TOMATA DE AMIGOS TERMINÓ EN CRIMEN

TOMATA DE AMIGOS TERMINÓ EN CRIMEN

La madrugada del pasado jueves, tras cinco horas de interrogatorio, Jhon Jairo Salgar Galvis supo que su coartada había fracasado.

17 de enero 2005 , 12:00 a.m.

La madrugada del pasado jueves, tras cinco horas de interrogatorio, Jhon Jairo Salgar Galvis supo que su coartada había fracasado.

Bajó la cabeza y ante la mirada agotada de agentes de la Sijín empezó a relatar paso a paso cómo ocurrió el atroz crimen de Ricardo Manrique Zamora, un joven de 25 años cuyo cuerpo desmembrado fue hallado en un basurero. Un hecho que aún tiene conmocionada a Villavo.

La confesión del asesino -quien hace cuatro años se fugó de la cárcel La Picota de Bogotá, donde purgaba 26 años por un homicidio en Ibagué- se produjo luego de que un agente de la Sijín le mostró su camiseta manchada en sangre.

Salgar les contó a los agentes de homicidios que el martes, a las 7 p.m., él y cinco amigos se reunieron en una casa del barrio Antonio Ricaurte. Estaban de farra y consumieron unas cuantas botellas de licor y los gramos de cocaína que habían comprado con 120.000 pesos.

Hacia las 4:30 a.m. del miércoles, la mezcla ya hacía efectos. "Según dijo no se sabe por qué empezaron a discutir y del diálogo se pasó a las groserías y de las palmadas a los empellones", reveló un investigador.

Según el testimonio, en ese momento Manrique reclamó airadamente la pérdida de su billetera. Esto le disgustó a Salgar, quien se paró de su silla, se acercó a él, desenfundó una navaja y le cortó el cuello de un tajo.

Manrique no encontró auxilio de los hombres con los que departía. Por el contrario, halló certeras puñaladas de Henry Celis Pineda, El Zarco y José Reinaldo Cardona Cardona, Kiko , quienes lo acabaron de rematar.

Asustados, borrachos y con un cadáver en la sala, empezaron a maquinar cómo deshacerse del cuerpo. De la mente de Salgar salió la única idea que convenció a todos: descuartizarlo.

En el patio, el cuerpo de Manrique fue dividido en seis partes y empacado en bolsas negras. Tras lavar los rastros del asesinato, Cardona le dijo a un amigo que se iban para un paseo y le pidió prestado un jeep.

Los asesinos tomaron la antigua ruta a Restrepo, llegaron hasta el puente de la quebrada La Honda, donde sin ningún pudor botaron el cadáver en el basurero. En las bolsas, los agentes hallaron la camiseta que vestía Salgar, quien se la quitó ensangrentada y la dejó con los restos.

El primero en ser identificado fue Ferney Rodríguez Chacón, quien reconoció que habían estado tomando, pero dijo que unos hombres se habían llevado a Manrique en una moto.

"Sabíamos que teníamos que separarlos para que no alcanzaran a maquinar una coartada. Iniciamos el interrogatorio con las pruebas que encontramos en la casa y en el basurero, entre ellos la camiseta de Salgar. El resto era paciencia", concluyó otro de los agentes asignados al caso.

Foto.

FERNEY RODRIGUEZ CHACON (izq.), Henry Celis Pineda, José Reinaldo Cardona Cardona y Fernando Cardona Cardona fueron detenidos por la Sijín.

JHON JAIRO SALGAR GALVIS, acusado de planear el crimen.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.