LIBROS

LIBROS

Ciudad gótica esperpéntica y mediáticai Ensayos de simbólica (y diabólica) urbana Rodrigo Arguello G. hierro nace, crece, se reproduce... y mata...escribe el profesor Arguello a propósito de los obscenos chuzos del separador de la Avenida Caracas, columna vertebral de un cuerpo llamado Bogotá, entre 1992 y 2000 (año en que el relleno fluido entró a formar parte delsólidoi paisaje urbano, el mismo que los peatones contemplan desde los puentes, como si de los ríos y caminos de antaño se tratara). El concepto de lo gótico en la vida urbana se origina en el interés de Vesalio, de Rembrandt y de Descartes por la anatomía, por los cuerpos diseccionados, desmembrados; pues si el cuerpo es escindible, el sujeto en sí también lo es, y es esto lo que caracteriza al hombre moderno y a su habitáculo ciudad, urbe o metrópoli. Lo gótico es entonces lo que se oculta tras la apariencia; como en el expresionismo, en que la oscuridad está matizada por golpes de luz y las figuras se deforman,

15 de enero 2005 , 12:00 a.m.

Ciudad gótica esperpéntica y mediáticai.

Ensayos de simbólica (y diabólica) urbana.

Rodrigo Arguello G.

hierro nace, crece, se reproduce... y mata...escribe el profesor Arguello a propósito de los obscenos chuzos del separador de la Avenida Caracas, columna vertebral de un cuerpo llamado Bogotá, entre 1992 y 2000 (año en que el relleno fluido entró a formar parte delsólidoi paisaje urbano, el mismo que los peatones contemplan desde los puentes, como si de los ríos y caminos de antaño se tratara). El concepto de lo gótico en la vida urbana se origina en el interés de Vesalio, de Rembrandt y de Descartes por la anatomía, por los cuerpos diseccionados, desmembrados; pues si el cuerpo es escindible, el sujeto en sí también lo es, y es esto lo que caracteriza al hombre moderno y a su habitáculo ciudad, urbe o metrópoli.

Lo gótico es entonces lo que se oculta tras la apariencia; como en el expresionismo, en que la oscuridad está matizada por golpes de luz y las figuras se deforman, así el ciudadano moderno muestra su lado oscuro, está habitado por el misterio... por su doble. La ciudad es un monstruo que engulle a sus habitantes, los perturba o los llena de ese sentimiento moderno que aparece con el romanticismo gótico: la melancolía. Lo gótico engendra el terror, institucionalizado por la casa del terror o fábrica de la revolución industrial; por la revolución francesa con su macabro régimen y por el género del horror, el de las grandes novelas góticas de los siglos XVIII y XIX y las buenas películas de comienzos del XX, Nosferatu, Metrópolis y El doctor Caligari. La ciudad también es esperpéntica, hereda el carnaval de la Edad Media (la plaza de las Nieves o el parque Lourdes lo demuestran) y es asimismo mediática; el televisor, que pasó de objeto social a objeto íntimo, pone el mundo dentro de la alcoba y convierte al homo sapiens en homo-zapping. AMBROSIA.

* * *.

Juan Esteban Constaín.

- Los mártires.

Episodios de la vida de grandes hombres, en su mayoría escritores por quienes el autor siente gratitud. Se muestra el tributo que tuvieron que pagar por ser lo que fueron. Así pues, se habla de la vida crapulosa de Rimbaud, de la locura de Hdel cautiverio de Cervantes en Argel; de cómo Góngora contrató sicarios para que mataran a Quevedo; no podía faltar el duelo de Pushkin ni el epílogo de Sócrates, cuya esposa le pidió beber la cicuta, ni el carcelazo de Camoens. Es memorable la crónica sobre el suicidio de Ganivet en Riga, así como el relato sobre el doble de Shakespeare y el de la muerte de Ovidio. Para la nostalgia de los románticos, se recrea el naufragio en el que perdió la vida Shelley. Para los rastreadores de curiosidades, se presenta a Voltaire camorrista y a Dumas ladrón... y para quienes gustan de hechos refundidos de la Historia, se narra la suerte de Vargas Tejada después de atentar contra Bolívar, en el que podría ser el mejor capítulo del libro. SEIX BARRAL.

* * *.

- Antología de grandes crónicas colombianas.

Tomo II 1949 2004.

Selección y prólogo de Daniel Samper Pizano.

Con libros como este, leer sí que es placentero. Cómo ilustra, cómo entretiene, cómo llena! Su prólogo es todo un curso de periodismo, en el que se comparan los géneros pilares de dicho oficio: el reportaje, la entrevista, y la posible madre de todos, la crónica, bien sea roja, deportiva, testimonial o urbana. Aclara que una cosa es el periodismo y otra la ficción; pero demuestra que el mejor periodismo narrativo es el que ha sabido beber en las técnicas de la literatura y ha explotado la libertad creativa de las ficciones, como en el caso de Truman Capote o de Tom Wolfse trata ya de informar sobre la realidad, sino de hacer que el lector la viva. Como en la literatura Su propuesta final es la de no seguir buscando la noticia sensacionalista y optar por lo cotidiano normal, lo no violento ni escalofriante, y pone como ejemplo la última crónica de la antología último maestro del distrito Es difícil señalar lo mejor de una antología, pues esta ya es una escogencia, es lo mejor de un género determinado. Pero de las 66 crónicas, son verdaderamente ejemplares: Teresita la descuartizada , del autor del libro, por ser un espectacular relato que aplica las técnicas del mejor cuento gótico; Un metro, un infierno con rielesi , de Pedro Gómez Valderrama, por la forma como muestra lo que Don Delillo llamaría submundo ; Eso que llaman Vuelta a Colombia , de Rocío Vélez de Piedrahíta, por lo ilustrativo, detallado y ameno del relato; El hombre más rápido del mundo en la ciudad más lenta de la tierra , del rockero Germán Hernández, por su originalidad; Su Santidad va de vacaciones , de García Márquez, por la precisión de la escritura que en 1955 ya dejaba ver el oficio y la influencia literaria en el cronista Gabo; El asesinato de Galán , de María Jimena Duzán, por su gran valor documental; La muerte de Pablo Escobar , de Alonso Salazar, por lo cinematográfico; Yo sobreviví al Palacio de Justicia , de Humberto Murcia y Olga Behar, por tenso, dramático y sostenido, y, El vía crucis feliz de Derek Walcott en el Caribe colombiano , de Ariel Castillo Mier, porque simple y llanamente es perfecto. El libro en conjunto es como una Historia fragmentada de Colombia. AGUILAR.

* * *.

- El incendio de Alejandría.

Jean Pierre Luminet.

Novela histórica o historia novelada, lo cierto es que es un paseo por Egipto, en la época de mayor esplendor de las dos bibliotecas que más hicieron por la cultura y el conocimiento en la antiguedad, la de Alejandría, que llegó a albergar setecientos mil volúmenes y la de Pérgamo, que contó con cuatrocientos mil. La vida y logros de grandes sabios, filósofos, matemáticos y humanistas, tales como Euclides, Aristarco, Tolomeo, Eratóstenes, y la maravillosa Hipatia, quien oficia de narradora dentro de la novela. Buena oportunidad para comprender lo que cuesta producir, preservar y trasmitir el saber. EDICIONES B

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.