias; y, antes que nada, en mi concepto, alentando el acogimiento a la justicia. La Corte Constitucional cerró la vía al indulto y a otros beneficios por cooperación con la justicia qué efecto concreto ha tenido esa decisión? Fui partidario del decreto 264 pero la Corte Constitucional, por razones que respeto y naturalmente acato, consideró que no se podía llegar al perdón total ni a otros beneficios. Creo, sin embargo, que el Congreso debe analizar el fallo y volver a reavivar esos instrumentos porque lo que ha ocurrido es que no ha vuelto a presentarse gente en la Fiscalía dispuesta a colaborar como testigo o a aportar pruebas. El domicilio por cárcel, el aumento de rebajas de penas y la libertad inmediata, deben estudiarse para enfrentar el crimen organizado. Una pena de cuatro años efectivos contra un Ochoa es enfrentarlo? Voy a explicarlo desde distintas perspectivas. De una parte, el delito del narcotráfico creció en Colombia precisamente por la falta de eficacia de la sociedad para reprimirlo: inadecuados instrumentos legales, incapacidad del Estado, falta de voluntad política, etc.

De otro lado, como lo explicaba el doctor Laureano Gómez, el problema de los códigos en materia penal en Colombia es que normalmente han sido redactados por abogados defensores, y ello explica la extrema benevolencia frente al delincuente. No dudo que es un asunto que exige revisión inmediata, pero yo me pregunto qué es mejor: que cinco individuos estén presos y uno libre porque delató a los otros cinco o que los seis estén libres porque nadie los descubrió? Qué es mejor: un Ochoa en prisión y sometido a la justicia o un Ochoa delinquiendo a su arbitrio? Ese es un gran debate que la sociedad tiene que dar. La Fiscalía y la Procuraduría sugirieron una reestructuración radical en la Policía e inclusive la eliminación del generalato. Ahora, una comisión sugiere controles Es suficiente? El problema de la Policía es un problema que no se va a solucionar sólo con leyes. El elemento humano es definitivo. No solo el fenómeno de los bajos salarios hace imposible tener gente buena en el servicio. La estructura castrense de la Policía choca contra el principio constitucional de civilidad de la institución y la Constitución entregó a la Fiscalía el control y coordinación de los organismos de Policía Judicial: Dijin, Sijin, etc.

Por eso, no quedé contento con lo que salió. Hubiese sido más radical. Sin embargo, en una sociedad democrática, las leyes son producto de diferentes opiniones e intereses y lo que salió es aceptable. Creo en la institución de un inspector general independiente. Esa es una conquista de la sociedad y quizá era eso o nada. No es excesivamente optimista creer que la Fiscalía ha devuelto la confianza en la justicia? No deseo ser triunfalista. Sin embargo, nunca antes la gente acudió a la justicia en los volúmenes que lo está haciendo. Estamos atiborrados. Con todo, hay resultados. Recibí 300 mil procesos inactivos. Hoy, 200 mil de esos expedientes, que son los que involucran al ciudadano corriente, se están moviendo y finalmente los abogados defensores empiezan a encontrar una contraparte. Cuál es su enfoque de la lucha anticorrupción? En eso hay mucho por hacer. Se requieren formación e instrumentos legales. Es urgente especializarnos. La corrupción es uno de los cánceres de este país, pero es imposible actuar cuando nuestros agentes ni siquiera saben cómo funciona la bolsa. Requerimos contadores, financistas, economistas, etc. El otro aspecto es el legal. El Congreso debe estudiar la inversión de la carga de la prueba y establecer beneficios. No entregaría el perdón total a un funcionario corrupto, pero sí una rebaja de penas por cooperación eficaz con la justicia. Cuál ha sido el instante más grato, y cuál el más amargo, señor Fiscal? Son muchos. Los felices son aquellos en que hemos podido estructurar y consolidar una prueba, y determinar una inocencia o una responsabilidad.

Los amargos se producen cada vez que veo alguna ineficiencia en la Fiscalía o en los elementos de la Fuerza Pública que deben apoyarla. El caso de la cárcel de Envigado es el peor, y no solo por su desenlace. Es muy amargo verificar la forma obscena como se había entronizado el crimen en La Catedral, y encontrarse hasta con cartas en que una mujer ofrecía sus hijas vírgenes y adolescentes a Pablo Escobar...

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.