SANTOFIMIO RECOMENDÓ MATAR A LUIS CARLOS GALÁN: POPEYE

SANTOFIMIO RECOMENDÓ MATAR A LUIS CARLOS GALÁN: POPEYE

Pegado a un diminuto radio Sony, el jefe del cartel de Medellín, Pablo Escobar, escuchaba nervioso la noticia que esa noche sacudía al país. (VER NOTA: NO SABIA DEL PLAN : SANTOFIMIO BOTERO)

13 de mayo 2005 , 12:00 a.m.

Pegado a un diminuto radio Sony, el jefe del cartel de Medellín, Pablo Escobar, escuchaba nervioso la noticia que esa noche sacudía al país.

(VER NOTA: NO SABIA DEL PLAN : SANTOFIMIO BOTERO).

Los periodistas decían alarmados que el candidato Luis Carlos Galán, uno de los favoritos para la Presidencia, estaba herido. De inmediato a Escobar se le dibujó una mueca de contrariedad en su rostro. Su orden había sido matarlo, no herirlo.

John Jairo Velásquez, Popeye , su hombre de confianza, dijo a los investigadores que nunca antes lo había visto así.

Y ese es tan solo uno de los detalles de un escalofriante testimonio del pistolero - recluido desde hace 14 años en prisión-, al cual la Fiscalía le dio tanto valor que decidió capturar ayer al ex senador Alberto Santofimio Botero como "presunto determinador del asesinato de Galán", según dijo una fuente judicial en Armenia (ver No sabía del Plan ).

La declaración de Popeye cayó de sorpresa a la Fiscalía. Un día reciente, no precisado, al despacho de uno de los fiscales encargados llegó un fax en el que el sicario ofrecía colaborar con la justicia dando nueva información sobre el magnicidio por el cual ya purga una condena de 20 años (Ver- Por qué Popeye y Oviedo Alfaro decidieron hablar? ).

Los investigadores que recibieron la declaración se sorprendieron al descubrir que los detalles coincidían y les daban sentido a muchas de las evidencias recogidas a lo largo de 16 años en el expediente.

Pablo, mátalo.

A medida que avanzaba la campaña presidencial de Galán, Santofimio, según Popeye , sostenía reuniones con Pablo Escobar. No en vano - comenta- el senador se desempeñaba como asesor político del grupo Los Extraditables , tarea por la cual recibía pagos de 20.000 y hasta 500.000 dólares. Por lo menos, dice Popeye , aparecía en la contabilidad bajo el nombre de Santo .

Una de las citas con el narcotraficante, en la que estuvo Popeye - que para entonces era el secretario personal de Escobar y conducía a Santofimio a sus escondites- tuvo lugar en la finca Marionetas, a 10 kilómetros de la famosa hacienda Nápoles.

Santofimio le dijo al capo que Galán iba a ser el seguro presidente, que el problema era que tenía todo el apoyo de la embajada de E.U. y que sin duda una vez en el poder lo extraditaría, relata Popeye .

Y añade que la sugerencia del político fue: "Pablo, mátalo". Escobar - según recuerda el sicario- no se mostraba convencido. De inmediato, se armó una discusión. Santofimio le aseguró que Galán le iba a cobrar el asesinato del ministro de Justicia, Rodrigo Lara (30 de abril de 1984) y que tenía que matarlo de candidato cuando aún era vulnerable.

El capo se quedó en silencio cinco minutos. Popeye dice que se acuerda mucho de esa escena porque en esos instantes se jugaba el futuro de todos ellos y porque en medio de la meditación de su jefe, Santofimio repitió: "Pablo, mátalo".

Escobar no le contestó, pero le dio la orden a Popeye de viajar a Medellín en busca de Ricardo Prisco, uno de los sicarios más temidos del cartel. Cuando llegó con Prisco se sentaron a planear el crimen con Escobar. El lugar escogido para el ataque fue la Universidad de Medellín, donde Galán daría una conferencia el 4 de agosto de 1989.

La idea era usar un rocket. Popeye recibió la orden de comprar una camioneta Mazda, con el fin de trasladar las armas, a nombre de Elmer Pacho Herrera, del cartel de Cali, para incriminar a los enemigos de Escobar.

Tal como lo registran los archivos policiales, el atentado fracasó porque una ciudadana vio a un hombre escondido con el rocket y alertó a las autoridades.

Lo que no se sabía era que el sicario, un ex soldado profesional, se percató de la llegada de la Policía, se bajó los pantalones para simular que estaba defecando y cuando los agentes lo retuvieron se soltó en llanto, alegando su inocencia, y lo dejaron ir.

El nuevo plan.

El testimonio de Popeye sobre la reunión que sostuvo Escobar con Santofimio concuerda con otras declaraciones. La familia Galán asegura que en 1989 una persona buscó al candidato para contarle que había presenciado una reunión en una finca del Tolima, con Escobar, Gonzalo Rodríguez Gacha ( El mexicano ), Santofimio y 4 congresistas más.

Tras el fracaso en Medellín, los del cartel decidieron acudir a hombres de Bogotá y El Mexicano dijo que podía conseguir datos del itinerario de Galán con un hombre en el DAS, indica Popeye . Y agrega que contrataron a Jaime Rueda Rocha, para ejecutar el homicidio.

Le ofrecieron 200 millones de pesos, pero él - según el testimonio- pidió más y El mexicano lo arregló diciéndole que lo apuntaría en un cargamento de coca.

La participación de Rueda - consignada en el relato- fue confirmada por su hermano José Ever, en una carta a su mamá, en mayo de 1992, en la que reveló que estuvo en distintas "cumbres de la mafia", con Santofimio, Rodríguez, Escobar y Popeye .

En la noche del 18 de agosto, luego de respirar tranquilo cuando por su radio Sony anunciaron que el candidato herido acababa de morir, Escobar dijo que lo duro estaba por venir. No hubo fiesta, recuerda Popeye . El capo solo le dio tres aspiradas a un cigarrillo de marihuana y lo apagó. Eran las 2 a.m.

Unos días después, cuando César Gaviria tomó las banderas del Nuevo Liberalismo, Santofimio volvió a llamar a Escobar, dice el sicario.

Hablaron, añade, en varias ocasiones durante 10 días especulando cuáles serían los resultados de las elecciones. El capo decidió asesinar a Gaviria, primero, con un carro bomba en Pereira. Pero realmente lo intentaron matar, según Popeye , con una bomba que explotó en un avión de Avianca que sobrevolaba Soacha. Gaviria no tomó el vuelo, y a los del cartel les llegó la noticia de que fue por recomendación de su jefe de seguridad.

Lara y Pastrana.

La confesión de Popeye a los fiscales duró por lo menos dos sesiones. Y antes de entrar en los detalles que comprometerían al ex senador con el crimen de Galán, el condenado hizo otras revelaciones.

Asegura que mucho antes del magnicidio, Santofimio era asesor de Escobar en el Congreso, y que, ante las denuncias de Lara Bonilla contra el capo y la presión del Nuevo Liberalismo, que impulsaba una moción para quitarle su curul en la Cámara, habría recomendado matar al ministro de Justicia.

Al hacer esta acusación, Popeye les deja claro a los fiscales que a diferencia de los otros casos por él narrados, en este no fue testigo directo, pero lo oyó varias veces de Pablo Escobar en las charlas que tenían en escondites cuando la persecución del Estado arreció.

Y, refiriéndose a otro caso, añade que cuatro días después de que él mismo ( Popeye ) secuestró al candidato a la alcaldía de Bogotá Andrés Pastrana, Santofimio pidió una cita con el capo.

Popeye dice que lo recogió en el parque de El Poblado, en Medellín, y que lo llevó hasta la casafinca del capo en la parte alta de El Poblado ( El bizcocho ), y allí se sentaron los tres en la sala. Escobar dijo que había ordenado el plagio para presionar a la familia del ex presidente Misael Pastrana frente a la extradición. Santofimio sacó de su chaqueta los teléfonos privados de la residencia de Pastrana y se los dio a Escobar, indica Popeye .

Luego - anota- Santofimio le preguntó a Escobar quién había sido el "héroe" que realizó el secuestro. El narcotraficante le contestó que lo tenía a su lado. El congresista hizo parar a Popeye y le dio un abrazo.

Acto seguido -asegura Popeye - Santofimio recomendó sacar del camino a Pastrana. Escobar respondió que eso no era negociable y Popeye llevó a Santofimio de regreso al parque.

Esta no es la primera vez que el nombre de Alberto Santofimio aparece vinculado con el crimen. La familia Galán, incluso, lo ha señalado públicamente (ver El ex senador está en la mira desde 1999) y un juez pidió investigarlo. Pero Santofimio, siempre lo ha negado. Para fiscalías anteriores, las pruebas no eran suficientemente sólidas. Lo distinto ahora, según los investigadores, es que se trata de la primera declaración de un testigo directo de los hechos y le da validez a muchas de las evidencias que constan en el voluminoso expediente.

- El ex senador está en la mira desde 1999.

Casi 10 años después del asesinato de Luis Carlos Galán, el 11 de abril de 1998, su hijo Juan Manuel Galán, dijo que sospechaba de la participación del político tolimense Alberto Santofimio Botero en el complot para asesinar a su padre. "Eso es infame", respondió entonces Santofimio.

El primer pronunciamiento de un funcionario judicial, en contra de Botero, se dio el 19 de agosto de 1999. Ese día un juez especializado de Cundinamarca compulsó copias a la Fiscalía para que investigara al político al considerar que Santofimio sí tuvo conocimiento del plan criminal y había pruebas que lo comprometían. "De acuerdo con las pruebas, la longitud de imputaciones contra el ex senador Santofimio son suficientes y no puede ser de otra manera en pensar que el ex parlamentario sí tuvo conocimiento del plan de magnicidio, pues se encontraba en apuesta oposición en cuanto a los ideales políticos, contrincante y enemigo de Galán", consignó el juez.

La petición aparece en el fallo que condenó a 10 y 19 años de prisión, respectivamente, a Nancy Lozano Rodríguez y José Edgar Téllez quienes en la noche del 18 de agosto de 1989 distrajeron la atención de las autoridades en la plaza de Soacha con una pancarta, mientras otros disparaban contra Galán.

La última decisión judicial, en el caso Galán, la tomó la Fiscalía el pasado 23 de noviembre cuando llamó a juicio y ordenó la captura de Carlos Humberto Flórez Franco, un teniente retirado del Ejército, quien habría sido la persona que, valiéndose de su posición en el Ejército, facilitó la presencia de los sicarios que asesinaron a Galán. La Fiscalía además lo acusa de prestarles colaboración a los pistoleros en la fuga.

Personas contaron de reuniones.

El ex fiscal Alfonso Valdivieso dijo que en la investigación durante su gestión, Santofimio no estuvo vinculado, pero reconoció que testigos lo mencionaron. "En ese momento no se encontraron elementos para vincularlo", dijo. Explicó que varias personas contaron que "habían oído" de reuniones en las que se habló de matar a Galán y a las que el ex senador habría asistido.

No había prueba sólida.

Alfonso Gómez Méndez, fiscal entre 1997 y el 2001, señaló que la participación de Santofimio en el crimen era una de las hipótesis que se mencionaba en la investigación, pero sin que existieran elementos sólidos para iniciar una investigación.

Agregó que mientras estuvo en el cargo no se tuvo una prueba sólida, como ocurre ahora, para proceder a una detención.

- Por qué Popeye y Oviedo Alfaro decidieron hablar.

Hace tres semanas, John Jairo Velásquez, Popeye , y el ex congresista Carlos Alberto Oviedo Alfaro enviaron un fax al fiscal de Derechos Humanos que lleva el caso por el asesinato de Luis Carlos Galán.

En el documento pidieron ser escuchados porque querían entregar, según ellos, reveladores detalles del magnicidio.

El fiscal se desplazó a la cárcel de Cómbita (Boyacá) y los escuchó en diligencia judicial.

Aunque la confesión está incluida en el libro Sangre, Traición y Muerte, de Popeye , que aún no ha sido publicado, el recluso dijo que decidió repetirla ante un fiscal y bajo juramento para que tenga efectos legales sobre Santofimio.

Popeye dijo que no habló antes porque temía por su vida y sabía que con el poder que tenía Santofimio podía hacer que lo trasladaran de cárcel para que sus "enemigos de la mafia" lo asesinaran.

"Ahora - le dijo Popeye a la Fiscalía- el poder de Santofimio ha decrecido, mis enemigos de la mafia han muerto, he madurado y soy una persona diferente". Agregó que quienes participaron en el hecho han pagado su culpa: unos con su vida y otros en la cárcel.

Asegura que conoció a Oviedo en La Catedral. Dice que Oviedo fue allí a hablar con Pablo Escobar a nombre "del narcotraficante Orlando Henao Montoya y otro grupo del norte del Valle, para no entrar en la guerra de Pablo con el cartel de Cali. Allí se trató el tema de la muerte de políticos, exactamente lo de Galán". Popeye explica que le comentó a Oviedo sus revelaciones y éste accedió a contarle a la justicia lo que habló en la reunión con Escobar.

- Declaración de la familia Galán.

La viuda de Luis Carlos Galán, Gloria Pachón, y sus hijos expidieron ayer una declaración en la cual fijan su posición por la decisión de la Fiscalía General de ordenar la captura de Alberto Santofimio Botero.

Este es el texto de la declaración:.

"La decisión de la Fiscalía General de la Nación de capturar a Alberto Santofimio Botero es un hecho fundamental en el esclarecimiento del asesinato de Luis Carlos Galán y significa un avance importante en esta investigación que ha estado llena de obstáculos y tropiezos desde la misma noche del 18 de agosto de 1989.

Este paso debe dar comienzo a una acción decidida por parte de la Fiscalía para establecer responsabilidades de los organismos del Estado en la desviación de la investigación, en las flagrantes fallas en la seguridad del candidato en la manifestación de Soacha así como la posible participación de otros políticos cercanos al narcotráfico en el crimen".

- Otras Revelaciones de Popeye .

Un dato nuevo es que tras el atentado contra Galán en Medellín, la Policía encontró al sicario en el sitio. Este se bajó los pantalones, simuló defecar, lloró y lo soltaron.

Henry Pérez, el paramilitar del Magdalena Medio, consiguió al sicario que dio muerte a Galán. El tenía contactos con pistoleros que no fueran paisas.

Según Popeye , Escobar le contaba que Santofimio le sugirió matar al ministro Lara Bonilla. De este plan, Popeye aclara que no fue testigo directo.

Aunque al inicio El mexicano no estuvo de acuerdo con el magnicidio, fue él quien coordinó el atentado contra el candidato presidencial, dice en el testimonio..

Luego del secuestro de Andrés Pastrana, Santofimio visitó a Escobar y le dio el teléfono de la casa del ex presidente Misael Pastrana, dice Popeye en su declaración.

Pablo Escobar - según Popeye - también intentó matar a César Gaviria. La bomba del avión de Avianca era para él, pero según el cartel alguien le advirtió.

Popeye , el sicario favorito.

El presidente Virgilio Barco fue el encargado de revelarle al país que John Jairo Velásquez, Popeye - temido sicario del cartel de Medellín- , existía. Lo hizo en 1989, cuando lo señaló como uno de los lugartenientes de Pablo Escobar, coautor del crimen de Luis Carlos Galán.

Pero en la mafia sabían de él desde 1983 cuando (a los 22 años) fue reclutado por Escobar para hacer parte de su corte de sicarios. Luego, se ganó la confianza del capo hasta ser el jefe militar del cartel y el encargado de magnicidios como el Carlos Mauro Hoyos, en 1988; y el de Guillermo Cano, en 1986.

Su cercanía con Escobar era tal, que fue uno hombres que se entregó con él, en 1991: "Usted sabe que sigo siendo su hombre de confianza, pregúnteles a los extraterrestres (a los extraditables)", le escribió Popeye a su jefe cuando el país esperaba la reentrega del capo.

Popeye ya les había dicho a sus amigos que volvería a prisión porque la Asamblea Constituyente hundiría la extradición, y así fue.

Hoy -con dos cirugías en el rostro hechas hace años para evadir a la justicia-, está en la cárcel de Cómbita (Boyacá) y personas cercanas a él dicen que también se ha convertido en el favorito de capos presos.

Y añaden que con su colaboración a la justicia intenta conjurar una posible extradición. Por eso, en 1996 también ayudó a identificar en prisión al jefe de Jega, grupo que plagió al hermano de César Gaviria.

- El padrino político de Pablo Escobar.

Fue ministro, congresista, presidente del Partido Liberal y candidato a la Presidencia. Desde hace más de 30 años, Alberto Santofimio Botero empezó a figurar por ser uno de los más promisorios políticos liberales del país, pero también como protagonista de grandes escándalos.

En 1978, cuando empezaba a ganar espacio en el liberalismo, pisó por primera vez una celda, al ser investigado por anomalías durante su paso por la presidencia de la Cámara de Representantes.

No obstante, tras superar este episodio, logró convertirse rápidamente en una de las fortalezas electorales de su partido en el Tolima, departamento en donde fue amo y señor por años.

Pero en 1982 el abogado tolimense volvió a tropezar. En ese año, acogió en su movimiento - Alternativa Liberal- a Pablo Escobar Gaviria, a quien Luis Carlos Galán acababa de rechazar su ingreso al Nuevo Liberalismo, luego de conocer pruebas sobre sus vínculos con el tráfico de narcóticos.

Bajo esta tolda, Escobar logró salir elegido representante suplente a la Cámara, y entonces, el político tolimense se convirtió en su padrino político.

Cuando el capo fue ultimado por la Policía, en diciembre de 1993, Santofimio Botero empezó a tener vínculos con el cartel de Cali y les aceptó dinero a los hermanos Rodríguez Orejuela para financiar su campaña al senado en 1994.

Promediando 1995, el político se entregó a las autoridades para responder por enriquecimiento ilícito.

Este narcoaporte le costó cuatro años y medio de cárcel, y su figuración en el denominado Proceso 8.000.

En 1999 recuperó su libertad y, pese a no poder aspirar a cargo público alguno, intentó reingresar a la arena política local y luego nacional.

Entonces, y tal como lo había hecho en los 70 con el candidato liberal Alfonso López; y en los 90, con Ernesto Samper Pizano; en el 2002 apoyó la campaña de -lvaro Uribe a la presidencia de la República. Luego, optó por guardar un perfil bajo.

El presidente del Partido Liberal, Juan Fernando Cristo, pidió ayer en el Congreso que no se vincule a Santofimio con su partido, porque este fue expulsado hace siete años. Y recordó que un hijo de este es cónsul en París.

Hoy, a Alberto Santofimio Botero (de 61 años) muchos lo recuerdan por su oratoria en el Congreso y su carisma en la plaza pública. Pero otros por ser -como lo dijo en 1993 el actual asesor presidencial José Obdulio Gaviria- "el oficiante del matrimonio entre la política y el narcotráfico".

Fotos Archivo / EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.