17 MILITARES MUERTOS Y 8 DESAPARECIDOS

17 MILITARES MUERTOS Y 8 DESAPARECIDOS

La incertidumbre por la suerte de una patrulla de unos 30 militares en la región de Urabá, y con la que se había perdido toda comunicación desde el martes en la noche, era total en la tarde de ayer en el Ministerio de Defensa. (VER MAPA: COMBATES DE FARC Y EJERCITO)

10 de febrero 2005 , 12:00 a.m.

La incertidumbre por la suerte de una patrulla de unos 30 militares en la región de Urabá, y con la que se había perdido toda comunicación desde el martes en la noche, era total en la tarde de ayer en el Ministerio de Defensa.

(VER MAPA: COMBATES DE FARC Y EJERCITO).

De hecho, los jefes de prensa de las Fuerzas Militares vacilaban al momento de entregar cifras sobre el número de bajas o cuando se trataba de precisar lo que realmente habría ocurrido.

El caso preocupaba porque se trataba del tercer revés militar en una semana después de que el martes primero de febrero las Farc atacaron una base de la Armada en Iscuandé (Nariño), en la que murieron 16 militares, y al día siguiente atentaron contra una patrulla en Putumayo, con 7 militares muertos, y se hablaba insistentemente de una reactivación de las acciones de las Farc, tras un repliegue estratégico de más de dos años.

Además, el sitio donde ocurrían los hechos -el cañón de La Llorona- aumentaba la incertidumbre, toda vez que desde hacía casi tres años las Farc no realizaban allí acciones contra la población o la Fuerza Pública.

Hacia las 6 de la tarde, la incertidumbre comenzó a despejarse cuando el general Carlos Alberto Ospina, comandante de las Fuerzas Militares entregó, en una conferencia de prensa en Bogotá, el primer parte de guerra: un oficial y 16 soldados adscritos al Batallón de Infantería Número 47 Voltígeros muertos y ocho desaparecidos.

Los militares, según Ospina, trataban de evitar la toma guerrillera de una comunidad indígena en esa zona del Urabá antioqueño, donde habitan unos 5.000 indígenas, principalmente embera, quienes ya habían manifestado su temor ante posibles ataques de la guerrilla tras la salida de los hombres del bloque Bananero de las Autodefensas, quienes se desmovilizaron en noviembre del año pasado.

En los choques, según el reporte, también perdieron la vida 11 subversivos y resultaron heridos un suboficial y un soldado. Hasta anoche, las Fuerzas Militares no habían entregado las identidades de los militares muertos en los combates.

Fue una emboscada.

Anoche, sin embargo, el secretario de Gobierno de Antioquia, Jorge Mejía, en declaraciones a la prensa aseguró que se trató de una emboscada de las Farc a los militares.

Pero el informe del Comandante de las FF.MM., insistía en que se trató de una acción ofensiva, luego de que la Brigada 17 recibió el martes en la mañana informaciones sobre el desplazamiento de un grupo del frente 5 de las Farc hacia la zona del río Porroso, a 20 kilómetros de Mutatá, unos 40 minutos de la cabecera municipal.

Inmediatamente, dijo Ospina, los altos mandos le ordenaron a una patrulla que se dirigiera al sitio e interceptaran a los guerrilleros.

Los militares, según el reporte del alto oficial, llegaron el sitio, ubicado en la parte alta de la Serranía de Abibe, y sostuvieron combates con los miembros de las Farc.

En medio de los choques, según dijo Ospina, las Farc enviaron refuerzos y los combates se prolongaron durante toda la tarde.

Al salirles al paso a las versiones sobre un nuevo revés militar, el general Ospina dijo que lo de Mutatá es diferente a lo de Iscuandé y Putumayo, toda vez que ocurrió como consecuencia de una acción ofensiva del Ejército.

"Lo que se hizo fue evitar que las Farc atacaran a la población y que comenzaran a tener el control sobre el Urabá", sostuvo.

Desde el martes, las autoridades locales y los tres hospitales de Mutatá, Chigorodó y Apartadó se encuentran en alerta máxima ante las versiones de pobladores que hablaban de 20 cadáveres.

Al finalizar la tarde, voceros de la Brigada 17 no habían confirmado si los cadáveres serían trasladados a Mutatá, Chigorodó o directamente a las instalaciones de esa unidad militar, donde anoche se agolpaban familiares de los militares que pedían informes sobre sus seres queridos.

Desde 1992 se han presentado varios hechos, entre enfrentamientos, retenes, emboscadas y tomas de las Farc, que han dejado un elevado número de muertos.

ATAQUES DE LAS FARC.

- 2 de febrero del 2005: cuatro soldados murieron y cuatro quedaron heridos luego de combates en zona rural de Vistahermosa (Meta).

- 2 de febrero del 2005: 8 militares y un civil muertos, así como 4 heridos dejó el paso de una patrulla por un campo minado en el corregimiento Santa Ana, de Puerto Asís (Putumayo).

- Primero de febrero del 2005: 16 militares murieron y otros 24 quedaron heridos después de un ataque a una base en Iscuandé (Nariño).

- 18 de enero del 2005: 7 militares murieron y 5 resultaron heridos cuando explotó un campo minado en zona rural de Ortega (Tolima).

- 22 de julio del 2004: cerca de 200 guerrilleros de los frentes 13 y 49 enfrentaron en el kilómetro 55 de la vía Mocoa (Putumayo)-Pitalito (Huila). En el ataque, 12 soldados murieron, 6 quedaron heridos y otro desapareció.

- 25 de febrero del 2004: en ataque con cilindros a la base que protegía a Santa María (Huila) murieron un oficial, un suboficial y 10 soldados.

FOTO/Milton Díaz EL TIEMPO.

El general Carlos Alberto Ospina aseguró ayer en rueda de prensa que los militares que murieron en Urabá estaban a la ofensiva y evitaron la toma de una población indígena por las Farc.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.