AYER AMBOS GANARON SUS JUEGOS Y ESTÁN A UN TRIUNFO DE LA SERIE MUNDIAL ROJOS Y ATLETICOS, A UN PASO

AYER AMBOS GANARON SUS JUEGOS Y ESTÁN A UN TRIUNFO DE LA SERIE MUNDIAL ROJOS Y ATLETICOS, A UN PASO

Los Rojos de Cincinnati usaron su potente combinación de poderío con el bate, pitcheo y su sólida defensiva para derrotar anoche a los Piratas de Pittsburgh 5-3 y tomar una ventaja de 3-1 en la serie por el título de la Liga Nacional. Los Rojos pueden obtener su primer banderín de la liga desde 1976 si ganan hoy por la noche. El zurdo Tom Browning estará en la loma por los Rojos, mientras que Doug Drabek, que ganó 22 partidos, saldrá por los Piratas.

10 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

Chris Sabo, que estaba sumido en una improductiva serie de dos hits en 13 turnos, rompió un empate de 2-2 con un potente cuadrangular impulsador de dos carreras en la séptima entrada ante Bob Walk, quien ganó el primer partido en Cincinnati.

Jay Bell eliminó a Rijo al abrir la octava con un jonrón que acercó a los Piratas a 4-3. Luego que Andy Van Slike pegó un bombo de out, Bobby Bonilla conectó un batazo que rebotó contra la valla del sector central, eludiendo al jardinero central Billy Hatcher. Pero Eric Davis, que llegó desde el jardín izquierdo, hizo un tremendo lanzamiento de un rebote para eliminar a Bonilla en la tercera base. Los Atléticos están imparables Los Atléticos de Oakland, por su parte, dieron un paso más hacia el tercer título consecutivo de la Liga Americana al vencer a los Medias Rojas de Boston 4-1 en el tercer partido de la serie playoff de la Liga Americana.

Si los Atléticos ganan el partido de hoy repetirán la serie de 1988, cuando eliminaron a Boston en cuatro corridos. La única esperanza que les queda a los Medias Rojas descansa en el brazo derecho de Roger Clemens, señalado para iniciar el choque de esta tarde.

En el tercer encuentro, los Medias Rojas debieron en parte su derrota a una defensa que se vino abajo cometiendo tres errores, uno de ellos del jardín corto boricua Luis Rivera en la sexta entrada, cuando Oakland anotó dos carreras, una inmerecida para subir el marcador tal como terminó el juego, 4-1.

Mike Boddicker, el derrotado (0-1), lanzó todo el partido y mereció un mejor resultado. Retiró por la vía del strike a siete del Oakland, regaló tres bases y dio par de bolazos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.