BARES: UNA BOMBA DE TIEMPO

BARES: UNA BOMBA DE TIEMPO

La tragedia ocurrida en Buenos Aires (Argentina) el pasado 30 de diciembre, en la que una discoteca se incendió con unas 2.000 personas en su interior, encendió las alarmas en Ibagué por la vulnerabilidad de esa capital en materia de seguridad.

18 de enero 2005 , 12:00 a.m.

La tragedia ocurrida en Buenos Aires (Argentina) el pasado 30 de diciembre, en la que una discoteca se incendió con unas 2.000 personas en su interior, encendió las alarmas en Ibagué por la vulnerabilidad de esa capital en materia de seguridad.

Una inspección, ordenada por la Alcaldía de Ibagué a su Comité Local de Emergencias, encabezado por la Secretaría de Gobierno, reveló que al menos un 80 por ciento de los establecimientos nocturnos de la ciudad son vulnerables a una tragedia.

De acuerdo con el capitán Alcibíades Quiroga, comandante de Bomberos Voluntarios de Ibagué, de los 1.140 establecimientos nocturnos que funcionan en esa capital, solo 250 aproximadamente cumplen con las medidas de seguridad.

"Aquí se le da más importancia a la seguridad de los bienes materiales que a la seguridad de las personas. Se echan candados y cerrojos, se levantan paredes y todos están pendientes de que no los roben, pero muy pocos se preocupan por la seguridad de la gente", señaló el oficial.

EL TIEMPO acompañó al personal de Bomberos, Derechos Colectivos y Secretaría de Gobierno municipal en una jornada de visitas y constató que, al igual que en las otras ciudades, son contados los establecimientos que sí cumplen con lo básico: extintores al día, salidas de emergencia y señalización.

Según Arcesio Sterling, director de la oficina de Derechos Colectivos de Ibagué, no existe una normatividad clara en materia de funcionamiento de los lugares públicos, pues la llamada Ley Antitrámites derogó buena parte de la misma.

Para Hugo Arbarello, curador urbano número 1 de Ibagué, la reglamentación vigente y las Normas de Sismo Resistencia del 2000 son más estrictas y exigentes con las construcciones grandes como almacenes, centros comerciales e hipermercados. Sin embargo, discotecas, bares y otros locales pequeños son construidos sin el menor control.

Pese a que está establecido que para edificar un local es necesario que los Bomberos den su visto bueno sobre materiales, salidas de emergencia, extintores, señalización y hasta riesgo eléctrico de cada negocio (Certificación Bomberil), la norma se cumple de manera aleatoria, de acuerdo al uso, evento y capacidad del establecimiento.

"Aquí se le expone al comerciante los riesgos que corre en su negocio y se puede concertar con él en cuanto a las necesidades en materia de seguridad. Pero para evitar tragedias como la de Argentina, es necesario usar el sentido común y anteponer la seguridad propia, de clientes y de visitantes a la hora de tomar cualquier decisión", afirmó Rodrigo Páez, secretario de Gobierno municipal.

La visita.

De seis lugares recorridos durante la noche del viernes anterior por toda la ciudad se confirmó que sólo dos de ellos cumplen con lo básico en materia de seguridad ambiental.

Los sitios más juiciosos fueron Macumba y La Tienda del Café, los cuales cuentan con varias salidas de emergencia, extintores recargados cada 10 metros, señalización para las salidas y cableado eléctrico fuera del alcance del público.

Julio Cárdenas, administrador de Macumba, afirma que al cumplir las normas mínimas de seguridad se les dan más garantías a los clientes del establecimiento. "Si ven que la seguridad se maneja de manera responsable, la gente se siente más confiada y notarán que hay otros lugares que no cumplen con las exigencias. Así todos ganamos", afirmó.

Otros lugares más pequeños y menos populares en el centro de la ciudad mostraron graves falencias como cables pelados, extintores sin recargar e incluso inexistencia de salidas de emergencia. Así mismo, se constató la presencia de fuego (velas y velones) cerca a zonas con material inflamable. Además, tomas eléctricas recargadas y hasta conexiones piratas.

"Estas visitas que realizamos tienen un carácter académico y educativo para con los propietarios de los bares. Aunque legalmente no podemos hacer mucho, el comandante de Bomberos les advierte de los riesgos y del porqué de los requerimientos", recalcó Páez.

FOTO/Juan Carlos Escobar EL TIEMPO.

La incorrecta manipulación de material inflamable y la inexistencia de salidas de emergencia fueron las principales faltas halladas durante la inspección.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.