EL SUEÑO DE UN POETA

EL SUEÑO DE UN POETA

Sueño con una escuela libre, que escuche el corazón de sus niños, en la que sea posible el vuelo de la imaginación que muy de vez en cuando aparece en el corazón de maestros y maestras. El sistema educativo es absolutamente abominable.

11 de mayo 2005 , 12:00 a.m.

Sueño con una escuela libre, que escuche el corazón de sus niños, en la que sea posible el vuelo de la imaginación que muy de vez en cuando aparece en el corazón de maestros y maestras. El sistema educativo es absolutamente abominable.

El sistema ha convertido el sueño y la palabra en algo que agobia el corazón y el pensamiento de los niños. Ha convertido el acercamiento a la ciencia y a las estrellas en un deber que deja por fuera el corazón. No les pregunta jamás a los niños que hay. Y todos los niños nacen con un don pero llegan a la escuela y ella no le pregunta que hace.

Hay una niña que amaba el violín antes de llegar a estudiar y la escuela no le pregunta, más le cae el programa encima como un bloque de cemento armado. Si tiene suerte los papás la matriculan en una escuela de música. A la tres de la tarde saca el estuche como si fuera el estuche de su corazón y coloca el violín debajo del mentón como si fuera su corazón. De tres a 6 de la tarde es feliz, a la 6 debe colocar su corazón en el estuche de su corazón y regresar a su casa a hacer las tareas.

La escuela debería entender que existen unas matemáticas de la música del violín, una química del violín, una física y geometría del violín. Que se abran los espacios del conocimiento para que este sea pertinente, si es pertinente es coherente, si no lo es una tortura para los niños.

Asistimos a un fracaso del sistema y si es que los jóvenes llegan a la universidad no son capaces de escribir una carta de amor, ese es el fracaso de la escuela.

Sueño con que los hombres y mujeres más importantes estén con los niños chiquiticos. La cuestión está tan enrevesada que aquí se le denomina educación superior a la universidad, es una tontería, la universidad es una instancia de carácter específico, profesional. El momento más importante de la escuela son los primeros años, son definitivos, ahí deben estar los profesores mejor preparados y remunerados. Debe estar el premio nóbel del química con los niños más chiquitos, pero no lo llevan a la escuela. Si llega lo invitan a la universidad y aparecen las banderas, los himnos, los profesores y los alumnos que están terminando, ni siquiera los primíparos.

Los hombres más grandes deben estar al lado de los niños. Que le podemos enseñar a los niños si es que aprendemos con ellos. Pero los maestros cada vez tienen menos tiempo para soñar. Es angustioso lo que está pasando, el gobierno debería proteger los sueños y el tiempo de sus maestros para abrazar y escuchar a sus niños.

Hay una gran necesidad de afecto, muchos niños solo tienen en el maestro una posibilidad de salvación porque quizás en su casa y en el medio son agredidos, el maestro es el oasis para sus sueños.

Que respeten a los maestros que son los que construyen una Nación. La educación no se puede ver como un negocio, ni como un proyecto que eche por la borda el tiempo del amor y de la imaginación, que es el tiempo de los sueños. No es la aplicación absurda y a veces violenta de unos contenidos.

Ojalá algún día esa escuela aparezca, donde escuchen a los niños, porque ahora nadie los escucha. Yo no he conocido un Ministro de Educación que haya tenido el coraje de acercarse a un asesor de seis años de edad.

* Respuesta del poeta sobre la pregunta de que opina del sistema educativo colombiano.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.