ESTE AÑO SÍ A AHORRAR

ESTE AÑO SÍ A AHORRAR

Lo nuevos años siempre comienzan con buenos propósitos y la esperanza de que esta vez sí se van a poder cumplir. Junto con la promesas de comer menos, hacer ejercicio, sacar más tiempo para la familia o estudiar, está la de organizarse con la plata, para tratar de hacerla rendir y poder ahorrar algo.

16 de enero 2005 , 12:00 a.m.

Lo nuevos años siempre comienzan con buenos propósitos y la esperanza de que esta vez sí se van a poder cumplir. Junto con la promesas de comer menos, hacer ejercicio, sacar más tiempo para la familia o estudiar, está la de organizarse con la plata, para tratar de hacerla rendir y poder ahorrar algo.

Sin embargo, ese propósito se hace justo en un momento en que los ahorros están en cero y las deudas son grandes como consecuencia de las festividades de diciembre. Así que por eso es muy común, que por estar tapando esos huecos y asumiendo los nuevos costos de enero, se arranque un nuevo ciclo en el que se repiten los mismos errores.

Para evitar que a finales del 2005 tenga que endeudarse hasta el cuello para poder comprar regalos, sacar de vacaciones a la familia y comprar los útiles escolares del siguiente año, lo mejor es empezar a planificar desde ya.

Y la primera recomendación de los expertos es determinar en qué se gasta la plata. Muchas personas hacen retiros del cajero en la mañana y en la tarde ya no tienen nada y lo peor es que no saben en qué se lo gastaron.

Para evitar esta particular forma de amnesia que sale tan costosa, lo mejor, según Luisa Fernanda Plata, gerente de finanzas personales de Skandia, es hacer una lista de todo, literalmente todo lo que se gasta.

Esto puede ser dispendioso, y a veces incluso puede parecer inútil escribir que se destinaron 2.000 pesos al pago de una hora de parqueadero, pero si no se hace una lista completa no se podrá tener control sobre los gastos.

Con esta lista, usted se podrá dar cuenta si está gastando mucho en parqueaderos y le sale más barato dejar el carro en la casa algunos días de la semana o si está destinando demasiado dinero en cosas que no son tan importantes:.

Realmente es necesario tanquear el carro con gasolina extra? Podría comer menos por fuera? Por qué seguir pagando un servicio que ya no usa? Etc.

Presupuestar.

Una vez tenga sus gastos definidos, se pasa a hacer una lista de los ingresos. Se deben sumar los salarios de los miembros de la familia, los cuales se pueden estirar un poco conociendo los beneficios tributarios que le otorga la ley.

Los pagos que se hacen por créditos de vivienda, medicina prepagada y estudios de los hijos reducen la retención en la fuente. La condición es que estos pagos no superen el 30 por ciento del salario. Para hacer efectivos el descuento se deben presentar los correspondientes certificados de pago antes de abril 15 a las oficinas de personal de las empresas.

Cuando se tienen claro los ingresos y los gastos, los expertos recomiendan hacer un presupuesto. Este se puede llevar en la agenda personal o, si se es más sofisticado en una hoja de cálculo en la computadora. Lo importante es llenarla y cumplir con lo que se propone.

Se deben incluir gastos fijos (como los créditos, el arriendo, los servicios, la gasolina, el mercado, los colegios, etc.) y los variables (salidas a comer, entretenimiento, ropa, artículos para la casa, etc.).

La asesora de Skandia dice que siempre se debe incluir una suma para gastos variables en el presupuesto, porque si esto no se hace se puede caer en la tentación de gastar de más o de endeudarse (con tarjeta de crédito) para satisfacer estas necesidades. Lo que se debe determinar es qué tanto se debe destinar a este tipo de gastos.

Cuidado con la tarjeta.

Otra clave para ordenar las finanzas personales consiste en disminuir el nivel de endeudamiento, en especial de las tarjetas de crédito que son las más costosas. Estas se deben usar eficientemente y ahora con la devolución de dos puntos de IVA por las compras con dinero plástico pueden ser un buen negocio, siempre que se difiera el pago a una sola cuota.

Con esto se gana la devolución (que es pequeña, pero de todas maneras suma) y no se pagan intereses. "Lo importante es tener presente que lo que se compra hoy con una tarjeta se debe pagar en un mes y esa suma se debe incluir en el presupuesto", dice Plata.

Otro consejo para el buen uso del dinero plástico consiste en fijarse en la tasa de interés que se está pagando, para saber si es más alta que la de otros bancos. Una buena idea es aprovechar la competencia en la que están hoy las entidades financieras y venderle la deuda que se tiene con la tarjeta de crédito a una entidad que cobre menos intereses.

Simplemente lo que hace es cambiar el banco con el que se tiene la tarjeta para pasar a deberle al que compre la deuda. Con esto se abarata la obligación, pues en muchos casos, los bancos no cobran intereses y dan beneficios adicionales al nuevo cliente, con tal de asegurar el negocio. Pero, se debe tener en cuenta que esto solo aplica para la deuda que se le vende a la entidad. Las nuevas compras que se hagan con la nueva tarjeta sí tienen la tasa de interés normal (28 por ciento en promedio).

Igualmente, si se tienen varias tarjetas de crédito se debe tratar de dejar solo una y en lo posible la que cobre menores intereses.

Como una dieta.

Con las finanzas en orden es más fácil ahorrar e invertir para el futuro, sin olvidar que todos estos consejos no van a cambiar su situación de la noche a la mañana. Como explica el portal Free-financialadvice.net esto es como cuando se hace una dieta, no se puede esperar quedar delgado en una semana, porque por un lado, es riesgoso para la salud y por el otro no es duradero.

Así que lo mejor es fijarse metas y tratar de cumplirlas. Lo primero es crear una disciplina de ahorro. Algunos expertos dicen que se debe ahorrar por lo menos el 10 por ciento de los ingresos, otros recomiendan mirar la diferencia entre el ingreso y el dinero que se gasta, para saber cuánto se puede ahorrar, pero esto no significa que solo se dejen los sobrantes, sino que con esto se fije una suma que no afecte los gastos de la familia, pero que se respete mensualmente.

También en la medida que se vayan liberando deudas, es bueno destinar este mismo dinero para ahorro. Otra buena idea es crear un fondo de emergencias, que se use en lugar de la tarjeta de crédito, pues sale más económico.

Igualmente es importante determinar para qué se quiere ahorrar: para comprar casa? para viajar? para pagar la educación de los hijos? o para la pensión? Estos objetivos financieros se deben dividir entre corto (uno a tres años), mediano (tres a cinco años) y largo plazo (más de cinco años).

Dependiendo del plazo de ahorro se pueden buscar diferentes alternativas en el mercado para hacerlo rendir más. Entre más largo sea el tiempo se puede buscar opciones más riesgosas -como las acciones- ya que es más probable que sean rentables en el largo plazo.

Cinco pasos para lograrlo.

Estos son algunos de los consejos del departamento de finanzas personales de Skandia para alcanzar la libertad financiera, es decir, para tener un capital que permita cubrir los gastos actuales y los del futuro.

1. Compromiso: un año nuevo significa una oportunidad. Escriba sus propósitos financieros: adquirir disciplina de ahorro, disminuir las deudas y controlar los gastos.

2. Asesorarse bien: Busque un asesor financiero que tenga el conocimiento del entorno local y global; lo cual le servirá para aprovechar al máximo las oportunidades del mercado.

3. Proteja a sus seres queridos: Adquiera un seguro de vida, el cual puede ser temporal mientras sus inversiones logran acumular un capital que le permita proteger a sus seres queridos. Dado que este seguro sustituye su salario en el caso que falte, el valor de la póliza debe ser equivalente al ingreso que usted genera multiplicado por el número de años en que su familia va a necesitar de ese ingreso.

4. Asegure la educación de sus hijos: Dependiendo de sus ingresos, destine un monto mensual para este rubro.

5. Su retiro, su independencia: Aunque esté lejos, desde ya inicie la planeación de su retiro. Si está en un fondo obligatorio de pensiones, calcule cual será su ingreso al momento de jubilarse. La diferencia entre lo que va recibir por mesada y el ingreso que usted necesita para vivir debe ser el monto que debe ahorrar, por ejemplo en un fondo voluntario, para asegurarse una vejez tranquila.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.