LAS REGIONES SE QUEDAN DE LA RECUPERACIÓN DE LA CONSTRUCCIÓN

LAS REGIONES SE QUEDAN DE LA RECUPERACIÓN DE LA CONSTRUCCIÓN

Cuando está por completar cuatro años, la recuperación de la construcción aún no se siente en todo el país. La actividad parece concentrarse en Bogotá y los departamentos de Antioquia y Valle, mientras en el resto del territorio nacional avanza a un ritmo menor. (VER GRAFICAS)

17 de enero 2005 , 12:00 a.m.

Cuando está por completar cuatro años, la recuperación de la construcción aún no se siente en todo el país. La actividad parece concentrarse en Bogotá y los departamentos de Antioquia y Valle, mientras en el resto del territorio nacional avanza a un ritmo menor.

(VER GRAFICAS).

Así se refleja en la concentración del crédito hipotecario. Mientras en Bogotá, Antioquia y Valle vive el 38 por ciento de los colombianos, allí se concentra el 67 por ciento de los préstamos hipotecarios, y en el año completo terminado en octubre pasado se concedió el 61 por ciento de las licencias de construcción de todo el país.

La cartera hipotecaria total en el país es de 14,4 billones de pesos entregados a 776.000 deudores. Sólo el 33 por ciento de los préstamos está en el resto del país, donde vive el 62 por ciento de la población.

En el tercer trimestre del año pasado, hubo en Bogotá 16 metros cuadrados de obras nuevas por cada cien habitantes, y en Medellín, 22 metros cuadrados. Mientras tanto en ciudades intermedias como Armenia y Pereira fueron 6 y 7 metros cuadrados por cada 100 habitantes.

Sobre los créditos, el presidente de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), Eduardo Jaramillo, reconoció que en el país hay la tendencia de colocar los recursos en las grandes ciudades, y ello obedece en parte a que falta una mayor profundización del sistema financiero.

Esto se ha traducido en un problema cuando los colombianos quieren comprar vivienda, ya que la gente no encuentra financiación, de ahí que se vea una mayor tendencia en las ciudades intermedias de comprar inmuebles de contado.

Para el presidente de Fedelonjas Medellín, Jorge Mario Angel, hay una clara correlación entre la actividad edificadora de estas grandes ciudades y el otorgamiento de crédito. Sin embargo, llamó la atención sobre el despegue del sector inmobiliario en las ciudades de la Costa Atlántica.

Ese es el caso de Cartagena, donde en los últimos meses se ha visto un auge de edificaciones, algunas de las cuales cuentan con capital extranjero. También se está viendo dinamismo en Barranquilla y Santa Marta.

Pero en otras regiones la construcción sigue frenada. Ese es el caso del Eje Cafetero, el Tolima o Huila. Y ni para qué mencionar a departamentos como Arauca, Casanare o Putumayo, donde el número de viviendas financiadas por la banca es mínimo (ver tabla).

Vivienda costosa.

Angel reconoce que muchos hogares prefieren comprar vivienda de contado recurriendo a los ahorros y echando mano a los giros de los familiares que viven en el exterior, pero no quieren endeudarse porque consideran que la financiación es muy costosa.

Sin embargo, en Bogotá los inmuebles son más caros, con precios de metro cuadrado para estratos medios y altos del doble de los que se cobran en Medellín, lo que puede explicar que en la capital del país haya una concentración del crédito hipotecario.

Para el presidente de Camacol, las tasas de interés para financiar la compra de inmuebles es muy elevada, ya que se encuentran en promedio en 17,5 por ciento anual, y no incentiva la mayor demanda del crédito.

"Tenemos una preocupación grande con la financiación de vivienda porque está bajando la cartera hipotecaria ya que muchos hogares prefieren prepagar créditos y tomar bajos niveles de endeudamiento", dijo Jaramillo quien urgió mirar el tema porque mientras por los ahorros se reconocen rentabilidades del 8 por ciento anual o menos, el costo del crédito hipotecario sigue muy alto. Para mucha gente es mejor pagar un préstamo que ahorrar.

En este tema terció el presidente del Fondo Nacional del Ahorro (FNA), Hernando Carvallo, entidad que maneja el 11 por ciento de esta clase de préstamos. Dijo que mientras la cartera hipotecaria se redujo en un cinco por ciento en el último año, en el FNA creció sustancialmente ya que mientras en el 2003 aprobaron 4.118 créditos individuales por 129.000 millones de pesos, el año pasado aprobaron 11.000 por 358.0000 millones.

Una de las razones de la mayor demanda es que el Fondo tiene tasas de interés más bajas para financiar la compra de vivienda, que van del 3,5 al 11 por ciento, más UVR.

Carvallo asegura que, aunque el 40 por ciento de los créditos están en Bogotá, el FNA está presente en muchos otros municipios y ciudades intermedias. Por ejemplo, el año pasado otorgaron 440 créditos en Boyacá, 193 en el Atlántico, 670 en Cauca, 473 en Nariño, 35 en Vichada y 58 en Guainía. Dijo estar dispuesto a financiar más vivienda si la Superbancaria le levanta las restricciones sobre afiliaciones.

Uno de los sectores que comenzó a meterse tímidamente en la financiación de vivienda es el de las cooperativas y las cajas de compensación familiar, que si bien manejan menos del 1 por ciento de la cartera hipotecaria registraron el año pasado un crecimiento en sus créditos del 13 por ciento.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.